Público
Público

Ciudadanos prepara su asalto a la Galicia post Feijóo

Los portavoces del partido de Rivera en la comunidad advierten de que la imagen que tienen los gallegos del presidente de la Xunta es “bien distinta” de la que ha calado en el resto de España

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante un acto de campaña para las elecciones del 26-J de 2016, en Pontevedra. EFE

En Ciudadanos temen a Alberto Núñez Feijóo porque es el aspirante favorito entre las bases para suceder a Mariano Rajoy y el candidato que ha sabido construirse la imagen pública más alejada de las intrigas y corruptelas de Génova, a las que la formación naranja atribuye buena parte de su éxito en las encuestas. Pero, por lo mismo, la posibilidad de que Feijóo abandone Galicia supone un espaldarazo a sus opciones en la comunidad.

Galicia es de las comunidades españolas con menor presencia institucional del partido de Albert Rivera. Y, por lo tanto, una de las más golosas y con mayores expectativas de crecimiento. En las municipales del 2015, Ciudadanos obtuvo aquí menos del 2% de los votos (por debajo de los 29.000), y se quedó con tan sólo 16 concejales de los 3.766 en juego en los más de 360 municipios de la comunidad.

En las generales del 2015 se aupó sobre el 9% de sufragios y obtuvo un escaño por A Coruña, pero lo perdió en las del 2016. Ese mismo año, en las autonómicas, cayó por debajo del 5% de apoyos (menos de 50.000 sufragios) y se quedó sin representación en el Parlamento gallego, en el que Feijóo obtuvo su mayoría absoluta más aplastante con más del 47% de los votos.

Ciudadanos de Galicia se ha lamido las heridas y desde entonces ha empezado a construir una estructura sobre la que pretende sentar las bases de un crecimiento que debe apuntalar en las municipales del año que viene. “Hace poco teníamos presencia en sólo 10 municipios y ahora ya son 38. Y en breve constituiremos agrupaciones locales en otros 12”, asegura Laureano Bermejo, secretario de Organización en la comunidad, donde, según explica, registra cada mes 100 nuevos afiliados.

Laureano Bermejo, secretario de Organización de Ciudadanos en Galicia.

Bermejo asegura que la mayoría son ciudadanos independientes, sin adscripción previa a otras formaciones, y que además el partido no está “fichando” a nadie, aunque buena parte de sus expectativas pasan por la incorporación de rostros vinculados al PSdeG y al PP.

Especialmente el de Javier Guerra, que fue el primer conselleiro de Economía de Feijóo y quien acaba de anunciar que abandona el PP con otro medio centenar de militantes de la agrupación de Vigo. Con la previsión evidente de ingresar en Ciudadanos y de que Guerra, tal y como ha pactado con el secretario de Organización de la ejecutiva nacional, encabece el cartel para las autonómicas.

“La gente tiene derecho a cambiar de parecer. El PP atraviesa malos momentos y se ha convertido en un partido del que muchos ciudadanos piensan que no les representa. En Galicia son un proyecto caduco y manejado por un grupo de personas que han desaprovechado un capital enorme de apoyo ciudadano porque no han solucionado los problemas de Galicia ni de los ayuntamientos donde gobiernan”, explica Bermejo.

Aunque nadie lo confirma oficialmente, lo cierto es que en Ciudadanos están buscando candidatos para nutrir sus listas en las municipales. El perfil más solicitado es el de un profesional liberal, ejecutivo o empresario de éxito (como el propio Guerra), preferiblemente con experiencia de gestión en la iniciativa privada más que con carrera política a la espalda. Como el de Juan Carlos Rodríguez Cebrián, ex director general de Inditex y una de las personas a las que el partido ha tocado en A Coruña como posible cabeza de cartel para las municipales.

A nadie se le escapa que la fuga de Feijóo a Madrid beneficia a los de Rivera de cara a la carrera electoral de las municipales del 2019 y, sobre todo, para las autonómicas del 2020. Porque ninguno de sus posibles sucesores al frente del PPdeG, como el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda; el portavoz parlamentario, Pedro Puy, o el presidente del PP de A Coruña, Diego Calvo, cuentan con el carisma y el conocimiento público que se ha granjeado el jefe del Ejecutivo autonómico tras nueve años de mandato.

Bermejo sigue criticando a Feijóo: “Aún no ha dicho que se va, pero si lo hace será una falta de respeto a los gallegos porque se ha cansado de prometer que su sitio estaba aquí”, dice. Pero subraya que su estrategia no depende de si se va o si se queda: “Seguiremos trabajando de la misma forma, tenemos campo para seguir creciendo”, añade.

Olga Louzao, concejala en el Ayuntamiento de Lugo y portavoz de Ciudadanos en Galicia.

El presidente de la Xunta se presenta en Génova como el antídoto antiCiudadanos, un título que se ha ganado con una táctica diametralmente opuesta al que el PP emplea en Madrid. Lejos de los viscerales ataques al estilo del portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, Feijóo incluso ha calificado de “buena noticia” el ascenso naranja en las autonómicas catalanas de diciembre pasado.

“Lo que hacemos nosotros es devolverle el halago”, apunta Olga Louzao, concejala en el Ayuntamiento de Lugo, portavoz de Ciudadanos en Galicia y quien respondió en su día al líder del PPdeG asegurando que tiene “ideas muy parecidas” a las de su partido. Claro que Louzao completaba esa frase con una subordinada: “Pero Feijóo no lo hace todo bien”.

El paro ha subido, hay más desigualdad, las listas de espera en la sanidad son una vergüenza... Feijóo se ha construido una imagen política que quizá cale fuera de España, pero los gallemos que hemos sufrido su gestión sabemos tenemos otra bien distinta”, subraya.

Más noticias en Política y Sociedad