Público
Público

Colectivos de la memoria histórica piden recusar a Prego

Una asociación abre una vía en el Supremo para defender a Garzón

ÁNGELES VÁZQUEZ

Las asociaciones que agrupan a familiares de víctimas de la Guerra Civil no piensan dejar solo a Baltasar Garzón, al que agradecen que fuera el primer juez que abrió una causa penal para investigar los crímenes del franquismo. El miércoles, la Asociación Memoria Histórica do 36 de Ponteareas (Pontevedra) presentó un escrito en el Tribunal Supremo con el que pretende apartar del procedimiento abierto contra el juez de la Audiencia Nacional al magistrado Adolfo Prego, ponente del auto de admisión a trámite de la querella por prevaricación presentada por el autodenominado sindicato de funcionarios Manos Limpias.

A la iniciativa se sumarán este jueves otras asociaciones de la memoria histórica con peticiones similares e, incluso, con una especie de autoinculpaciones, en las que se declararán responsables de haber facilitado datos sobre los desaparecidos de la dictadura a Garzón para que siguiera adelante con el procedimiento, según explicó el presidente de la asociación de Ponteareas, Ángel Rodríguez Gallardo.

Los argumentos en los que este colectivo se basa para solicitar la recusación de Prego son varios: ser patrono de honor de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes), que el escrito define como "muy ligada al sindicato ultraderechista Manos Limpias"; y ejercer el mismo cargo en la Fundación Alejo Vidal Cuadras. Ambas "son herederas de la ideología que se impuso tras la guerra civil española, la extrema derecha y el ultranacionalimo español", asegura la asociación.

Además, esgrime que Prego firmó un manifiesto contra la Ley de Memoria Histórica que culpa a los partidos de izquierdas de la República de la "destrucción de los elementos democráticos de la legalidad republicana" y, por tanto, de causar "la guerra y las conocidas atrocidades en los dos bandos".

Por si con el manifiesto aún quedara alguna duda sobre la ideología de Prego sobre el origen de la Guerra Civil, la asociación destaca que en diciembre de 2007 presentó el libro de Pío Moa Años de hierro y declaró que "compartía con él ‘el meollo y la clave' de su obra", consistente en que la guerra comenzó con la revolución del 34 y no con el golpe militar del 36.

La asociación de Ponteareas justifica su personación en el procedimiento abierto por el Supremo contra Garzón en que ejerce la acusación en la causa que este magistrado abrió en la Audiencia Nacional para investigar los crímenes del franquismo.

Y se siente perjudicada por la admisión a trámite de la querella, porque la ven "un medio para tratar de mantener cerradas las puertas de los tribunales españoles al conocimiento de crímenes contra la humanidad cometidos en España". Además, "impone una denegación de justicia a los ofendidos por estos delitos".

Más noticias de Política y Sociedad