Público
Público

Condenado a 22 días de trabajo social el hombre que arrojó lejía a la cara de su pareja

El acusado ha aceptado la pena y la mujer agredida se ha negado a declarar en el juicio rápido que se ha celebrado en Granada

EUROPA PRESS

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Granada ha condenado a 22 días de trabajos en beneficio de la comunidad al hombre que fue detenido por agredir a su pareja y después arrojarle a la cara lejía de una botella de la que luego bebió. Ha sido en el transcurso de un juicio rápido en el que el acusado ha mostrado su conformidad con la pena y en el que la mujer se ha negado a declarar, según informaron fuentes judiciales.

Además se ha impuesto al procesado, de iniciales A.C.G., 29 años y nacionalidad boliviana, la prohibición de portar armas durante un año y de acercarse a menos de 200 metros o comunicarse con su pareja por tiempo de cuatro meses. Fue juzgado por diligencias urgentes después de que recibiera el alta médica del hospital, donde fue ingresado tras quedar inconsciente por la ingesta de lejía.

Los hechos ocurrieron sobre las 23,00 horas del pasado martes en una vivienda situada en la calle Recogidas de la capital, donde varios vecinos avisaron a la Policía Local de que se estaba produciendo un episodio de violencia de género. Al personarse en la casa, los agentes encontraron al detenido "tirado en el suelo, en un charco de vómitos", por lo que requirieron la intervención de los servicios sanitarios del 061, que lo trasladó hasta un centro sanitario de la capital.

Por su parte, la mujer relató que el detenido llegó a casa "borracho y en una actitud agresiva". Como la amenazó de muerte, optó por refugiarse en una de las habitaciones de la casa, aunque el hombre acabó entrado por la fuerza.

En ese momento, "una niña menor se interpuso entre ellos, pero le pegó también a ella y le empujó. Luego agarró a la mujer del cuello y la lanzó contra el suelo", relataron las mismas fuentes.

Los vecinos del inmueble entraron a socorrer a la mujer y trataron de inmovilizar al presunto agresor, que en ese momento se dirigió a la cocina de la casa y cogió una botella de lejía que vertió sobre la cara de su ex pareja. Posteriormente, dio varios tragos a la botella de lejía, que le provocó una intoxicación y le dejó inconsciente en el suelo, tal y como le encontraron luego los agentes.

Más noticias de Política y Sociedad