Público
Público

Correa y Roca hicieron negocios con la misma urbanización

Ambos comercializaron propiedades del suegro del cabecilla de la trama corrupta en El Embrujo de Marbella

 

RAÚL BOCANEGRA

La urbanización de lujo El Embrujo de Marbella, que quedó regularizada tras la amnistía al ladrillazo gilista, es el lugar que conecta al cabecilla de la red Gürtel, Francisco Correa, y al cerebro del saqueo de Marbella, Juan Antonio Roca. Emilio Rodríguez Bugallo, empresario gallego fallecido en el verano de 2008 y suegro de Correa, aparece en los sumarios Gürtel y Malaya como el nexo entre ambos.

En varias ocasiones, utilizó los inmuebles de El Embrujo para lograr favores tanto de Roca como de Correa. De esta manera, ambos jefes acabaron haciendo negocios con inmuebles de la misma urbanización, El Embrujo. Por un lado, Roca, según reconoció él mismo, vendió seis pisos a través de su inmobiliaria One Properties. Por otro, Correa, a través de Inversiones Kintamani, trató de hacer negocios con cuatro pisos.

Roca vendió seis pisos a través de su instrumental One Properties

One Properties, según la Fiscalía Anticorrupción, es una de las empresas instrumentales que Roca utilizó para 'legitimar bienes ilícitamente obtenidos mediante su transformación con otros activos y bienes, logrando darles una apariencia de licitud'. Mientras, Inversiones Kintamani es una de las principales compañías creadas por Correa para la compraventa de bienes inmuebles, según la Policía.

Rodríguez Bugallo, que pagó, según la Fiscalía Anticorrupción, un millón de euros en sobornos a Roca, vendió en 2003, según un informe de la Agencia Tributaria, a Inversiones Kintamani dos casas recién construidas y contiguas en El Embrujo. Una tenía 216 metros cuadrados y por ella Luis de Miguel, presunto testaferro a la sazón de la red Gürtel, abonó 435.733 euros. La otra medía 196 metros, y le costó 288.485 euros. Correa trató de sacar amplios beneficios. De Miguel pactó un año después la venta de la casa de 216 metros por 661.111 euros. Sin embargo, la venta no debió de llevarse a cabo, porque a principios de 2005 alquiló ese piso por 1.600 euros al mes.

En 2007, se produjo la segunda operación de Correa con su suegro en El Embrujo. Esta vez la lideró Ramón Blanco Balín, que presuntamente sustituyó a De Miguel como cabecilla de la red de blanqueo, según el sumario Gürtel. Poco antes, Rodríguez Bugallo fue implicado en el caso Malaya y tuvo que pagar una fianza para evadir la cárcel de 500.000 euros. Su yerno, Correa, le hace entonces un préstamo.

'Como resultado de su implicación, le ha encargado a Correa que proceda a vender su patrimonio inmobiliario. [Correa] recibe en compensación unas viviendas a precio inferior al de mercado', según un informe policial. 'Tengo casi todo cerrado lo de mi suegro. En lo que yo le deje dice Correa en una grabación, me lo paga en pisos de El Embrujo. Le he dejado 300 kilos [de pesetas, 1,8 millones de euros] y me da cinco pisos. Me los deja en 60 kilos, está bien porque se están vendiendo en 100, 120 kilos [de pesetas]. Me das un chollo pero tengo que pagar los trescientos millones'.

La Agencia Tributaria, en el marco de la Gürtel, indagó la compra en 2007 por Kintamani de dos viviendas por 330.000 euros cada una. Su valor de mercado es del doble. Estos inmuebles están enfrente de los adquiridos por Correa en 2003. La policía registró las casas de El Embrujo, y encontró planos y listas de precios.

Socios en la sociedad Marbella Airways

El constructor gallego Emilio Rodríguez Bugallo ayudó a Juan Antonio Roca a comprar un helicóptero, según se desprende del sumario ‘Malaya'. Rodríguez Bugallo, que pagó, según la Fiscalía Anticorrupción, un millón de euros en sobornos a Roca a cambio básicamente de aumentos en la edificabilidad de sus pisos, se incorporó a la sociedad Marbella Airways, propiedad de Roca y Juan Hoffman, su presunto testaferro en las operaciones de blanqueo en el extranjero, cuando el cerebro de la ‘Malaya' decidió hacerse con un helicóptero.

Pisos de el embrujo para saldar una deuda

Rodríguez Bugallo pudo utilizar El Embrujo de Marbella en auxilio de Juan Antonio Roca, según el sumario ‘Malaya'. Roca le ofreció saldar una deuda del ayuntamiento con Ismael Pérez Peña, que daba el servicio de grúas. Su intención era anular la deuda con pisos propiedad del suegro de Francisco Correa en El Embrujo. 

Más noticias