Público
Público

La crisis recorta la autoestima

En España, la alta tasa de paro ha generado un sentimiento de culpabilidad generalizado por la pérdida del empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tal y como avisó la Organización Mundial de la Salud en 2008, la salud mental de las poblaciones que están sufriendo la crisis se está viendo afectada por la situación de incertidumbre generada.

La crisis en España ha dejado a millones de personas en el paro y la reforma laboral, que abarata el despido, está facilitando el despido de muchas personas que ahora trabajan. Esta situación ha provocado un aumento de trastornos relacionados con la ansiedad y la depresión, pero que sobre todo han mermado la autoestima y ha hecho a los ciudadanos más inseguros.

Qué han hecho mal es la pregunta que se hacen muchos españoles que se han quedado sin trabajo y que se han convertido en parados de larga duración. El psicólogo Isidro Pérez Hidalgo, quien dirigió un estudio el pasado año sobre cómo afecta psicológicamente la crisis a los ciudadanos, asegura que en los últimos meses ha percibido que entre sus pacientes 'el grado de desesperanza e inseguridad es mayor' al no ver salida a la situación.

Ha aumentado el grado de desesperanza 'Hay personas que vienen a la consulta a las que la crisis les ha acentuado problemas que ya tenían, pero la mayoría vienen con un sentimiento de falta de valía, de poca autoestima y autoconfianza', señala Pérez Hidalgo.

Personas que se sienten culpables de sus despidos o de que sus negocios en los últimos años se hayan ido a pique a pesar de que en otras épocas funcionaban sin problemas y eran exitosos son de los casos más comunes.

Según un informe del Instituto de Estudios Médicos-Científicos (Inesme) difundido en 2011, en España crecieron un 5% las consultas psiquiátricas de adultos y un ocho por ciento las de los niños, mientras que las listas de espera por estos problemas aumentaron un 30% en solo seis meses.

Las relaciones sociales también se ven mermadas por la situación actual, ya que las personas al disminuir su poder adquisitivo quedan menos con sus amistades y cuando salen de lo único de lo que hablan es precisamente de la crisis.

De la misma opinión es el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Jerónimo Saiz, quien apunta que el panorama genera 'estrés, inseguridad, pérdida de autoestima y favorece la aparición de trastornos como la ansiedad'.

Saiz señala que la salud mental de los españoles también está empeorando debido a que los que tienen síntomas de depresión o ansiedad no acuden al médico porque creen que el mero hecho de pedir permiso para ausentarse e ir a la consulta les puede situar 'en la cabeza de la lista de los despidos'. Agrega que tampoco muchos trabajadores no quieren cogerse la baja que les ha concedido el médico por el mismo temor.

Otra de las consecuencias de la crisis en la salud de los españoles es, a juicio de Saiz, el aumento del consumo de alcohol entre la población, incluso de las conductas suicidas.

En este sentido, resalta que hay varios estudios en la UE que reflejan que en los países que han pasado por situaciones económicas graves como Grecia, Irlanda o Portugal se ha incrementado la tasa de suicidios, si bien apunta que en España 'aún no hay una evidencia clara' de que suceda así.