Público
Público

Cuando el cuidador toca fondo

El 20% de los asistentes de personas dependientes desarrolla el síndrome ‘burn out’

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Infarto del alma. Vacío interior. Espíritu quemado”. Son algunas de las definiciones con las que los cuidadores de personas en situación de dependencia describen el síndrome burn out, que afecta a uno de cada cinco asistentes en Madrid, según el proyecto Un cuidador. Dos vidas, presentada ayer por la Fundación La Caixa. “El porcentaje es prácticamente el mismo que en otros territorios de España y las afectadas casi siempre son mujeres mayores de 50 años de la propia familia del dependiente. La mayoría son madres, hijas o nueras que dedican gran parte de su tiempo libre a la atención”, explica Ángels Tresserras, directora científica de la publicación de la fundación.

A los meses o años de empezar a ejercer como cuidadores, muchas personas desarrollan problemas de salud –psíquicos o físicos– debido a la falta de preparación o conocimientos y, sobre todo, de ayuda. “Tan importante es ayudar a la persona impedida como a su cuidador”, incide Alberto López, subdirector general adjunto de la fundación en Madrid.

Guías y apoyo psicológico

Para ayudar a los cuidadores, el proyecto de La Caixa presenta una batería de medidas que desarrollará en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid. Éstas funcionan en Catalunya desde el mes pasado y se prevé extenderlas a otras comunidades. Consisten en talleres de técnicas de relajación y cuidados tanto para los dependientes y como para los asistentes, un teléfono de información y ayuda gestionado por Cruz Roja (900.220.000) y kits gratuitos de apoyo y recursos.

“El estrés y la ansiedad son dos de los principales problemas que nos genera esta situación”, dice Charo, una de las personas que participan en los talleres municipales Cuidando al Cuidador. En ellos, además de “fortalecer” su mente, entra en contacto con otras personas en situaciones similares, con falta de tiempo y personas dependientes a su cargo. “Cuido de mi madre desde hace dos años y tener gente en mi misma situación que me ayuda y me apoya es fundamental para mí”, explica.

“Muchas renuncian a su tiempo, sus proyectos y su calidad de vida”, describe la delegada de Familia y Asuntos Sociales de Madrid, Concepción Dancausa. El proyecto, asegura, “está dirigido a reducir sus esperas y su ansiedad, descargar la presión a la que se ven sometidas y mejorar sus relaciones sociales”.