Público
Público

Las denuncias de niños robados se multiplican

Muchas familias han decidido llevar su caso a la Justicia, después de muchos años de silencio, al ver que la Fiscalía va a investigarlos

VANESSA PI

Las denuncias por el robo de bebés se han disparado en el último mes, desde que la Fiscalía aceptó a trámite una demanda colectiva con 261 presuntos casos. A estos se les han sumado otras 482 familias que sospechan haber sido víctimas de una trama que hasta la década de 1990 daba por muertos a recién nacidos que se daban en adopción e incluso se registraban como hijos naturales de otras parejas.

Así lo explicó ayer en rueda de prensa el presidente de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir), Antonio Barroso. Según explicó, muchas familias han decidido denunciar, después de muchos años de silencio, al ver que la Fiscalía va a investigar los casos. "A muchas mujeres las trataban como locas, tenían vergüenza de denunciar", justificó.

Mabel, madrileña de 58 años, siempre sospechó que sus padres, un militar y una comadrona, no la engendraron, aunque así figuraba en su partida de nacimiento. Ahora, se va a hacer una prueba de ADN con la esperanza de dar con alguno de sus familiares biológicos. 120 personas ya se han hecho los análisis. Tras cruzar los resultados, ya se ha conseguido reunir a una madre con su hija de 40 años. Cuantas más personas se hagan las pruebas, más posibilidades hay de que haya más reencuentros.

Mar y Blanca también sueñan con un final feliz. El hermano de Mar fue dado por muerto en la maternidad madrileña de O'Donnell, como la hermana de Blanca, nacida unos meses después. Cuando se conocieron en la asociación hace un par de meses y compararon las partidas de nacimiento y de defunción de los bebés, constataron que las firman los mismos profesionales. Es más, consta que ambos bebés fallecieron por la misma causa: derrame intracraneal. Ninguna de estas familias vio a sus bebés muertos.

Más noticias de Política y Sociedad