Público
Público

Día por la Legalización del Aborto Las feministas de Madrid luchan por todas las mujeres del mundo sin derecho al aborto

Cientos de mujeres de distintos países han celebrado el Día por la Despenalización y Legalización del Aborto. En Madrid, las manifestantes han pedido que sea modificada la ley española que aprobó el PSOE en 2010 y alteró el PP en 2015.

Feministas protestan en el día por la despenalización y legalización del aborto / Arancha Ríos

En Guatemala, se quedan embarazadas cada día cinco niñas menores de 15 años; en Argentina, las menores de 14 años tienen un parto cada tres horas; en Ecuador, de 10 denuncias sobre violencia sexual, ocho son de menores. Ninguna tiene derecho a abortar. La organización Alianza por la Solidaridad arroja más datos, pero solo el primero de este párrafo debería bastar para identificar el alarmante problema que existe hoy en día en torno a la educación sexual, el derecho al aborto y el machismo.

Este sábado, cientos de personas de distintas ciudades de Europa, América Latina y el Caribe han salido a la calle para condenar la situación que sufren miles de mujeres en el marco del Día por la Despenalización y Legalización del Aborto. La lucha, aunque a distintas velocidades, tiene un punto fundamental en común: lograr la libertad absoluta de la mujer. En España, abortar es legal solo si entra dentro de las 14 primeras semanas de embarazo y después de tres días de reflexión. Para las adolescentes de 16 y 17 años resulta imposible sin el previo consentimiento de sus padres.

La manifestación, que ha tenido lugar este sábado en la Glorieta de San Bernardo de Madrid a las 18 horas, protestaba precisamente por el marco legal que define el aborto en nuestro país: las feministas han pedido que la interrupción del embarazo se despenalice por completo, sin plazo alguno. 

Yolanda Iglesias, miembro de la Comisión por el Derecho al Aborto, ha explicado que junto a la ya mencionada despenalización existen otras posibles modificaciones en torno al aborto, tales como "que quede cubierto por la sanidad pública, que se promueva la educación sexual en las escuelas o que se favorezca el acceso a todos los métodos anticonceptivos". 

Ani y Sara, dos de las manifestantes de la marcha, coinciden con Yolanda: "Hay muchas trabas burocráticas que hacen que tengas que recurrir a la sanidad privada. Lo que podría ser una operación sencilla y gratuita termina siendo muy cara e inaccesible para mucha gente". Además, abogan porque el aborto "esté normalizado en el día a día de la salud sexual de todo el mundo", que no "se vea como un crimen". 

'El 6 de septiembre de 2019 la fiscalía general de la republica presento un recurso de apelacion al fallo absolutorio al caso de Evelyn Hernandez, el cual busca juzgarla por tercera vez.

Manifestantes durante la protesta - Arancha Ríos

Encabezando la manifestación se encontraba Lara Álcazar, líder del grupo feminista Femen en España. La activista ha querido dejar claro que el aborto debe ser un derecho en todo el mundo, "sin importar dónde estemos". "Este es un movimiento de sorodidad con todas las mujeres y compañeras que están luchando en otros países", ha recalcado. 

De hecho, las manifestantes también han apoyado a Evelyn Hernández, la joven de 21 años de El Salvador que fue absuelta tras ser acusada por no haber impedido la muerte del bebé del que se quedó embarazada al ser violada. "La acusación y criminalización que ha sufrido Evelyn ha sido una constante violación de sus derechos al ser procesada en un caso que no contaba con pruebas", ha explicado una de las participantes. 

Durante el discurso también se ha recordado la lucha de otros países de América Latina, como Argentina y su marea verde, que inundó el pasado verano las calles de Buenos Aires y de otras ciudades del país para conseguir que su Senado aprobase la legalización del aborto. 

Tras dos horas de caminata la manifestación, aplaudida por la mayoría de los peatones y reprochada por alguna que otra persona, ha finalizado frente a las puertas del Ministerio de Justicia al grito de "¡aquí estamos las feministas!". 

¿Por qué el 28 de septiembre?

El Día por la Despenalización y Legalización del Aborto cumplirá el próximo año su 30 aniversario. En 1990, las mujeres que componían la delegación brasileña del V Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe recordaron a sus compañeras el tímido avance que cien años antes logró su país: el 28 de septiembre de 1888 los hijos e hijas nacidos de mujeres esclavas dejaron de depender de los señores a los que sus madres servían. Se aprobó la libertad de vientres

Lo que comenzó siendo una convocatoria que celebraban en América Latina, hoy es un día que se conmemora en varios países de Europa, África, Asia y América del Norte. En Europa comenzó a expandirse a partir de 2009, un año antes de que el Gobierno de Zapatero aprobase la ley que despenalizaba la interrupción del embarazo durante los primeros tres meses, modificada por el gobierno del PP en 2015. 

A fecha de hoy el grito es global. Las feministas de todo el mundo utilizan los mismos lemas ("un grito global", "aborto libre", "vivas y libres nos queremos") y los mismos símbolos (el pañuelo verde y el color morado) para luchar por todas las mujeres que no gozan de la libertad de decidir sobre sus propios cuerpos. 

Más noticias