Público
Público

El ejército de la nueva evangelización

Tras su demostración de fuerza al término de la JMJ, el Camino Neocatecumenal de Kiko Argüello se confirma como el movimiento católico más pujante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¡Yo no estoy loco! El Señor me ha dicho: Kiko, hay que preparar 20.000 sacerdotes para China. ¡Y aquí hay 300.000!'. Y una riada de jóvenes que escucha a Kiko Argüello salta del asfalto y se dirige al altar de Cibeles. El espectáculo vivido el pasado lunes en Madrid, como guinda de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), define a la perfección el estilo y la efectividad del Camino Neocatecumenal, el ejército para la nueva evangelización de la Iglesia católica en el mundo.

Al lado del líder, el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, sonríe: según la organización, 5.000 chicos y 2.300 chicas comenzarán, a partir de ahora, un 'proceso de discernimiento' para convertirse en curas y monjas. Apenas el 10% lo acabará siendo, pero eso no se cuenta. Lo importante es el músculo demostrado en pleno centro de Madrid. 'Aquí estamos, dispuestos a dar la vida por Cristo', afirma Argüello.

El acto de Cibeles reunió a más de 200.000 fieles, según la Policía

Los kikos, como se conoce popularmente al Camino, son actualmente el movimiento católico con más empuje. Con más de un millón de fieles repartidos por el mundo 300.000 de ellos en España,este grupo está volcado en la 'reenvangelización' de una Europa que, según su iniciador, ha sucumbido al pecado y a la muerte, ha dejado de ser católica y necesita una refundación; y el anuncio, puerta a puerta, del Evangelio en los lugares más recónditos del planeta. Ahora, el foco está puesto en Asia, y especialmente en China, India, y Japón, donde los obispos prohibieron la entrada del Camino al considerar que su funcionamiento era más propio de una secta que de un grupo católico. El poder de Argüello en Roma hizo que se les obligara a aceptar este 'itinerario de formación católica', como lo definió Juan Pablo II, el auténtico valedor de los kikos y de los nuevos movimientos: Legionarios de Cristo, Comunión y Liberación, Schoenstatt, Focolares

Llenan sus parroquias en unas celebraciones privadas, en las que sólo participan los miembros del Camino, entregan el 10% de su sueldo a la organización que, pese a todo, asegura no tener propiedad alguna y están dispuestos a dejar casa y trabajo cuando su formador les pide que vayan a vivir a cualquier parte del mundo. 'Nuestra vida es Cristo y el Evangelio', afirma Roberto, neocatecumenal murciano que, hace tres años, partió con su mujer y sus cinco hijos la alta natalidad es otra de las bazas de futuro de los kikos a evangelizar en Filipinas. Todos los soldados, preparados como un solo hombre. ¿Cuál es la batalla? 'El mundo, dominado por el pecado y el deseo, por la descristianización y el ateísmo', proclama Kiko desde Cibeles. El enemigo es la sociedad que ha dejado de lado a Cristo y que hay que recristianizar. 'Aunque nos llamen secta o locos', proclamó.

Argüello: 'El mundo está dominado por la descristianización y el ateísmo'

El movimiento surgió a comienzos de los años sesenta en el barrio marginal de Palomeras Altas, en Madrid, donde un joven pintor Argüello y una misionera laica Carmen Hernández se conocieron e iniciaron un trabajo entre chabolas que, casi medio siglo después, les ha llevado a convertirse en dos de los personajes con mayor influencia en la Iglesia. Hoy, el movimiento tiene presencia en 6.000 parroquias de 106 países, con 3.000 sacerdotes, 1.500 seminaristas y 72 seminarios donde se forman 1.500 seminaristas. Si el Opus Dei está dirigido a las élites políticas, los Legionarios de Cristo son una rama sacerdotal o Comunión y Liberación está inclinada hacia la cultura, los kikos se centran en las capas más bajas, las parroquias y, sobre todo, las familias y los jóvenes.

Los kikos están más que aprobados por Roma. En 2002, la Santa Sede aprobaba ad experimentum sus estatutos, confirmados en 2008. En los mismos, se afirma que los objetivos del Camino Neocatecumenal son redescubrir el bautismo, ofrecer un instrumento a los obispos y párrocos para iniciar en la fe cristiana y evangelizar a los adultos bautizados que se han alejado de la Iglesia, que desean madurar su fe o que provienen de otras confesiones cristianas que no están en plena comunión con la Iglesia. Esto es: generar católicos con denominación de origen, puros, sin dudas acerca de la ortodoxia. Y dispuestos, como los miles que se dieron cita en Madrid, a acudir allá donde se les llame.

'No podíamos hablar de las celebraciones con extraños', recuerda un exkiko

Esta es la gran fuerza del Camino: su capacidad de convocatoria. Bien lo sabe Rouco, quien se ha apoyado en los kikos para sus misas de la familia, las manifestaciones contra el Gobierno y, sobre todo, la JMJ; todo un aviso de navegantes a cualquiera PP o PSOE que no quiera contar con la Iglesia en el futuro. Los kikos llevan a cabo esta estrategia en todo el mundo, cuidando especialmente a los obispos, a quienes una vez al año invitan a su Domus Galilea, un hotel-santuario en Tierra Santa. Desde hace unos años, además, su presencia en la curia vaticana va en aumento, por más que Benedicto XVI que al principio los acogió calurosamente vea ahora con recelo ciertos 'errores doctrinales y litúrgicos', así como un excesivo culto al líder.

Por lo demás, los kikos son invisibles: no tienen patrimonio todos los seminarios o casas construidas por iniciativa suya son de las diócesis y el propio Kiko subsiste gracias a las limosnas. Su funcionamiento interno es casi desconocido: desde la aprobación de sus estatutos, se conoce cuál es el 'itinerario de formación' de los neocatecumenales, pero es realmente complicado participar en alguna de sus celebraciones. El culto al líder resulta evidente, así como el pago del diezmo o la recogida de donativos a través de la llamada 'bolsa de las inmundicias' para construir un seminario, pagar un viaje de Argüello o financiar un acto. No hay oposición interna.

'Entré en el Camino después de una crisis familiar. Mi marido había caído en la droga y no sabía qué hacer. En mi parroquia había una comunidad y la verdad es que nos ayudó muchísimo', cuenta Raquel, de Huelva, que abandonó el Camino tras varios años. 'Al principio recuerda, todo estaba muy bien. Pero al cabo del tiempo, comenzamos a notar que sólo nos relacionábamos entre nosotros, teníamos que dar parte de nuestro sueldo y no podíamos hablar de nuestras celebraciones con extraños'. Casi todos los que abandonan el Camino no quieren hablar de su etapa entre los kikos. Y la estrecha ligazón con el movimiento se rompe y desaparece. Y es que el ejército de la nueva evangelización no tiene compasión con los desertores.

Más noticias en Política y Sociedad