Público
Público

España acude a los tuareg de Mali para liberar a los cooperantes

Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons llevan secuestrados unos seis meses

EFE

El Ministerio de Asuntos Exteriores está tratando de tender puentes con el grupo independentista tuareg que controla la mitad norte de Mali con el fin de facilitar la liberación de los cooperantes españoles Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons, secuestrados en esta región desde hace seis meses.

Exteriores ha dado este paso una vez que el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA) ha consolidado su control sobre buena parte del país africano, han informado fuentes del Gobierno. El MNLA mantiene contactos con grupos terroristas como Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) y su rama disidente el Movimiento Unidad y Yihad en África del Oeste, que reivindicó el secuestro de Gonyalons y Fernández. Ambos fueron capturados el pasado 23 de octubre en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia) junto con la también cooperante italiana Rosella Urru.

El avance de los independentistas tuaregs y el golpe militar del pasado 22 de marzo que derrocó al presidente maliense, Amadou Toumani Touré, han obligado a Exteriores a replantear las gestiones para rescatar a los cooperantes cuando se estaba cerca de la liberación. El MNLA emprendió una ofensiva en el norte de Mali culminada con la ocupación de las tres principales ciudades de la zona, Tombuctú, Gao y Kidal. El pasado día 6, el movimiento tuareg proclamó la independencia del estado de Azawad, que abarca una superficie de casi dos veces España.

El Gobierno español, en línea con la UE, defiende la integridad territorial de Mali y no se plantea ningún reconocimiento oficial del MNLA, según las fuentes. Sin embargo, considera conveniente mantener una línea de interlocución, en particular mientras se encuentren secuestrados los cooperantes. El departamento que dirige José Manuel García-Margallo confía en que el orden constitucional pueda restablecerse al menos en el sur del país y en la capital, Bamako.

La junta militar que destituyó a Toumani Touré se ha comprometido a devolver el poder a las autoridades civiles y convocar elecciones. España mantenía una fluida relación con el presidente derrocado, con quien García-Margallo se entrevistó en secreto el pasado 3 de marzo en Bamako para hacer gestiones sobre los secuestrados.

La embajada en Mali permanece abierta, aunque con la recomendación de que los españoles salgan del país provisionalmente por la situación de inseguridad. Exteriores desaconseja además cualquier desplazamiento a las regiones controladas por el MNLA ante el riesgo de secuestro.

Más noticias de Política y Sociedad