Público
Público

España pide tranquilidad a Iberoamérica tras la alarma por la 'directiva de la vergüenza'

Veinte embajadores latinos preguntan al Gobierno sobre la directiva de retorno

DANIEL AYLLÓN

El Gobierno español se reunió ayer por la tarde con 20 de los embajadores iberoamericanos que hay en España para “tranquilizarles” tras la aprobación de la Directiva Retorno de la Unión Europea (que fija un periodo máximo de retención de 18 meses para los sin papeles), explicó el secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, tras un encuentro que duplicó su duración prevista.

“Nos han planteado muchas dudas por la alarma creada”, dijo Garrido, que insistió en que la directiva retorno “no supondrá un cambio en la política de inmigración española ni en la garantía de derechos e los inmigrantes en situación irregular en el país”.

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, añadió que la finalidad principal de la directiva era la “armonización de las políticas europeas” y que afectará principalmente a los países con políticas de inmigración “menos garantistas”.

Sin embargo, han sido varios los países (como Chile, Argentina, Bolivia, Ecuador, Brasil o Ecuador) que han manifestado su malestar en la última semana. Además, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llegó a amenazar con no vender petróleo a aquellos estados europeos que diesen un voto favorable la directiva de retorno.

Mienbros de otros gobiernos como el chileno, consideraron que el texto tendía a “criminalizar a los inmigrantes irregulares, sometiéndoles a procedimientos que pueden lesionar sus derechos básicos y que vulneran el principio de reunificación familiar consagrado en diversos instrumentos internacionales de derechos humanos”.

Más noticias de Política y Sociedad