Público
Público

Esperanza Aguirre no dará la batalla

La presidenta de la Comunidad de Madrid afirma que no piensa disputarle el puesto a Mariano Rajoy aunque no le parece mal que haya otras candidaturas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A pesar de las indirectas que le lanzó Rajoy durante el Comité Ejecutivo Nacional, Esperanza Aguirre no se dio por aludida.

Escuchó la intervención de su jefe de filas y luego tomó la palabra para señalar que le parecía una decisión acertada que se convocara un congreso para el mes de junio.

La presidenta de la Comunidad de Madrid comenzaba a recular puestos en la carrera por la sucesión.

Ayer, la lideresa fue tajante. Afirmó que no tiene intención de disputarle el puesto a Rajoy. Tras la reunión del comité de dirección del PP de Madrid, Aguirre explicó que está 'dispuesta' a formar parte del equipo que acompañe al presidente nacional de su partido porque 'nada' le prohíbe compatibilizarlo con su cargo. Después, pensándoselo bien, puntualizó que ella ya está 'en el equipo de Rajoy', tal y como informa Efe.

A la dirigente madrileña no le parece mal que cualquiera se presente porque para eso el PP 'es un partido democrático' y no puede 'excluir' a ninguno de sus 780.000 militantes. Ahora también advirtió, como dirigiéndose a Alberto Ruiz-Gallardón, que quien se arriesgue no estará cometiendo un suicidio político pero 'él sabrá lo que hace'.

Aguirre es consciente de que es 'bastante difícil que al presidente nacional, que tiene el apoyo de todas las organizaciones territoriales, le pueda vencer cualquier afiliado'.A nivel nacional, en el PP jamás se han presentado dos listas y los dirigentes conservadores consideran que si Rajoy ha abierto un proceso de primarias es porque está muy seguro de que nadie osará retarle.

Si en plena campaña, el jefe de la oposición dijo que pensaba hacer lo que le saliera del moño, ahora le ven más dispuesto que nunca a cumplirlo.
Desde el aparato del partido apuestan a que Rajoy 'machacará a quien se le ponga por delante'.

De hecho, algunos colaboradores del líder del PP piensan que a él hasta le gustaría que todos aquellos que han estado durante estos años maquinando a sus espaldas tuvieran ahora las agallas suficientes para competir con él. Así pondría fin a varios capítulos espinosos de su partido.

Dentro de la derrota, muchos en el PP están contentos porque, al menos, Rajoy se ha quedado al frente. Para la cúpula del partido y la mayoría de los barones territoriales ha sido un respiro porque no era fácil encontrar un líder que contentara a todas las partes. Aguirre, desde luego, no sumaba suficientes apoyos.

La presidenta madrileña, quien dice desconocer de donde han surgido los rumores de que ella podría liderar una candiatura, descartó ayer la posibilidad de ser senadora por Madrid durante esta legislatura por designación autonómica aunque sabe que 'lo tendría bastante fácil' porque sus compañeros de grupo la votarían sin dudarlo.

Presume de resultados
La presidenta madrileña siguio presumiendo de su 'éxito arrollador' porque su formación ha vencido en 158 de los 179 municipios y la lista de Rajoy superó en 10 puntos a la de Zapatero. Pero para no levantar más susceptibilidades, Aguirre respaldó los esfuerzos de María San Gil y Daniel Sirera en el País Vasco y Catalunya, puso su partido a disposición de Rajoy para lo que le hiciera falta, apoyó que el congreso del partido fuera en la Comunidad Valenciana y convirtió a Manuel Pizarro en miembro del Comité Ejecutivo de Madrid.

El secretario general del PSOE, Tomás Gómez, no se cree que Aguirre haya renunciado a suceder a Rajoy. En su opinión se ha cerrado 'en falso una crisis' que se reabrirá en los próximos meses cuando vuelva a intentarlo.