Público
Público

Espinosa valora ahora tumbar el minitrasvase

FERRAN CASAS

Lo que llevamos del mes de mayo ha sido, en cuanto a lluvias, generoso en Catalunya y el domingo entre 20 y 30.000 personas se manifestaron en Amposta para mostrar su radical oposición a las obras de prolongación del minitrasvase del Ebro de Tarragona hasta Barcelona que pactaron Estado y Generalitat a propuesta del primero. Pero este lunes, condicionada por la lluvia y el rechazo social, la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural Elena Espinosa se descolgó poniendo ahora en duda la necesidad de llevar a cabo la obra si siguen las precipitaciones.

Dijo lo contrario de lo que, esta vez unidos, habían afirmado los dirigentes del tripartito, con José Montilla al frente. El portavoz del PSC, Miquel Iceta, dio cuenta de lo incómodo de su posición afirmando que, en todo caso, es “prematuro” plantearse frenar la obra.

Desde Bruselas, la ministra, que en su día cerró el acuerdo para llevar de forma provisional y extraordinaria los 40 hectómetros sobrantes de los regantes de Tarragona a Barcelona por una tubería por la AP-7, pareció autoemmendarse y sostuvo que si los embalses catalanes alcanzaban “el mínimo necesario” ni el real decreto ni las obras “tendrían ya razón de ser”.

Espinosa aclaró que, pese a su predisposición a parar la obra -que levanta rechazo en las comarcas del sur de Tarragona pero también en Aragón-, por el momento no se dan las condiciones necesarias para hacerlo.

Los embalses de las cuencas internas de Catalunya empezaron el mes por encima del 20% de su capacidad, lo que hacía prever que en octubre Barcelona se quedaría sin agua. Con las últimas lluvias del fin de semana están ya en el 32,2%. En esta misma fecha, el año pasado los pantanos estaban al 56,4% de su capacidad. Los de la Confederación Hidrográfica del Ebro se encontraban al 67%, dos puntos menos que hace un año.

Con la ministra coincidió la portavoz de ICV, Dolors Camats, que no acogió con mal ánimo la posibilidad de revocar la obra si las reservas permitían garantizar agua hasta primavera de 2009, cuando la desaladora del Prat esté en marcha. El conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, también de ICV, reiteró que no se dan las condiciones para revocarla.Ayer se supo que la obra del minitrasvase obligará a expropiar unas 600 fincas.

Más noticias de Política y Sociedad