Público
Público

ETA denuncia la "actitud vengativa" del Gobierno en el trato a los presos

En un comunicado publicado en el portal digital Naiz la banda terrorista no avanza ningún dato acerca de su desarme y pone como ejemplo de lucha a Uribetxeberria Bolinaga

Imagen de la web de Naiz con el último comunicado de ETA.

IÑIGO ADURIZ

DONOSTIA.- Las nuevas detenciones y, sobre todo, el reciente fallecimiento del etarra Iosu Uribetxeberria Bolinaga, han hecho reaccionar a ETA que ha enviado un nuevo comunicado a la edición digital del diario Gara (www.naiz.info) arremetiendo con dureza contra la política penitenciaria del Gobierno y denunciando la tibieza del Gobierno Vasco al respecto.

Sin avanzar ningún dato acerca de un hipotético desarme que pusiera el punto final a su cese de la actividad armada, ETA considera incluso que el Estado, a través del Ejecutivo, de la Policía o de la Justicia, está "inventándose nuevas vías" para mantener a los presos en la cárcel "a toda costa".

"La actitud de España es vengativa, pero incluso va más allá de la venganza", apunta en el texto hecho público en euskara por el mencionado diario. A su juicio, el Gobierno ha puesto en marcha "una estrategia que tiene un objetivo político concreto: mantener a los presos políticos vascos secuestrados, para que Euskal Herria continúe presa en España".

Por eso considera que "es el momento de "salir de esa tempestad a la que nos quiere llevar España, y de empezar a soltar las cadenas". "Las cadenas de los presos y las de Euskal Herria", matiza.

ETA motiva su comunicado, fechado el 20 de enero, cuatro días después del fallecimiento del etarra Iosu Uribetxeberria Bolinaga, precisamente en esta muerte que, afirma, ha producido en la banda un "profundo dolor". Y es que a su juicio, "el compromiso adquirido" por el recién fallecido "a favor de la lucha por la independencia de Euskal Herria y por el socialismo, tanto en la cárcel como en libertad", supone "un ejemplo para los miembros de ETA".

Es más, asegura que "la dignidad y las fuerzas para seguir luchando" mostradas por Uribetxeberria muestra a la organización "el camino que se debe seguir".

Presos enfermos

En su comunicado, se sirve de la experiencia de quien cumplía condena por los asesinatos de tres guardias civiles y por los secuestros de Julio Iglesias Zamora y José Antonio Ortega Lara, para arremeter contra el Gobierno por su trato a los presos de la banda. ETA afirma que Uribetxeberria "fue duramente torturado" y después encarcelado, y que "como el resto de los presos políticos vascos" sufrió la dispersión desde el primer día y pasó los 15 años en los que estuvo cumpliendo condena lejos del País Vasco.

Critica, también, que el arrasatearra "sufrió la falta de asistencia sanitaria" en la cárcel, así como "la actitud cruel" que según ETA mantiene el Estado ante los presos "gravemente enfermos". Y recuerda que "desde que le diagnosticaron su grave enfermedad pasó siete años preso". "Querían matarle en la cárcel, hasta que su lucha por la dignidad y la solidaridad mostrada por la ciudadanía le llevaron a la libertad", sentencia.

Ganar tiempo

La banda vuelve a aprovechar el descontento social manifestado en las calles ante las recientes detenciones y la parálisis del Gobierno ante el proceso de paz para lanzar su mensaje y ganar tiempo de cara a una futura negociación con Madrid que culmine con el desarme, por un lado, y con el acercamiento de los presos a cárceles del País Vasco, por otro.

Considera así que el Ejecutivo, por culpa de ese "hambre de venganza", ha tratado de "dar un mordisco" también a la asistencia jurídica, con la detención y posterior puesta en libertad de una decena de abogados de presos de ETA. Y ante esta actitud de la que no sólo culpa al Gobierno del PP, la banda terrorista emplaza al PNV a realizar una reflexión, sobre todo acerca de la postura del "todo vale" para "desgastar" a la izquierda abertzale. El texto critica, asimismo, la "tibieza" del Gobierno Vasco ante la cuestión de los presos y la defensa de los derechos fundamentales.

Más noticias de Política y Sociedad