Público
Público

ETA plantea la verificación "informal" de su tregua

Arguye que el Gobierno rechaza el papel de la comunidad internacional

GUILLERMO MALAINA

ETA anunció ayer que está dispuesta a aceptar un "mecanismo informal" para la verificación del alto el fuego abierto el pasado 10 de enero.

En un nuevo comunicado, enviado al diario Gara, la organización armada plantea la opción de crear un "mecanismo informal" para verificar su alto el fuego, tras constatar que los gobiernos de España y Francia han rechazado que la "comunidad internacional" participe en tal cometido. "Aunque no tenga el reconocimiento oficial de los gobiernos de Francia y España, ETA está dispuesta a aceptar un mecanismo de verificación informal", dice, convencida de que es "factible" y de que finalmente podría formarse una "comisión de verificación internacional".

ETA observa, tras la negativa de España y Francia a la verificación del alto el fuego por parte de la comunidad internacional, un intento por evitar que quede "acreditado, también en el plano internacional, que la única violencia existente hoy en Euskal Herria es la que generan los propios estados". En esa clave de "violencia" sitúa las detenciones, las "torturas" y la ilegalización, aunque no cita expresamente a Sortu ni su reciente proscripción en el Tribunal Supremo.

ETA se ratifica además en su comunicado del 10 de enero, es decir, en su alto el fuego "general, permanente y verificable", y arremete contra la actitud "irresponsable" de los últimos meses de los gobiernos español y francés, a los que acusa de mantener un discurso "en secreto" a favor de una "solución" y, por contra, aplicar una política en la dirección contraria. "Decimos irresponsable", arguye ETA sobre la acción de ambos gobiernos, "porque no es compatible que en ciertos ámbitos, en secreto, se exprese su supuesta voluntad para la solución, y se mantenga la estrategia represiva. Irresponsable, porque tienen como fin arruinar la ilusión y el deseo de una solución generado en la sociedad vasca".

El Ejecutivo insisteen que la banda debe cesar la violencia de forma definitiva

La declaración de ETA suscitó la reacción del Gobierno y de todos los partidos. El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, consideró "importante saber" que la organización armada ratifica "que no tiene voluntad de atentar, al menos temporalmente", pero insistió en la necesidad de un cese definitivo. A su juicio, se vive "el principio del fin del terrorismo". Sobre la disposición de ETA a aceptar un "mecanismo informal" para verificar el alto el fuego, Jáuregui se limitó a decir que no entiende "bien" a qué se refiere.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió al Gobierno y al PSOE que "no se deje enredar" por la declaración de ETA porque es "más de lo mismo". "El único mensaje que los demócratas esperamos oír de la banda terrorista es que se disuelve. Todo lo demás es enredar", sostuvo, antes de agregar: "No sirvió su declaración de alto el fuego y, ni mucho menos, tiene que servir su verificación informal".

El lehendakari, Patxi López, rechazó hablar sobre Sortu y el comunicado de ETA para evitar "hacerles publicidad en su campaña". En un acto de presentación de candidatos del PSE en Barakaldo para las elecciones del 22 de mayo, sólo dijo que no le preocupa "electoralmente" que la izquierda abertzale esté en las urnas porque sus votos serían "bienvenidos" si su presencia legal sirviera "para acercarnos a la paz y a la libertad".

Sólo EA, Alternatiba y la izquierda abertzale valoran el comunicado

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, manifestó en la línea del lehendakari sobre el comunicado de ETA que se trata de un intento de "sumirnos en el enredo una y otra vez" y lamentó que deba hablarse de la banda "una y otra vez".

El vicecoordinador de Aralar Jon Abril también cuestionó esta declaración de ETA, ya que, a su juicio, "ha hecho, nuevamente, oídos sordos a lo que la sociedad y los firmantes del Acuerdo de Gernika han demandado. No hay una decisión unilateral". Aralar ya cuestionó tras conocer el comunicado del 10 de enero que ETA no incluyera el término "unilateral" en su definición de alto el fuego. No obstante, al contrario que en los anteriores procesos de paz, la organización armada ha declarado la tregua actual sin haber mantenido antes conversaciones previas con el Gobierno.

Al contrario que Aralar, el secretario general de EA, Pello Urizar, opinó que en este comunicado ETA confirma "la respuesta que, en su día, dio a la Declaración de Bruselas", y abogó por que los gobiernos español y francés "deben ser parte de la comisión de verificación de desarme" de la banda. "Lo que hacen es lo contrario, bloquear", lamentó.

El portavoz de la izquierda abertzale Tasio Erkizia significó que ETA ha demostrado con su comunicado "tener madurez política, estar a la altura de las circunstancias y saber responder a la llamada del pueblo". Y, por el contrario, acusó al Gobierno de "intentar torpedear diciendo que es una tregua trampa".

EB pidió a ETA que "haga los deberes, deje de lado los comunicados ambiguos y apueste, de una vez, por el abandono de las armas".

Alternatiba consideró positivo que ETA no dé "pasos atrás" y que en su comunicado "viene a decir" que ésta puede ser "definitiva".

Más noticias de Política y Sociedad