Público
Público

ETA vuelve a poner a la prensa en su punto de mira

La banda hizo estallar cinco kilos de explosivos en las rotativas del diario El Correo. El artefacto causó grandes daños materiales, pero no hubo heridos

"Ni la intolerancia, ni l

PÚBLICO.ES / AGENCIAS

 

Sin aviso, aunque, por suerte, también sin víctimas ni heridos. La banda terrorista ETA ha vuelto a atentar, esta vez mediante la detonación de un artefacto con cinco kilos de explosivo contra la rotativa del diario El Correo en la localidad vizcaína de Zamudio.

La autoría del ataque, que ha causado daños materiales, fue atribuida en primer término por la página web del propio diario a la banda terrorista , basándose en que el modus operandi coincidía con el del llamado comando Vizcaya. El Departamento de Interior del Gobierno vasco ha confirmado la autoría de ETA y ha precisado que la Ertzaintza mantiene la investigación en la zona.

En concreto, la Ertzaintza está analizando los restos del artefacto para determinar la composición del explosivo utilizado. Fuentes de Interiror confirman que estaba compuesto por cinco kilos de explosivo y un temporizador .Las mismas fuentes indicaron que el explosivo estaba en el interior de una mochila que los miembros de ETA colocaron en la pared.

El departamento de Interior del Gobierno Vasco también ha confirmado que la explosión no fue anunciada previamente y se ha producido después de las 3 de la madrugada en el pabellón en el que está instalada la rotativa de este periódico en el polígono Torre Larragoiti, en Zamudio.

En las instalaciones se encontraban unos 50 trabajadores, que tuvieron que ser desalojados. Horas después, pudieron reincorporarse a sus puestos. 

Al polígono se han desplazado unidades de la Ertzaintza, que ha establecido un cordón de seguridad alrededor de las instalaciones afectadas, dotaciones de los bomberos de la Diputación de Vizcaya y personal del ayuntamiento de Zamudio.

El Correo precisó que el artefacto había sido colocado "en el muro exterior, en la zona trasera del edificio" y la onda expansiva destruyó "un zócalo de hormigón de más de un metro de grosor que protege la fachada, además de derribar alrededor de cuarenta metros cuadrados del muro del edificio. Asimismo, afectó a parte del tejado del inmueble" y provocó la rotura de cristales en otros pabellones industriales, de las empresas Padel y Tubos Larrondo, situadas en las inmediaciones.

El propio diario ha sido el primero en responder al ataque desde su editorial.  En él se afirma que la verdad es el principal enemigo de la banda terrorista y por ello "la información es la mejor munición contra su totalitarismo".

 

El director del diario, Juan Carlos Martínez, ha asegurado  que ellos tratan de contar la verdad y que a ETA "no le gusta que hablemos o contemos, les encantaría silenciarnos o que habláramos en su nombre, pero como eso no lo vamos a hacer tendremos que seguir hacia delante".

Martínez ha explicado que afortunadamente los daños son sobre todo los que se pueden apreciar en la parte posterior de la fachada, ya que las máquinas y el sistema eléctrico no han sido al parecer afectados.

No es la primera vez que los violentos atentan contra El Correo y el grupo de comunicación al que pertenece, Vocento. En 2001, el director financiero de El Diario Vasco, Santiago Oleaga, fue asesinado a tiros en San Sebastián por dos pistoleros de la banda. 

Más noticias de Política y Sociedad