Público
Público

Si el euro se rompe, costará al Tercer Mundo 24.000 millones de euros

Oxfam denuncia las posibles consecuencias de la quiebra europea e insta al G-20 a impulsar el impuesto a las transacciones financieras (tasa Tobin)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El rescate de la banca española. La posible salida de Grecia del Euro. La próxima cumbre del G-20 en México. Ante este panorama de inestabilidad económica en Europa (y los posibles planes de futuro que se puedan determinar este fin de semana), la ONG Intermón Oxfam ha analizado las posibles consecuencias que esta crisis occidental tendría en el Tercer Mundo.

Según sus cálculos, la ruptura de la Eurozona costaría a los países más pobres, de forma indirecta, la friolera cantidad de 30.000 millones de dólares (unos 24.000 millones de euros). Ello se debería a la paralización que sufriría la inversión extranjera en estas zonas y a la reducción de los intercambios comerciales entre ambos mundos, señala la organización.

'Si el Euro se rompiese, la consecuente caída del PIB de los países europeos durante el año siguiente supondría una pérdida de ingresos de las exportaciones a Europa para los países menos desarrollados, especialmente, en el África subsahariana', indicó Oxfam en un comunicado.

Esta situación, 'exacerbaría', a su vez, los problemas que ya tienen en la actualidad los países de bajos ingresos como la escasez de alimentos y las sequías, además de la reducción de fondos que ya están sufriendo debido al tijeretazo del Primer Mundo en Ayuda Oficial al Desarrollo y a las disminución de los flujos de capital. 

Por todos estos motivos, la ONG insta, a nivel local, al Ejecutivo de Mariano Rajoy a 'establecer un sistema fiscal más justo' y, a nivel internacional, solicita al G-20 que respalde la aplicación de la tasa de transacciones financieras conocida como 'tasa Tobin' o 'tasa Robin Hood'.

En relación con España, Intermón Oxfam opina que dada la situación económica actual, 'es más urgente que nunca' que el Gobierno se sume a la lucha contra la evasión fiscal y los paraísos fiscales y ponga freno a la sangría de capitales tan necesarios en un momento de recortes sociales'. Además señala que debe apoyar sistemas fiscales más justos, de manera que las empresas y las personas más ricas de España paguen la parte justa que les corresponda.

En su comunicado, la organización hace también un llamamiento al G-20 para que tome medidas 'drásticas' contra la evasión de impuestos y para que mejoren la transparencia fiscal. También les piden que emprendan acciones para arreglar un sistema alimentario roto, que se aseguren de que el crecimiento sea 'justo e impulse la igualdad', que recauden fondos para aumentar el gasto público y que fomenten una mayor inversión en servicios sanitarios y educativos de alta calidad.

Oxfam también sugiere, por otro lado, asistir a los más pobres a través de la aplicación de una tasa a las emisiones de carbono del transporte marítimo y aéreo internacional, que contribuiría a reducir las emisiones y, a la vez, recaudar 25.000 millones de dólares (unos 20.000 millones de euros).