Público
Público

Los que se fueron de Euskadi por la amenaza de ETA podrán votar

Fernández Díaz confirma que el Gobierno está estudiando esa posibilidad y que para ello está organizando unas jornadas en Madrid para el 7 de junio

PÚBLICO.ES / EFE

El Gobierno está estudiando la posibilidad de modificar la Ley Electoral para que las personas que abandonaron Euskadi por la amenaza de ETA puedan votar en las elecciones vascas. Así lo ha confirmado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en declaraciones a los periodistas tras clausurar el Congreso sobre Memoria y Convivencia que esta semana se ha celebrado en Bilbao. Hoy lo había adelantado el diario El Mundo

Fernández Díaz ha explicado que se trata de una iniciativa que presentó el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, y que de hecho ya anunció hace meses, y que "está siendo estudiada por el Gobierno" y que para ello se ha organizado el próximo 7 de junio en Madrid unas jornadas muy "importantes" en el Centro de Estudios Político y Constitucionales. El objetivo de estas jornadas, ha explicado, es "estudiar la virtualidad jurídica de esa iniciativa que permita en su caso la modificación de la Ley Electoral". "Creo que es razonable pensar que si hay miles de ciudadanos que viviendo en Iberoamérica pueden votar en las elecciones aquí, tiene todo el sentido que estudiemos la posibilidad jurídica de que vascos que se han tenido que ir fuera del País Vasco pero que están en España puedan hacerlo también en próximos comicios", ha resumido. Fernández Díaz ha asegurado que se trata de algo "razonable" y que el Gobierno "debe hacer posible que lo que es razonable sea legal". "Y para eso estamos trabajando desde el Gobierno e intentaremos que eso esa posible", ha finalizado.

El PP vasco calcula que hay hasta 60.000 personas "desterradas"

El reconocimiento del derecho al voto en Euskadi de quienes se vieron obligados a abandonar esta comunidad por la amenaza directa de ETA es una reclamación que el PP siempre ha defendido. De hecho, Basagoiti incluyó esta reivindicación en la ponencia política aprobada por su partido en el congreso que celebró el pasado mes de febrero en Sevilla. Los conservadores vascos, que estiman que existen entre 45.000 y 60.000 personas "desterradas", también llevaron esta propuesta el pasado año al Parlamento autonómico, donde se quedaron solos en la defensa de esta aspiración, que fue rechazada por el resto de formaciones de la Cámara de Vitoria. En su lugar, PSE, PNV, EA y UPyD sacaron adelante una enmienda para que el Gobierno autonómico elabore un estudio "objetivo y riguroso" sobre las personas que tuvieron que abandonar Euskadi a causa de la amenaza real y directa del terrorismo, así como de las necesidades que presentan aquellas que deseen retornar.

Por su parte, el Gobierno vasco está estudiando el establecimiento de medidas específicas para ayudar a volver a Euskadi a las personas que se marcharon por los citados motivos, aunque, en principio, sin barajar la posibilidad de voto en Euskadi para quienes no regresen. El PNV rechaza que este colectivo vote en Euskadi porque supone una quiebra del principio básico de igualdad del derecho a voto y por ser discriminatorio, a su juicio, para otras personas que se han ido de Euskadi forzadas por razones como las económicas. Los socialistas vascos por su parte creen que es difícil de encajar en el ordenamiento jurídico español y que puede plantear problemas de vulneración de los principios de igualdad, justicia y equidad del ejercicio del derecho a voto.

Más noticias de Política y Sociedad