Público
Público

Dos ex presos de Guantánamo relatan al juez sus torturas

Un activista de los derechos humanos de EEUU confía en la seriedad del caso abierto por Garzón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ex presos de Guantánamo Hamed Abderraman Ahmed al que cuando estuvo acusado de terrorismo se conocía como Hamido o el talibán español y el ciudadano marroquí Lahcen Ikassriencoincidieron ayer en apuntar al general Geoffrey D. Miller como el máximo responsable de las torturas que sufrieron en la base estaudonidense. Miller fue comandante en jefe de Guantánamo entre noviembre de 2002 y agosto de 2003; después fue trasladado a la cárcel iraquí de Abu Graib, que se dio a conocer por las fotografías denigrantes que los propios militares hicieron a los presos.

Fuentes jurídicas consideran que sus testimonios han sido clave en la causa abierta por el juez Baltasar Garzón en relación con las torturas cometidas en Guantánamo. Los dos ex presos relataron que Miller los llamaba 'perros' y que era el que autorizaba las torturas de las que fueron víctimas. Además de a Miller, Ikassrien señaló también a dos mujeres como las que le sometieron a las vejaciones más graves.

Pese a que era la segunda vez que comparecían ante Garzón y en muy distinta condición lo hicieron como imputados y ahora como testigos, fuentes presentes en la declaración señalaron que Ikassrien fue el que se mostró más afectado ante el juez, lo que dichas fuentes atribuyeron a las torturas que describió.

Durante su estancia en Guantánamo, policías españoles los interrogaron hasta en cinco ocasiones

Tanto Ikassrien como Hamido explicaron que fueron detenidos en Afganistán y, desde allí, trasladados a Pakistán, donde empezaron a sufrir malos tratos. Señalaron que la Cruz Roja fue testigo de las lesiones que presentaban, pero no las denunció por la relación que mantenía con EEUU.

Durante su estancia en Guantánamo, policías españoles los interrogaron hasta en cinco ocasiones. A Ikassrien le preguntaron sobre presuntos yihadistas residentes en Madrid y a Hamido, por los datos que podrían servir para identificarle como ceutí.

Además de los dos ex presos, ayer declaró ante Garzón el abogado William Pepper, un prestigioso activista de los derechos humanos estadounidense que, entre otros casos, representó a la familia de Martin Luther King. Pepper ratificó el informe en el que se basaron las querellas presentadas en la Audiencia Nacional contra los asesores el ex presidente norteamericano George W. Bush por diseñar el andamiaje jurídico necesario para poner en marcha Guantánamo.

'Es muy desagradable testificar en contra de tu país, pero hay que reconocer los errores del Gobierno por el interés de la Justicia y, especialmente, de las víctimas', afirmó, tras señalar que confiaba en Garzón, porque cree que hará 'una investigación muy seria', lo que no ocurre ni ocurrirá en Estados Unidos.

Aseguró que comparecía 'con la esperanza de que en el futuro un gobierno se lo piense dos veces antes de cometer estos horribles crímenes internacionales', que 'traicionan los valores de la república'.

Más noticias en Política y Sociedad