Público
Público

"Es verdad que existe una ilusión por la independencia en Catalunya"

El primer secretario del PSC recalca la necesidad de reformar la Constitución para construir una España federal, proyecto que cree que el PSOE apoyará. Subraya que un eventual referéndum debería tener todas las "gar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, Pere Navarro (Terrassa, Barcelona, 1959), está seguro de que cuenta con el apoyo del PSOE para promover cambios en la Constitución, para avanzar hacia un modelo de Estado de carácter federal.

Piensa que la actual dirección de Convergència Democràtica de Catalunya es claramente independentista, aunque no lo diga de esa manera, y que se ha embarcado una aventura conflictiva, llena de problemas, inseguridades e incertidumbres. 'Lo que no sabe es el camino para llegar a esta independencia', explica a Público el también primer secretario del PSC. 'Y eso me parece una gran irresponsabilidad, sobre todo cuando se es el partido de gobierno de Catalunya. La independencia es una propuesta legítima en democracia, pero todos agradeceríamos que nos dijeran por dónde se llega. Y de qué manera, igual que nosotros explicamos por dónde se llega a un Estado federal, de una manera muy clara'.

Navarro insiste en que ellos, los socialistas catalanes, sí que tienen una hoja de ruta suficientemente concreta. Propondrán al Parlament de Catalunya que inste al legislativo español el inicio de la reforma de Constitución. 'Cuando las Cortes inicien el proceso de cambio constitucional, con el cual el PSOE está de acuerdo, y hay sectores del PP que empiezan a ver la necesidad de hacerlo, nosotros propondremos lo que llamamos las cuatro R'. ¿Cuáles? Uno, 'reconocimiento de Catalunya como nación'. Dos 'representación', mediante una reforma del Senado y la constitución de un Consejo Federal. Tres, 'reglas', para dejar claras las atribuciones del Estado federal y de los territorios federados, con 'muy pocas competencias compartidas, para que no haya conflictos ni dificultades para saber quién ha de hacer qué'. Y cuatro, 'recursos', de tal manera que la 'administración de la fiscalidad sea absolutamente clara, con una agencia tributaria catalana, con participación de la federal, que recaude, inspeccione y liquide todos los impuestos'.

'Mucha gente espera que ya el 26-N haya independencia, y eso es un gran engaño'

Reconoce Navarro que la idea de la independencia entusiasma a muchos catalanes. 'Es verdad que existe una ilusión, porque se les ha dicho que la independencia es la solución de todos los problemas y, en un momento en el que hay muchos, la gente puede pensar que esta es la solución definitiva, pero lo que no se hace es jugar limpio. Cuando uno hace una propuesta ha de decir cuáles son las cuestiones positivas de esta propuesta y también cuáles son las negativas y qué sacrificios hay que hacer. Esta es la parte que no se ha explicado y en la que no se ha sido claro'. Cree además que las elecciones del 25-N se han convocado cometiendo 'un gran engaño', porque 'mucha gente espera que día 26 habrá independencia'.

Recalca la necesidad de reformar la Constitución y también señala que los socialistas catalanes apoyarían la convocatoria de una consulta 'en un momento dado de profundización democrática'. Lo afirma en tiempo condicional, porque sabe las dificultades que le pueden plantear.

'Si queremos que el pueblo opine, hagámoslo bien. No podemos aceptar consultas ilegales'

'La consulta ha de tener garantías jurídicas, en el caso de que se haga. Y entre todos los partidos hemos de decidir en qué condiciones se realiza, con qué garantías jurídicas, con qué pregunta, clara, evidentemente. Y que esta consulta sea vinculante. Lo que no podemos aceptar de ninguna manera son consultas ilegales, que se convocan a partir de subterfugios. Si queremos que el pueblo opine de verdad, hagámoslo bien'.

El Partit dels Socialistes de Catalunya pasa por un momento particularmente difícil. Así se lo dijo en público a Navarro el expresidente José Montilla. Las últimas encuestas les pronostican una pérdida de entre 9 y 13 escaños. El futuro más negro se lo dibujó el Centro de Estudios de la Generalitat de Catalunya (CEO). Según este sondeo, el PSC quedaría como tercera fuerza política del Parlament, detrás del PP. Navarro desconfía de esos datos. 'Da la sensación de que la encuesta del CEO tiene mucha cocina. Demasiada cocina. Y nos deberíamos preguntar a qué intereses políticos sirve'.

'Mis enemigos no son los españoles. Lo son los totalitarios o los nacionalistas españoles'

Cree que el resultado real dependerá del alto número de indecisos, que hoy representa según la misma encuesta casi el 30% del electorado. No es habitual. 'Hay mucho desconcierto', dice el dirigente socialista. 'Hay mucho ruido. Demasiado ruido y este ruido no habla de lo que importa a la gente. Hay una contradicción en las encuestas. Se habla mucho de independencia o de la centralización de España o del federalismo, pero la gente lo que dice es que lo que le preocupa de verdad es el paro, la situación económica'. No olvida Navarro el ruido de quienes 'defienden que venga la Guardia Civil o quieren españolizar a los niños catalanes', pero eso no le acerca para nada al independentismo.

'Oiga, mis enemigos no son los españoles. Son algunos españoles, que son totalitarios, nacionalistas españoles, al igual que mis amigos no son todos los catalanes. El señor [Fèlix] Millet no es amigo mío. Por lo tanto hemos distinguir a las personas sensatas de cada lugar, las hemos de poner en valor, porque son las que han de permitir que el entendimiento se pueda producir'.

'Muchos identifican a los responsables del Gobierno socialista con el inicio de sus apuros'

Navarro es consciente del gran bache por el que pasan los suyos. 'Al PSC lo que le pasa es que estaba gobernando en el momento en el que llegó la crisis económica. Los socialistas gobernaban en España y Catalunya, y hay muchas personas que identifican a los responsables del Gobierno con el inicio de sus dificultades. Esa es una cuestión. La otra es que la izquierda a nivel internacional se encuentra en un momento de redefinición de sus propuestas, aunque yo creo que hemos encontrado ya el camino'. El camino lo señalan, según él, gobernantes como François Hollande o el propio Barack Obama, que apuestan por el crecimiento económico, la protección de la sanidad, la educación, las políticas medioambientales.

La crisis no puede ser excusa para desmantelar el estado del bienestar, dicen desde el PSC, pero aún así Navarro juzga que fue correcta la reforma de la Constitución que impulsaron y aprobaron para dar prioridad al pago de la deuda: 'En aquel momento la reforma constitucional lo que hizo posible es que en España hubiera más oportunidades de impedir una situación de rescate, que parece que hoy con el Gobierno del Partido Popular ya es inminente. Lo que dice la reforma constitucional es algo con lo que muchos podemos estar de acuerdo, que existe en muchos países, y es intentar limitar el gasto. Pero el problema no es sólo el gasto. El problema son los ingresos y parece que a los gobiernos de derechas le preocupan poco. CiU y Artur Mas lo primero que hacen es quitar impuestos a los ricos con una mano, y con la otra recortar servicios. Aquí hay un contrasentido. Una hipocresía total'.

Más noticias en Política y Sociedad