Público
Público

El exministro cuestiona un proceso de primarias a la francesa

Afirma que sobre la elección al candidato a la presidencia hay "mucha propuesta alegre"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En una intervención en la que no dio puntada sin hilo, y en la que sin mencionarla lanzó varias cargas de profundidad contra Carme Chacón, su hasta ahora única rival en la carrera por liderar el PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba abrió ayer en Sevilla su campaña en pos de la Secretaría General con un mensaje de alerta: en su papel durante esta crisis el partido 'se juega su futuro' y, si no da la talla, estará 'en riesgo de verdad'.

El exministro, ante varios centenares de militantes y simpatizantes abigarrados en el salón de actos de un hotel, plagó su intervención de sutilezas en clave de disputa interna, marcando distancias con Chacón en los detalles y en las formas. En ese ánimo de marcar terreno propio, cuestionó incluso aunque no las rechazó las primarias para elegir candidato a la presidencia abiertas a los simpatizantes (a la francesa), una propuesta de la que su adversaria ha hecho bandera pero que también su propio equipo defendió en el documento 38 propuestas... y +.

'En esto hay mucha propuesta alegre', ironizó Rubalcaba, alertando de que la elección del candidato con primarias abiertas otorgaría al mismo una 'legitimidad distinta' a la cosechada en las asambleas. Rubalcaba se preguntó qué pasaría si las asambleas se expresasen en otro sentido. Habría, opina él, un choque de legitimidades. 'No digo que no se haga', matizó Rubalcaba, que se declaró favorable a 'elegir de la forma más atractiva y democrática posible' al candidato, pero animó a 'pensar y regular bien' y a 'bajar de los eslóganes a la realidad'. Difícil no ver ahí una respuesta al 'si decimos primarias, hacemos primarias' que lanzó Chacón en Olula del Río.

No fue el único pellizco a Chacón. Frente a la oposición 'firme' que prometió ella en su puesta de largo en Olula el pasado sábado, él subrayó su apuesta por una oposición 'útil' que no excluya la 'beligerancia' contra ataques al Estado del bienestar. También sonó a alusión implícita al origen PSC de Chacón su defensa de un PSOE que sea percibido por la gente como un partido con 'cohesión' sobre los grandes temas. 'Que se nos reconozca con una sola voz', dijo el excandidato presidencial. 'El cambio', matizó, debe ser 'con contenidos'. Y más que 'integración' dijo preferir el término 'unidad'. Matices, pero matices que cuentan.

Rubalcaba cargó su intervención de arranque de campaña de mensajes destinados a intentar cobrar ventaja en la carrera. Arrancó subrayando que el PSOE donde él comenzó era 'el de los sevillanos', y recordó cómo el liderazgo de Felipe González se forjó con el 'pacto del Betis' entre socialistas vascos y andaluces. 'Y no nos fue nada mal. Ahí lo dejo', añadió. Descontado que Ru-balcaba cuenta con numerosos apoyos en el PSOE vasco, el candidato busca ahora atraerse voto andaluz. Los delegados andaluces son 234 de los 972 que votarán en el congreso del 3 al 5 de febrero.

La elección del lugar no fue casual. Las primarias están siendo en buena medida un cortejo al PSOE andaluz y a su líder, José Antonio Griñán, que se juega la presidencia de la Junta en las autonómicas de marzo. Rubalcaba afirmó que 'Pepe Griñán' propone 'una salida justa de la crisis' y aseguró que ante las elecciones cuenta con la ventaja de que 'los andaluces tienen elementos para comparar', citando a los gobiernos del País Valencià, Madrid y Castilla-La Mancha, en manos del PP, como contramodelos. Frente al liderazgo 'inconsistente' de Javier Arenas, candidato del PP en Andalucía por cuarta vez que rema con las encuestas muy a favor, Rubalcaba apeló al liderazgo 'solvente' de Griñán.

Y añadió, ya en clave de oposición a Mariano Rajoy: 'Ahora [los votantes andaluces] saben que no había plan [del presidente del Gobierno]. Que sólo había muchas mentiras, porque el déficit invocado para subir los impuestos es de las comunidades [la mayoría en manos del PP]. Era una subida perfectamente pensada. ¿Pretende Rajoy que creamos que no lo sabía? Cuando se reunía con los presidentes de las comunidades del PP, ¿de qué hablaba? ¿De cine, de fútbol?'. Rubalcaba subrayó que 'lo urgente' para el partido es, además de Andalucía, tener un papel 'relevante' como oposición durante la crisis.

El acto sirvió como escaparate, como pasarela, en unos días en que ningún detalle es menor. Si en el acto de Olula destacó la presencia de Mar Moreno, número dos de la Junta, la cita de ayer tampoco estuvo libre de cuchicheos sobre quién había ido y quién no. Al acto de Rubalcaba acudieron tres consejeras: Carmen Martínez Aguayo (Hacienda), Micaela Navarro (Igualdad) y María Jesús Montero (Sanidad).

Junto con figuras de peso del socialismo andaluz como los alcaldes Antonio Gutiérrez Limones (Alcalá de Guadaíra) y Francisco Toscano (Dos Hermanas), también estuvo Susana Díaz, secretaria de Organización del PSOE-A, que ya estuvo en Olula y que mantiene esa 'neutralidad activa' que de momento propugna Griñán. Rubalcaba fue presentado por José Antonio Viera, secretario provincial del PSOE de Sevilla, cuya gestión cuando fue consejero de Empleo está siendo investigada por la juez del caso de los ERE, Mercedes Alaya.

Más noticias en Política y Sociedad