Público
Público

Fernández Díaz estrena "el cuartel del NODO" de su pueblo pese a la queja de agentes y vecinos 

- Agentes de la Guardia Civil han criticado la construcción por "cara e innecesaria" mientras que los vecinos han llevado el caso al Tribunal Administrativo de Navarra- Fitero, donde nació su padre, vive su madre y veranean él y sus nueve hermanos, tuvo una casa cuartel hasta 1991, cuando se cerró por falta de actividad- El alcalde, senador de UPN, llama "izquierda abertzale" a los vecinos que se oponen a la construcción, que se presupuestó en un millón de euros y ha costado el doble

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 20
Jorge Fernández Díaz y Yolanda Barcina, acompañados por un guardia civil y un cura, durante la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR
El ministro del Interior besa una reliquia tras la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR
Imagen de la misa celebrada tras la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR

MADRID.- Jorge Fernández Díaz quiere estrenar el cuartel de la Guardia Civil de su pueblo por todo lo alto. El alcalde de Fitero, localidad donde nació el ministro del Interior, donde vive su madre y donde veranean él y sus nueve hermanos, ha incluido el acto de inauguración de este domingo como uno de los eventos centrales de las fiestas populares de la población. El regidor —Pachi Yanguas, senador de UPN— ha convocado a la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, a la delegada del Gobierno de Navarra, Carmen Alba, a varios políticos de distintos partidos e incluso a generales del Ejército y la Guardia Civil. "Solo faltará el NODO para que registre el glorioso momento", ironiza la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). 

Y es que son los propios agentes del Instituto Armado los que se han mostrado más críticos con la construcción del cuartel. "Se trata de una instalación cara e innecesaria, ante la cercanía de otros puestos", defiende en un comunicado la AUGC, la principal agrupación de uniformados de la Benemérita.

Cabe destacar que Fitero, localidad navarra de 2.000 habitantes de la merindad de Tudela, contó con una casa cuartel de la Guardia Civil que albergó nueve agentes hasta 1991, cuando el Instituto Armado decidió clausurarla por falta de actividad. En la actualidad, Fitero cuenta con dos dependencias del Instituto Armado en los pueblos de Cintruénigo y Corella, a seis y nueve kilómetros, respectivamente.

Pese a la cercanía de otros cuarteles, Fernández Díaz no dudó en aprobar la construcción de una nueva casa cuartel en el pueblo de su padre para quince guardias civiles. El coste de la obra, que en un primer momento se presupuestó en 1,1 millones de euros, ha terminado siendo del doble: dos millones de euros. 

Un cuartel "para engordar su vanidad y sus estómagos"

En septiembre, la parlamentaria de Geroa Bai Uxue Barkos llevó el caso al Congreso de los Diputados y presentó una batería de preguntas sobre la construcción del cuartel. Interior, siguiendo con el desafío al control parlamentario del Gobierno que pone en práctica el Partido Popular en esta legislatura, contestó explicando "conceptos básicos" de geometría a la diputada. [Página 128 del Boletín Oficial del Congreso de los Diputados del 18 de septiembre]

Interior alegó un ascenso
de la criminalidad debido a "los forasteros"

Tras resumirle como hallar "el área del círculo", los colaboradores de Férnández Díaz argumentaron que situando Fitero en el centro de una circunferencia de 250 km², "únicamente se encuentran enclavados los Puestos de la Guardia Civil de Cintruénigo y Corella". Además, alegaban que la delincuencia había subido en las últimas fechas debido a los "forasteros". 

La AUGC, sin embargo, es tajante al desmentir esta necesidad. "Nos encontramos, una vez más, ante un despilfarro por parte del Ministerio del Interior y la cúpula de la Guardia Civil, dirigido no a incrementar la seguridad y el servicio que ha de prestarse a los ciudadanos, sino a engordar su vanidad y sus estómagos", acusaron los agentes. 

"Es un despilfarro de Interior y la cúpula de la Guardia Civil, dirigido no a velar por la seguridad sino a engordar su vanidad y sus estómagos", denuncian los guardias civiles

"Es un despropósito que haya guardias civiles que no tenemos chaleco antibalas, tantos vehículos con más de 300.000 km., cuarteles cuyo mantenimiento es prácticamente inexistente… ¿Cómo levantas un cuartel nuevo cuando hay otros que se están cayendo a pedazos?", expresaba en este medio Juan Antonio Delgado, portavoz de la AUGC.

Los agentes exponen que, mientras la política del Instituto Armado se encamina a construir cuarteles "grandes, que funcionen y sean efectivos", el ministro "se dedica a inaugurar cuarteles para su propia gloria y jactancia entre sus vecinos"

¿Protestas? "Izquierda abertzale"

Muy en la línea de su socio político, el PP —para el que cualquier separación del pensamiento que considera "adecuado" para la sociedad española supone convertir al ciudadano en un filoetarra, el alcalde de Fitero y senador de UPN Pachi Yanguas calificó de "izquierda abertzale" a los vecinos que protestaron por la construcción y el gasto en el cuartel. 

En unas declaraciones al diario digital Vozpópuli, el senador señaló que "la inmensa mayoría del pueblo está a favor de este cuartel" y duda de las críticas en la Benemérita vayan "más allá de una asociación", pese a que la AUGC agrupa a unos 32.000 agentes de los 80.000 con los que cuenta el cuerpo. 

El solar estaba destinado a convertirse en un consultorio médico cuando fue cedido al Ministerio "irregularmente", opinan algunos vecinos

Los vecinos  por su parte han llevado el caso ante el Tribunal Administrativo de Navarra, al considerar que hubo irregularidades en la cesión del suelo a Interior, que en un principio estaba destinado a convertirse en un consultorio médico. Además, la ordenanza municipal solo contemplaba la construcción de una vivienda en el solar, en vez de las cinco del cuartel.

"En este pueblo están acostumbrados a que nadie mire nada", lamentó una vecina de Fitero en Público. "Había prisa por coger ese dinero porque se tenía que hacer en un año y si no, se perdía. Ni han cambiado la naturaleza del solar ni se lo han cedido correctamente al Ministerio", denunciaba poco antes de adelantar que sería acusada de pertenecer a la izquierda abertzale por ello, como el propio alcalde de su pueblo se ha encargado de ratificar.  

Más noticias en Política y Sociedad