Público
Público

La Fiscalía investiga al exalcalde del PP de Vila-real por prevaricar

La actual corporación municipal había remitido al Ministerio Público un expediente denunciando la existencia de facturas irregulares de la etapa del exregidor conservador, Juan José Rubert

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La corrupción vuelve a asediar al PP valenciano. Los conservadores de la comunidad tienen a gran parte de su grupo parlamentario en Les Corts imputado por su supuesta implicación en alguna corruptela, pero estos no son los únicos casos que les salpican. La Fiscalía de Castellón acaba de abrir una investigación (ver PDF del decreto) al exalcalde de Vila-real, Juan José Rubert, también del PP, por la 'presunta comisión de posibles delitos de prevaricación, malversación y falsedad documental' en el expediente de pago de 600.000 euros en facturas irregulares a una empresa durante la pasada legislatura.

El caso se remonta al mes de mayo de 2011, cuando Rubert, a punto de abandonar el cargo, firmó una serie de pagos mediante endosos bancarios a una empresa encargada del mantenimiento de edificios e instalaciones municipales por valor de 600.000 euros. Tras tomar posesión el actual equipo de gobierno liderado por José Benlloch, del PSPV, pero conformado por la coalición entre socialistas, Bloc, Esquerra Unida e Iniciativa, ordenó la apertura de un expediente para determinar qué facturas eran exigibles y cuáles no lo eran.

Así, después de investigar uno por uno todos los trabajos facturados y consultar con los técnicos municipales responsables de las obras, el expediente interno se cerró inicialmente en mayo tras constatar la existencia de tres tipos de irregularidades en 35 de las 36 facturas analizadas. Según han informado desde el consistorio, había 'facturas por trabajos que los técnicos afirman que no se realizaron, facturas de obras cuya realización no está convenientemente acreditada, y una factura final de una obra que ni siquiera está concluida'. A pesar de estas irregularidades el exalcalde firmó el endoso de las facturas a entidades bancarias para su cobro por parte de la empresa.

Sin embargo, en junio, el actual regidor socialista decretó la anulación definitiva de las facturas por valor de 600.000 euros y en septiembre, después de que desestimara por extemporáneo el recurso interpuesto por el exalcalde Rubert, Benlloch dio por cerrado definitivamente el expediente lo remitió a la Fiscalía de Castellón 'para su investigación y la depuración de responsabilidades que de los hechos puedan derivarse', informan desde el ayuntamiento castellonense.

El pasado 15 de octubre la Fiscalía decidió la apertura y seguimiento de diligencias de investigación penal por la presunta comisión de los delitos comentados anteriormente, por lo que en las próximas semanas podría conocerse la imputación del exregidor.

Más noticias en Política y Sociedad