Público
Público

La fiscalía rectifica y pide nuevas pruebas en el 'caso Faisán'

Respalda que se investiguen teléfonos de Interior, aunque en 2009 pidió el archivo

P. ÁGUEDA

La fiscalía de la Audiencia Nacional trasladó ayer al juez Pablo Ruz su respaldo a las nuevas diligencias que el magistrado ha ordenado en el caso Faisán. La fiscalía había solicitado en octubre de 2009, sin embargo, el archivo de la causa por la que está imputado el ex director general de la Policía Víctor García Hidalgo y dos agentes del Cuerpo.

Entre las nuevas diligencias a las que "no se opone" el ministerio público se encuentra la identificación de los usuarios de tres teléfonos que pertenecen al Ministerio del Interior y que intercambiaron llamadas con los imputados el mismo día y el anterior al chivatazo que supuestamente dio un policía a un miembro de la red de extorsión de ETA. Esta prueba fue solicitada por Dignidad y Justicia y aprobada por el juez al convertir las diligencias previas en sumario, atendiendo a la entidad de los delitos que se investigan: revelación de secretos y colaboración con ETA.

De igual forma, el fiscal Carlos Bautista respalda que declare como testigo el comisario José C., quien presentó un informe en el que se decía que el principal investigador del presunto chivatazo, el también comisario Carlos G., se había opuesto en el transcurso de una reunión a practicar las detenciones frustradas después por la delación. Por orden del juez Fernando Grande-Marlaska, Carlos G. fue puesto al frente de la investigación de la supuesta delación y después destinado a la Unidad de Asuntos Internos, que depende directamente de la Dirección General de la Policía.

Además, la fiscalía de la Audiencia Nacional hace dos aportaciones. La primera, solicitar un informe adicional a la Guardia Civil de las llamadas realizadas en el entorno del bar Faisán la delación se produjo por teléfono . La segunda, que los peritos de telefonía informen si es posible que las llamadas desde allí realizadas pudieran haber sido redireccionadas a alguna antena situada en territorio francés, lo que podría haber provocado que escaparan a la investigación realizada por la policía.

Más noticias de Política y Sociedad