Público
Público

"La gente viene a mirar, no a comprar"

Los comerciantes quieren que la acampada desaparezca de Sol

E. H.

"Así me paso las horas, haciendo crucigramas. La gente viene a mirar, a hacer fotos a este tinglado que tienen montado, pero no a comprar". El hombre que habla regenta un quiosco de prensa en plena Puerta del Sol de Madrid y asegura que, desde que los indignados hicieron del kilómetro cero su hogar, las ventas han disminuido en un 50%. "Los comerciantes estamos locos porque se vayan porque no vendemos", continúa, antes de referirse como "ganado" a las personas que acamparon en Sol para reclamar un cambio en el sistema político y económico actual.

La opinión de este quiosquero, no es la excepción. En una admistración de lotería cercana, una empleada tiene miedo a que su puesto de trabajo peligre "porque las ventas han empeorado muchísimo" y ella ha sido la última persona contratada en el establecimiento. "Son pacíficos, pero ya han empezado a tocarnos el bolsillo", lamenta.

"Queremos que se vayan porque la plaza está horrible y huele mal", señala la encargada de otro comercio aledaño.

Además, las asociaciones de comerciantes APRECA y COCEM, con el apoyo del PP madrileño llevan días reclamando su indignación "por la insalubridad de la zona" y denunciando que "los problemas de movilidad de clientes y mercancías" les están generando "grandes pérdidas económicas".

En respuesta a estas acusaciones, los acampados aprobaron un comunicado en la asamblea general del jueves en el que señalan que los comerciantes "no muestran soporte documental alguno que acredite las pérdidas señaladas" y que tampoco acreditan la "relación causa-efecto" de que su presencia "pacífica" en la plaza haya perjudicado su nivel de ventas.

Asimismo, algunos colaboradores de la comisión de alimentación llevan a cabo sondeos a las personas que les llevan comida y, aseguran, que más del 80% de esos productos han sido adquiridos en establecimientos cercanos.

 

Más noticias de Política y Sociedad