Público
Público

El gigante de carga europeo sale del hangar

FERNANDO VICENTE

El mayor avión militar de carga propulsado por turbohélices del mundo, capaz de levantar en el aire 37 toneladas, salió ayer jueves de la cadena de montaje de Sevilla para celebrar su ceremonia de “roll out”, equivalente a la botadura de un barco. Y lo hizo sin grandes retrasos, pese al escepticismo de franceses y alemanes que dudaban de la capacidad española para llegar a tiempo.

Cuando un barco es puesto a flote aún pasan meses hasta su primera singladura. Con los aviones pasa lo mismo; hasta octubre no está previsto el primer vuelo del primer A400M que EADS-CASA monta en su nueva factoría sevillana del aeropuerto de San Pablo. Hasta entonces habrá que probar sus motores británicos de hélice Rolls Royce, uno de los componentes que sí han llegado con retraso. ¿Cuánto? El primer vuelo estaba programado para el pasado mes de mayo, así que el prototipo acumulará un desfase de cinco meses si todo sale como ahora está previsto. Después vendrá un año de pruebas de vuelo en condiciones extremas, de frio, de calor… antes de que los 192 aviones ya vendidos a un coste aproximado de cien millones de euros la unidad puedan empezar a entregarse a sus países propietarios.

Con sus 45,1 metros de longitud, sus 42,4 metros de envergadura (de punta de ala a punta de ala) y su altura de 14,7 metros, el Airbus militar A400M arrancó un suspiro de amiración de los cerca de 2.000 invitados a la ceremonia cuando a eso de las 13.00h se levantó el telón que lo ocultaba a la vista. Surgió arropado por más de 970 personas vestidas con la misma camiseta blanca de A400M team, los trabajadores de todos los países europeos que participan en su construcción.Y fue precisamente ese componente “de cooperación tecnológica y militar” lo que destacó en su discurso el Rey Juan Carlos, y lo que reseño en el suyo el presidente andaluz, Manuel Chaves, al afirmar que el “proyecto común europeo late detrás de esa aeronave”.

El nuevo Airbus militar duplica al hasta ahora mayor de su clase, el Hércules  E130 de 20 toneladas fabricado por la estadounidense Lockheed. Su inmensa bodega de casi cuatro metros de anchura por cuatro de altura será capaz de albergar 120 hombres con todo su equipo, seis vehículos todoterreno, tres carros de combate, dos helicópteros de ataque, o un camión tráiler de 25 toneladas.

Sus cuatro motores autopropulsados de 10.000 caballos de potencia en el eje cada uno le permitirán desarrollar una velocidad de crucero de 700 kilómetros a la hora y, lo que para el sector es más importante, realizar maniobras de las que hasta ahora ningún otro transporte de su tipo era capaz gracias a que puede bajar y subir muy rápidamente. Además, en torno a un 30% del aparato está construido en fibra de carbono, lo último en ingeniería aeronáutica.

Sevilla, la fábrica europea de aviones militares de carga

El Futuro Avión Grande o FAL (Future Large Aircraft), que así se llamaba entonces, nació en diciembre de 1988 con la firma de un protocolo en Toulouse (Francia) que daba fin a una larga contienda entre cinco ciudades (Toulouse, Saint Nazaire, Hamburgo y Bremen) y situaba la cadena de montaje del aeroplano en Sevilla. Diez años después el primer A400M realizará su primer vuelo sobre los cielos andaluces.

Más noticias de Política y Sociedad