Público
Público

El Gobierno actuará contra cualquier 'plan B' de Batasuna

Rubalcaba, "satisfecho" por el fallo del TS sobre Sortu

IÑIGO ADURIZ

El Gobierno está decidido a impedir por todos los medios que la izquierda abertzale radical pueda concurrir a las próximas elecciones del 22 de mayo. Tras la ilegalización de Sortu por parte del Tribunal Supremo, el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró este viernes que el Ejecutivo empleará como “base” la jurisprudencia del Alto Tribunal y del Constitucional sobre esta y otras ilegalizaciones “si es que, como todo parece apuntar”, la ilegalizada Batasuna pretende estar en los comicios “a través de otros mecanismos distintos de la legalización de Sortu”.

Rubalcaba defendió la independencia de las diferentes instituciones judiciales durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Trató así de explicar que la ajustada votación de los magistrados del Supremo para aprobar el auto que impide el registro de Sortu no interferirá en la decisión que adoptará el Tribunal Constitucional al respecto, una vez que los responsables del nuevo partido anunciaran su recurso.

“Yo creo que no tiene nada que ver lo que pase en el Supremo con lo que ocurra en el Constitucional”, insistió el vicepresidente. Aunque incidió en la complementariedad de ambos tribunales a la hora de crear jurisprudencia.

En su opinión, cada uno de ellos ha realizado una aportación “muy coherente en lo que es todo el desarrollo que, en el ámbito de la jurisprudencia, se ha hecho de la Ley de Partidos”. Si se miran todas las sentencias, agregó, “hay una sintonía muy importante entre el Supremo y el Constitucional, que ha sido ratificada por el Tribunal de Estrasburgo”. Entre todos ellos, señaló, “han ido aproximando criterios judiciales muy importantes”.

La ilegalización de Sortu es una buena noticia para el Ejecutivo. Su número dos aseguró que el Gobierno “acata y respeta” el fallo del Supremo, pero también mostró su “satisfacción” porque el Alto Tribunal “ha confirmado la tesis que el Gobierno sostuvo, y que han sostenido en sus demandas la Abogacía del Estado y el fiscal general del Estado”. El vicepresidente primero reconoció que “ha habido cambios” por parte del mundo de la ilegalizada Batasuna, que “ha habido movimientos”. Pero que no son suficientes. “Habrá que esperar a lo que diga la sentencia, pero todo parece indicar que el Supremo entiende que esos cambios son insuficientes”, declaró.

Como cada viernes, Rubalcaba volvió a reiterar qué deberá hacer la izquierda abertzale ilegalizada para ser legal, según el Gobierno. “Sabe que tiene que seguir haciendo cambios hasta que, ante los tribunales, pueda demostrar que no tiene ninguna relación con ETA”.

Se trata de dejar claro “que ha roto fehacientemente” con la organización terrorista, lo cual, en su opinión, “todavía no ha ocurrido, pese a que en sus estatutos, Sortu rechazaba de forma explícita la violencia de ETA”. Preguntado al respecto, Rubalcaba quiso dejar claro la “sintonía” que existe entre él y el lehendakari Patxi López en materia antiterrorista y respecto a la ilegalización de Sortu, a pesar de que este último se limitara a “respetar” la sentencia del Supremo y afirmara en las últimas semanas que el nuevo partido “no es ETA”. “Hablamos todos los días”, destacó el vicepresidente. 

Más noticias de Política y Sociedad