Público
Público

El Gobierno descarta prohibir los anuncios de prostitución

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, aboga por la "autorregulación" de los periódicos, aunque el Consejo de Estado permita que el Ejecutivo prohíba por ley estas ofertas de sexo

ANNA FLOTATS

La lucha del Gobierno contra los anuncios de contactos en la prensa pierde fuerza y se aleja de su objetivo inicial de erradicarlos. Diga lo que diga el Consejo de Estado, que debe detallar las opciones legales para eliminar esta publicidad, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, afirmó la noche del lunes en el programa televisivo Al rojo vivo de La Sexta, que el Ejecutivo no prohibirá las ofertas de comercio sexual.

"Si el informe del Consejo de Estado permite al Gobierno intervenir en este tema, propondremos un mecanismo, si no legal, pactado con los medios, para que desde la autorregulación, este tipo de publicidad vaya desapareciendo poco a poco", explicó.

Jáuregui se escuda en la crisis del sector para no retirar los anuncios

La autorregulación fue la primera vía por la que optó el desaparecido Ministerio de Igualdad para erradicar los anuncios de contactos, tras los que habitualmente se esconden las mafias de trata de personas. La estrategia no cuajó. Sólo Público ha renunciado desde su nacimiento a participar en un negocio que genera 40 millones de euros al año para los periódicos españoles, según calculó una comisión parlamentaria hace cuatro años. La Razón y 20 Minutos tampoco admiten este tipo de publicidad.

No obstante, fuentes del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad insisten en que "no hay ninguna decisión tomada" y que no la habrá "hasta que se conozca el informe del Consejo de Estado", que estaba previsto para finales del año pasado. "La autorregulación es la mejor opción, otra cosa es que sea eficaz", reconocen. Aun así, y a pesar de las declaraciones de Jáuregui, las mismas fuentes insisten: "En Sanidad, no hay intención de desistir".

El departamento que lidera Leire Pajín ya tuvo que negar cualquier atisbo de relajación en la lucha del Gobierno contra este tipo de publicidad en noviembre del año pasado, cuando el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, abogó también por "pactar con los periódicos un horizonte acordado de supresión".

El Ministerio de Sanidad discrepa: «No hay intención de desistir»

El también ministro del Interior, sin embargo, dejaba la puerta abierta a cualquier tipo de medida a la espera del informe del Consejo de Estado. Y ahí está la diferencia con el discurso de Jáuregui, que apuesta por la autorregulación, aunque el Consejo de Estado "permita al Gobierno la intervención en este tema". Fuentes de Presidencia, sin embargo, señalaron a Público que ambos discursos coinciden y que "la opción del Gobierno es trabajar con los medios".

El argumento del ministro de la Presidencia para justificar este paso atrás en la lucha del Gobierno contra los anuncios de contactos, es el mismo que utilizó Rubalcaba hace unos meses: la crisis. "Nosotros la quitaríamos [publicidad de prostitución] mañana. Pero no podemos hacerlo porque producimos una lesión económica a un sector que está en un profundísima crisis", respondió Jáuregui a preguntas de los periodistas.

El Gobierno anunció la intención de acabar con los anuncios de contactos el 15 de julio, durante el debate sobre el estado de la nación en el Congreso. "Deben ser eliminados", sentenció José Luis Rodríguez Zapatero, "porque mientras sigan existiendo, se estará contribuyendo a la normalización de esta actividad [la prostitución]".

El presidente del Gobierno respondía de este modo al portavoz de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, quien anteriormente había pedido al Gobierno que retirase la publicidad institucional de los periódicos que se lucran con los anuncios de relax. La reivindicación de UPN surtió efecto en la Carrera de San Jerónimo, pero no en el Parlamento navarro. Nafarroa Bai, el PSN y CDN tiraron por tierra las intenciones del Ejecutivo autonómico al rechazar una proposición de ley que instaba a todas las administraciones públicas a retirar las ayudas a los medios que obtuvieran financiación con la publicidad de la prostitución.

Los diarios que admiten este tipo de anuncios ingresan unos 150.000 euros al día. Este es, según las ONG y las asociaciones que trabajan por los derechos de las prostitutas, el motor de la "hipocresía" de los medios de comunicación que permiten que las mafias de explotación de mujeres utilicen sus páginas y, al mismo tiempo, denuncien el sometimiento de estas víctimas. Tres grandes operaciones policiales han demostrado, en los últimos meses, que las mafias están detrás de los anuncios sexuales.

Más noticias de Política y Sociedad