Público
Público

El Gobierno minimiza la bofetada de Draghi sobre Bankia

Montoro obvia las declaraciones del presidente del BCE, que dijo que el Ejecutivo de Rajoy había gestionado de la "peor manera posible" la recapitalización de la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, intentó este viernes minimizar la enorme bofetada que ayer el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, propinó al Ejecutivo por la manera en que había manejado la crisis de Bankia. En una comparecencia en calidad de presidente de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), el líder de la autoridad monetaria aseguró que el Gobierno de Mariano Rajoy había gestionado de la 'peor manera posible' la recapitalización de la entidad que, en su última etapa antes de ser nacionalizada, dirigió el exministro del PP Rodrigo Rato.

Preguntado por ello en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Hacienda prefirió echar balones fuera y optó por hacer una crítica velada a los periodistas. 'Yo quiero resaltar las declaraciones del señor Draghi, estas que quedaron ahí detrás', declaró. Aunque Draghi llegó a decir que el Gobierno, en un primer momento, llegó a subestimar la crisis de Bankia, Montoro rehuyó estas palabras y prefirió dar preeminencia a la apuesta de Draghi por la unión bancaria europea. 'Leo, tal, tal y veo que la última declaración del señor Draghi ayer es que está de acuerdo con la unión bancaria. Esto es lo importante', aseveró. 'Lo que le importa al Gobierno es que el BCE está en el proyecto de la unidad bancaria con la seguridad y la fiabilidad que ello aporta', abundó después. Ayer también su compañero de Economía, Luis de Guindos, respondió más rotundo al líder del BCE

Sin abandonar la postura del partido del Gobierno, que durante toda la semana ha intentado bloquear las comparecencias de los gestores, supervisores y responsables políticos de Bankia en el Congreso de los Diputados, Montoro afeó a los socialistas que, ahora que no lideran el Ejecutivo pidan explicaciones con luz y taquígrafos mientras que, cuando ellos gobernaban, las declaraciones sobre el sector financiero se hacían a puerta cerrada en la subcomisión de seguimiento del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). 

El ministro afea al PSOE que quiera cambiar las reglas del juego en la subcomisión de la banca

Así, Montoro se ha mostrado partidario de que lo ocurrido en Bankia se hable, a puerta cerrada, en esta subcomisión. En este órgano comparecerá el próximo jueves, 7 de junio, el subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, pero el PP lo ha cerrado a cal y canto para el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, o los responsables de la crisis de la entidad. Entre ellos, su último presidente, Rato, sobre el que Montoro se ha negado a pronunciarse en la rueda de prensa de este viernes, a través de un informe enviado a los consejeros de la entidad, ha criticado que la recapitalización de Bankia se haga con una 'inyección brutal' de dinero público

De lo dicho por el titular de Hacienda se concluye que ni el PP ni el Gobierno están dispuestos a que se depuren responsabilidades por Bankia. Todo ello, a pesar de que los socialistas cambiaron de planes a última hora y decidieron pedir la comisión de investigación sobre la entidad nacionalizada tras la estrategia de despiste orquestada por el Gobierno. 

En este sentido, Montoro recalcó que Bankia es un banco público solvente, con futuro y que volverá a merecer 'la apuesta de los inversores'. También dijo que tiene total garantía para inversores y depositantes, a los que pidió 'tranquilidad absoluta'.

Juanma Romero | Madrid

Casi sobraría el titular, porque Izquierda Unida, con el aval del BNG, ya tenía planteada desde febrero su petición de creación de una comisión de investigación, mucho antes de la caída de Bankia o de que el Gobierno aprobase su segunda reforma financiera desde que llegó al poder. Ya entonces Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) demandaba que se indagase 'sobre las causas de la crisis financiera y el papel de las entidades financieras, de los reguladores y supervisores y de las entidades asociadas a la burbuja inmobiliaria'. Pero tres veces ha intentado el grupo que la Junta de Portavoces incluyese la solicitud en el orden del día del pleno y tres veces fracasó por el veto del PP. 

Ante ese muro, decidió transformar su demanda en una interpelación urgente al Gobierno que se sustanció este miércoles ante el ministro de Economía, Luis de Guindos. La virtualidad de esta fórmula es que permite al grupo proponente pedir el parecer de la Cámara a través de una moción. Ese texto es lo que presentó hoy en el Congreso el primer portavoz adjunto de Izquierda Plural, José Luis Centella [descargar aquí]. Con su iniciativa, IU quiere forzar a que el PP 'se retrate' expresamente sobre la necesidad de crear una comisión de investigación, sorteando su bloqueo en la Junta de Portavoces. 

La pretensión de IU –y de ahí que sobre el titular– es de sobra conocida: que se investigue todo el sector financiero, yendo mucho más allá del caso Bankia. Que se conozcan las causas y los responsables del desastre financiero, los 'fraudes y abusos' cometidos, los problemas con la fluidez del crédito, el papel de los reguladores y supervisores, la valoración de activos, el tratamiento fiscal de los productos financieros, el rol jugado por las agencias de rating, la estructura legal y regulatoria del mercado inmobiliario o el influjo de los productos derivados. La comisión se compondría de tres diputados por PP y tres de PSOE, dos de Izquierda Plural, dos de CiU y dos del Mixto y uno de UPyD y uno de PNV, y trabajaría durante tres meses. 

Así, el objeto de estudio sería mucho más amplio que el perfilado por el PSOE, que el miércoles, comprobado el bloqueo del PP, decidió presentar su solicitud. Centella se congratuló de que los socialistas hayan resuelto 'por fin' sus dudas y se hayan decidido a registrar la petición. Izquierda Plural apoyará el escrito del PSOE y empezará a hablar con otras fuerzas para que respalden su propia moción consecuencia de la interpelación a De Guindos. El portavoz adelantó, no obstante, que no hay mucho margen para transaccionar su texto.