Público
Público

El Gobierno retocará la ley para proteger mejor a las maltratadas

De la Vega defiende la norma, pero reconoce que no está dando "los resultados esperados" 

PATRICIA RAFAEL, enviada especial

El Gobierno está dispuesto a cambiar aquellos puntos de la Ley de Violencia de Género que no dan los resultados esperados. Para ello, el recién creado Ministerio de Igualdad está preparando un informe para evaluar la eficacia de la norma, aprobada en diciembre de 2004. Así lo afirmó su titular, Bibiana Aído, desde Níger, donde está de viaje oficial con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín. “Si se detecta alguna medida que no funciona y que haya que cambiar, el Gobierno lo hará”, puntualizó Aído.

Durante una rueda de prensa conjunta con la ministra de Asuntos Exteriores de Níger, De La Vega afirmó que sigue creyendo que la ley “es buena”. Tras calificar de hecho “muy grave” el penúltimo asesinato de violencia machista el sábado en Jerez, en el que un hombre con una orden de alejamiento mató a su ex pareja, la vicepresidenta admitió que la normativa “a corto plazo no está dando los resultados esperados”. Por ello, destacó, como la ministra, que si la ley necesita cambios, así se harán.

La evaluación que prepara el Gobierno está prevista en la propia ley, según señalo la vicepresidenta. Cuando esté listo, el estudio se enviará al Congreso, que deberá someterlo a votación. Estará terminado en un tiempo breve, según especificó De la Vega, aunque no concretó una fecha.
Tampoco especificó qué medidas necesitarán un cambio: “Estamos en el proceso de evaluación”, respondió. “Debemos combatir la violencia de género con más atención a las víctimas y más medidas para su protección”, afirmó. Desde que entró en vigor la normativa, sólo Madrid y Baleares disponen de pulseras anti maltratadores, que permiten detectar al instante si el agresor incumple la orden de alejamiento.

En su discurso de investidura, José Luis Rodríguez Zapatero se comprometió a que la primera Conferencia de Presidentes de esta legislatura trataría de forma monográfica sobre la violencia machista. Así lo recordó ayer la vicepresidenta: “El objetivo será plantar cara a la violencia de género”.

 

La segunda jornada de la comitiva española desplazada a Níger tuvo ayer un punto de inflexión. La vicepresidenta del Gobierno y la ministra de Igualdad visitaron, con las españolas que las acompañan, un centro de procesado y selección de chufas, propiedad de un empresario valenciano. Uno de sus capataces se hizo una foto con De La Vega. Tras la instantánea, la vicepresidenta se mostró horrorizada: las mujeres con las que se hizo la fotografía no eran las hijas del hombre, sino sus tres esposas. Polémicas aparte, De la Vega anunció la puesta en marcha de un plan dotado con 60 millones de euros para apoyar a los seis países más pobres de África (Níger, Burkina Fasso, Sierra Leona, Guinea Bissau, Mali y Benin) en su lucha contra la crisis alimentaria y el cambio climático. Tras una reunión en la capital de Níger, Niamey, con ministros de estos países, la vicepresidenta explicó que el plan tendrá tres ejes de actuación de aquí a 2010.

Más noticias de Política y Sociedad