Público
Público

El Gobierno salva las Cuentas gracias a PNV y CC

El PSOE logra sumar 177 votos, uno más de los necesarios para garantizar la aprobación de los Presupuestos // Los vascos se aseguran el blindaje del Concierto económico antes de diciembre 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de meses especulando sobre la debilidad parlamentaria del Gobierno, los socialistas acabaron ayer de un plumazo con cualquier rumor. Unos minutos antes de que a las dos de la tarde terminara el plazo para presentar enmiendas a la totalidad, el PSOE firmaba con PNV y Coalición Canaria (CC) un acuerdo que prácticamente asegura la aprobación de los Presupuestos. El apoyo de los nacionalistas vascos culmina además el proceso de reconcialiación con el PSOE, después de su expulsión del Gobierno autonómico tras las elecciones autonómicas del 1 de marzo.

Los tres partidos suman 177 diputados, uno más que la mayoría absoluta, y suficientes por tanto para hacer frente a la oposición de casi todos las demás fuerzas de la Cámara. Seis partidos registraron ayer sus enmiendas de devolución, en total, 171 votos contra la actual redacción de las Cuentas del Estado.

El PNV centrará sus enmiendas en aumentar los fondos de I+D+i

Garantizar el blindaje

El acuerdo, por supuesto, no es gratuito. El PSOE ha aceptado las tres precondiciones que el PNV puso sobre la mesa para negociar. El portavoz socialista, José Antonio Alonso, se comprometió ayer a acelerar los trámites parlamentarios para que antes del 15 de diciembre quede aprobado el 'mal llamado blindaje del Concierto económico vasco'.

El acuerdo equiparará la protección de las normas tributarias vascas con la que disfrutan las que dictan otras comunidades. Sólo podrán ser recurridas ante el Constitucional. Además, la diputaciones forales ganan la capacidad de impugnar en el Alto Tribunal conflictos con las normativas de otras autonomías.

El Gobierno negociará con la izquierda, pero sólo medidas «realistas»

También hay avances en las otras dos cuestiones planteadas por el PNV. A falta de que se concrete la cifra, el PSOE impulsará el pago a Álava de cerca de 450 millones de euros en concepto de IVA no satisfecho. En caso de que prospere el recurso del Estado ante el Supremo, la Diputación deberá devolverlo. Por último, el Gobierno mantendrá informado a los nacionalistas sobre cualquier avance en la transferencia a Euskadi de las políticas activas de empleo.

El discurso del PSOE fue el de quien da un problema por resuelto. Según Alonso, el apoyo es 'una buena noticia que da vía libre' a las cuentas del Estado y avanza hacia la 'estabilidad'. Su homólogo del PNV, Josu Erkoreka, sin embargo, prefirió no celebrar la piel del oso hasta haberlo cazado. Los nacionalistas no quieren quitar aún la espada de encima de la cabeza socialista. Se reservan el derecho a votar a favor de las enmiendas en caso de que se estanquen las conversaciones. Además, Erkoreka recordó que el acuerdo sólo implica que el PNV se sentará a negociar, no el apoyo incondicional a las Cuentas. 'Hay vocación de acuerdo reconoció pero dependerá del curso que sigan las negociaciones'.

En este sentido, los nacionalistas preparan una batería de enmiendas que tendrán como primer foco un incremento significativo en la I+D+i. 'Si el PNV apoya los Presupuestos, no tengan duda de que ganará el Ministerio de Ciencia y Tecnología', pronosticó el portavoz.

CC cree que el acuerdo permitirá afrontar 2010 con «esperanza»

Mas transigente se mostró la otra pata del trípode. Ana Oramas, portavoz de CC en el Congreso, certificó que las Cuentas del Estado son 'mucho mejores que las de 2009', cuando su partido se opuso. Los canarios cifran en alrededor de mil millones de euros las inversiones arrancadas para el archipiélago.

Entre otras, el acuerdo incluye partidas en atención a menores no acompañados, transporte de mercancías, infraestructuras ferroviarias y turísticas o planes de empleo. Aunque tachó los Presupuestos de 'manifiestamente mejorables', reconoció que una vez enmendados permitán afrontar 2010 con 'cierta esperanza'.

Ajustes fiscales

La negociación, sin embargo, no termina con el acuerdo de ayer a tres bandas. Alonso aseguró que 'seguirá buscando apoyos durante la tramitación'. No en vano, algunas voces dentro del PSOE creen que se debe hacer un esfuerzo para incluir a la izquierda en el acuerdo como guiño a ciertos sectores del electorado.

El principal escollo es, en este caso, la política fiscal. Los socialistas aceptan hacer 'un esfuerzo' en la progresividad, pero siempre con propuestas que sean 'realistas'. Parece descartado por el momento discutir sobre el IRPF de las rentas más altas o el incremento del IVA entre uno y dos puntos. Alonso señaló que 'hay margen de maniobra' en otras medidas, como mantener la deducción de 400 euros para las rentas bajas, que suponen 'unos 1.500 millones de euros', según el portavoz.

El Gobierno, en cambio, reducía esa misma mañana las expectativas de que cristalice ese gesto a la izquierda. El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, descartó en una rueda de prensa posterior que, 'por el momento', esté sobre la mesa la posibilidad de convertir la medida en un factor de progresividad fiscal.

 

Más noticias en Política y Sociedad