Público
Público

Guerra Civil El Ayuntamiento de Madrid expropiará la casa que inmortalizó Capa para convertirla en un centro cultural 

Además se procederá el realojo de las familias que ocupan las 12 viviendas del inmueble construido sobre una parcela de 495 metros cuadrados de superficie en el barrio de Entrevías (distrito de Puente de Vallecas). 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Robert Capa Los niños juegan ajenos al horror de la guerra ante la fachada destrozada por la metralla del número 10 de la calle Peironcely, November-December 1936 ©International Center of Photography/Magnum Photos

La casa del número 10 de la calle Peironcely, inmortalizada por el fotógrafo Robert Capa durante la Guerra Civil, será expropiada por el Ayuntamiento de Madrid por un importe cercano a los 500.000 euros para albergar "un equipamiento cultural".

Así lo ha anunciado el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, tras aprobar hoy la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para catalogar ese inmueble con nivel 2 grado estructural.

El Ayuntamiento "expropiará el conjunto y procederá al realojo de las familias que ocupan las 12 viviendas del inmueble" construido sobre una parcela de 495 metros cuadrados de superficie en el barrio de Entrevías del distrito de Puente de Vallecas.

Calvo ha anunciado que pretende llevar al pleno "antes de finales de año" esta aprobación provisional de la modificación del PGOU y "después la Comunidad tendrá que aprobarlo aproximadamente en un plazo de 4 meses".

A su juicio, la Comunidad "podría haber asumido un papel protagonista porque podría haberlo declarado bien de interés cultural (BIC)", ya que esta casa "tiene un valor simbólico" como recuerdo de la Guerra Civil.

Según explica el Consistorio en un comunicado, es la primera vez que en Madrid se protege una edificación y se incorpora al Catálogo de Elementos Protegidos del PGOU, atendiendo a "su valor inmaterial y como testimonio de la memoria histórica".

El edificio, de una sola planta sobre rasante, ocupa toda la parcela a excepción de dos estrechos espacios libres que sirven para acceder a las viviendas desde el interior del edificio.

El edificio, construido en 1927, sufrió importantes daños durante la guerra, por lo  se han realizado numerosas intervenciones a lo largo de los años que, entre otros extremos, han eliminado las señales de metralla en las fachadas, explica Urbanismo.

El grado de catalogación que se le asigna supone que "se conservará la volumetría de la edificación y sus elementos arquitectónicos más destacados y que podrán desarrollarse obras en su interior en las zonas de menor relevancia constructiva".