Público
Público

Guindos: "Iremos tomando medidas para reducir la prima de riesgo"

El Gobierno avanza nuevos ajustes para calmar a los mercados, pero no concreta cuáles. El ministro lanza un "mensaje de tranquilidad" y achaca las turbulencias a la proximidad de las elecciones griegas. El ministro de Economía i

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mañana de absoluta locura en el Congreso. No por lo que se discutía en el hemiciclo –se debatía y votaba un decreto y un proyecto ley–, sino por lo que estaba sucediendo fuera. Las noticias no podían ser peores: prima de riesgo desbocadísima, intereses récord, calificación de la deuda española a un paso del bono basura. Cóctel totalmente explosivo al que el Gobierno sólo contestó con una escueta declaración de menos de dos minutos de reloj por boca del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

'En estos momentos, estamos viviendo una situación de volatilidad, de tensión. Esta semana es complicada por las elecciones griegas [de este domingo] y evidentemente, el Gobierno es consciente de esta situación', comenzó a explicar ante una legión de periodistas en el patio de la Cámara baja. De inmediato enlazó con el 'mensaje de tranquilidad' que se esperaba del Ejecutivo en un día tan complicado como hoy, todavía más cerca del abismo: 'Sabemos que tenemos el apoyo de todos nuestros socios de la unión monetaria, y ese es el mensaje fundamental. Un mensaje de unión que se va a reafirmar en la reunión del G-20' de la próxima semana en Los Cabos (México).

De Guindos se refirió someramente al rescate de la banca española que pidió España el sábado y del que no se acaban de fiar los mercados: 'Hemos tenido todo el refuerzo de nuestros socios el pasado fin de semana, como también lo hemos tenido esta misma mañana'. Aludía el ministro a las declaraciones de Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos, que se manifestó partidario de 'proceder con celeridad y prontitud' a fijar las condiciones de la ayuda financiera, que se ceñirán a la banca.

Rajoy no dijo nada y replicó 'gracias' a la prensa que le preguntaba

Para abundar en ese 'mensaje de tranquilidad', que repitió en varias ocasiones, prometió más reformas a los mercados, casi en implícita respuesta al Banco Central Europeo: 'El Gobierno está encima de los asuntos y está tomando medidas y las va a seguir tomando, y lo va a hacer no sólo en función de la prima de riesgo, sino en función de los intereses de España y de la zona euro'. En ningún momento concretó cuáles serían esas medidas. Se le preguntó, además, si era sostenible un diferencial tan elevado. Se copió a sí mismo: 'No, no es mantenible [sic] en el tiempo, ya lo he dicho más veces'. Y remachó con la garantía de ajustes: 'Estoy convencido de que iremos tomando medidas que irán reduciendo la prima en los próximos días y semanas'. 'Tenemos una ruta desde el punto de vista de lo que es la política económica y las medidas que hay que tomar', reiteró, para rehuir la imagen de descoordinación y desconcierto ante la opinión pública y ante la UE. 

De Guindos hablaba así a la salida de una larga mañana de reunión del Gobierno. Primero, de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos que lideró Mariano Rajoy, a la que sucedió un cónclave del núcleo duro del Gabinete: el presidente y su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría; los titulares de Economía y Hacienda, De Guindos y Cristóbal Montoro, y el director de la Oficina Económica de la Moncloa, Álvaro Nadal.

El Ejecutivo asume que un diferencial tan alto 'no es 'mantenible''

Sólo el ministro de Economía habló ante la prensa. Rajoy, pasadas las dos de la tarde, enfiló hacia su coche raudo y contestó únicamente 'gracias' a los periodistas que le preguntaban. Sáenz de Santamaría abandonó a pie el Congreso con su equipo de confianza –su secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, y su jefa de Gabinete, María González Pico–. Tampoco dijo nada.

Desde el Gobierno quitaban importancia a la reunión. Subrayaban que ocurrió 'lo que suele suceder siempre': tras la Comisión Delegada siguen los despachos de Rajoy con miembros del Gabinete. La vistosidad de hoy obedecía a que se hacía en un lugar con los focos permanentemente presentes, el Congreso –y no en la Moncloa–, y en un contexto tremendamente delicado. 'Pero no es gabinete de crisis ni nada por el estilo', recalcaban fuentes gubernamentales. 

Que saliera De Guindos a hacer una pequeña declaración, casi a las dos de tarde, no era casual. El pleno había acabado dos horas antes y los periodistas preguntaron al propio presidente. Rajoy salió del hemiciclo casi en estampida, sin abrir la boca. Igual que hicieron los ministros. Nadie contestaba. De modo que no quedaba otra que esperar a que concluyera la cita para intentar recabar un mínimo mensaje del Ejecutivo. Al final, fue al titular de Economía al que el Ejecutivo lanzó. Como sucedió el sábado, cuando España pidió el auxilio de sus socios europeos.

Antes de que se pronunciara el Ejecutivo, terciaron los portavoces de la oposición. El PSOE graduó su tono de crítica, ofreciendo su apoyo al Ejecutivo pero al mismo tiempo instándole a que actúe y se explique. En definitiva, que gobierne, 'ante la clamorosa ausencia de Gobierno' en un momento tan 'difícil' para España, en el que debe dar cuentas 'cada día' de qué hace, le recordó Alfredo Pérez Rubalcaba en la sede de su partido, informa Efe. 

El PSOE pide a Rajoy que actúe 'ante la clamorosa ausencia de Gobierno'

Según el líder de los socialistas, no es el tiempo de afilar cuchillos y verter todas las críticas posibles a la 'desastrosa' gestión del Ejecutivo. El PSOE, dijo, no desea insistir 'tanto en el desastre, que tiempo habrá de discutirlo en el Parlamento', sino en la idea de que el Gobierno tiene que ponerse a gobernar.

A Bruselas Rubalcaba le pidió que se deje también de 'retóricas'. 'Tiene que tomarse esto definitivamente en serio', sostuvo, 'y mandar un mensaje de que Europa tiene un plan para crecer, porque los mercados saben que sólo se pagarán deudas si hay crecimiento'.  'No me cuesta nada decir hoy que es verdad que cuando Rajoy dice que el BCE tiene que actuar, tiene toda la razón. Tiene razón España al pedir que el BCE tiene que actuar para que quede claro que está dispuesto a defender el euro', añadió.

'La Moncloa no controla la economía de este país', asegura Lara

Josep Antoni Duran i Lleida, portavoz de CiU, también apremió a la UE a tomar decisiones. Y no 'en tres meses', como afirmó Christine Lagarde, directora gerente del FMI, esta semana, sino mucho antes. 'Estamos en una situación de emergencia, y el euro también tiene una situación de emergencia. En estas próximas semanas Europa tiene que tomar decisiones irreversiblemente para el euro no se convierta en una pesadilla definitiva'. Por su parte, España 'debe seguir haciendo sus deberes', sin que el Ejecutivo 'o que tiene que hacer España 'es seguir haciendo sus deberes', sin que el Gobierno 'baje el ritmo, porque lo ha bajado'.

El PNV también entiende que las turbulencias en los mercados se deben a que Europa 'no cree en sí misma' y no pone todos los instrumentos que tiene a su disposición para frenar la especulación con las deudas soberanas. Josu Erkoreka anotó al Ejecutivo el 'error' de defender el rescate bancario de modo 'hiperoptimista'. Para Cayo Lara, coordinador de IU, la solución pasaría por lo que siempre ha propuesto: que el Banco Central Europeo preste directamente a los Estados a un tipo de interés bajo y también que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) ponga en marcha un plan Marshall que active la economía productiva. Pero el Gobierno, para la federación, tiene mucha culpa: 'No puede mentir un día sí y otro también, porque trasciende al exterior. Se tiene que decir la verdad y el presidente no lo está haciendo'. Más aún: 'La Moncloa –reiteró– no controla la economía de este país'. Lara reconoció que cada día que pasa es 'de más máxima emergencia', por lo que exigió alternativas para paliar una situación ya 'insostenible, insoportable'. 

Los conservadores estaban hoy muy interesados en que calase otro mensaje distinto. Este: su petición para que dimita el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia. La ofensiva llegó desde varios frentes: desde el portavoz adjunto del Congreso Rafael Hernando, hasta el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pasando por el eurodiputado Carlos Iturgaiz. Sin embargo, la Moncloa no pidió tal cosa. Toda la polémica venía al hilo de unas declaraciones del comisario de ayer miércoles, cuando afirmó que no había que descartar la liquidación de entidades bancarias no sistémicas en España

'Almunia representa a España en una alta institución europea, lo cual exige una enorme responsabilidad. Y Almunia, lejos de respaldar la acción de su país, está haciendo justo lo contrario. Es una actitud claramente irresponsable –martilleó Hernando–. Lo que deseo es que Almunia se dé cuenta de que tiene que estar a la altura de su responsabilidad y si no está dispuesto a aceptarla, es mucho mejor que coja las maletas y se venga a Madrid a ejercer de jefe de la oposición'. El portavoz adjunto del PP en la Cámara baja recriminó al comisario que cree 'incertidumbre y pánico'. ¿Pero ha sido él el culpable de que la prima se haya disparado hoy? 'Hay muchas cosas que intervienen. Pero estarán conmigo –dijo a los periodistas en el patio de la Cámara– en que estas declaraciones no benefician nada a la confianza de los mercados y de los ciudadanos'. 

Hernando tuvo mucho cuidado en delimitar la autoría de la petición: partía del 'Grupo Popular', recalcó, pese a que se le preguntó si le respaldaba el Gobierno. Público inquirió a la Moncloa. Pregunta pertinente por cuanto mañana viernes Rajoy se reúne con el comisario europeo de Competencia antes del Consejo de Ministros, a las nueve de la mañana. 'No entramos en el tema de la dimisión ni debemos entrar', señalaron fuentes gubernamentales. Desde el Grupo Popular reconocieron que el PP había orquestado esa ofensiva para 'empujar', para tirar de las orejas a Almunia antes de la entrevista y reconvenirle, para decir lo que el Gobierno no puede decir. Y menos Rajoy. No pudo recabarse la opinión de Luis de Guindos. Sólo dejó que le hiciesen una pregunta en su breve declaración ante los medios. 

El comisario no hace 'comentarios'

Conocida la estrategia de acoso y derribo, Efe preguntó a Almunia a través de su portavoz, Antoine Colombani. 'No vamos a hacer ningún comentario por ahora', replicó. 

En el PSOE no salían de su asombro. Y manifestaron su indignación desde distintos frentes. Rubalcaba afirmó que el PSOE está siendo 'mucho más responsable' en la crisis que el PP. Después, fuentes del partido añadieron que 'buscar culpables' en un día 'como hoy' era algo 'patético e irresponsable'. 'Almunia no hace más que cumplir con su papel, y también lo hacía cuando nosotros estábamos en el Gobierno' y hacía declaraciones incómodas. Por su cuenta oficial de Twitter, los socialistas sugirieron a Hernando que pidiera la dimisión también de Francisco González, presidente de BBVA, quien hoy coincidió con el comisario y apuntó que 'las cajas no viables tendrán que desaparecer'. Cayo Lara, por su parte, atribuyó el requerimiento del PP a una única razón: 'Es una cortina de humo para esconder la realidad'. Que se vaya Almunia 'no puede resolver los problemas dramáticos de la economía española', sancionó el coordinador de IU.