Público
Público

ICV promueve un debate en la izquierda al margen de IU

Los ecosocialistas crearán una fundación con otros partidos verdes y nacionalistas de izquierdas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La hondura de la crisis económica y la desafección hacia el PSOE han impulsado el debate en el seno de la izquierda ecosocialista y plurinacional. Hace falta explorar salidas y soluciones, y a eso se quiere comprometer Iniciativa per Catalunya Verds (ICV). El partido liderado por Joan Saura y Joan Herrera piensa promover antes de abril, y nunca en solitario, la constitución de una fundación política. Busca abrir así 'un espacio de reflexión' que nadie se atreve a decir aún en qué desembocará, según confirmaron a Público altos dirigentes de la formación. El proceso discurrirá al margen de la refundación de IU, sin entrar en conflicto con ella, sin interferencias.

ICV desea articular 'un marco estable de coordinación' con los grupos que se mueven en su ámbito, 'para hablar de políticas del siglo XXI'. Grupos con los que tiene una relación 'preferente y fluida' desde hace años: Chunta Aragonesista, Aralar, Nueva Canarias, Verdes, Partit Socialista de Mallorca o Iniciativa del Poble Valencià –partido escindido de IU en 2008–. La idea germinó en una reunión celebrada el pasado 9 de enero en Barcelona entre representantes de algunos de esos partidos.

De momento, no se prevé sumar a la fundación a grupos enteros, sino a personas concretas. Tampoco se excluye que puedan participar miembros de IU, pero no es su prioridad. El proceso puede morir en la constitución de la fundación, 'sin ir a más', o crecer hasta alumbrar 'algo nuevo extramuros de IU'. ICV rehúsa aventurar el final. Es muy arriesgado. El partido, insisten todos los cuadros consultados, 'no va a fomentar, ni impulsar, ni forzar, ni liderar una marca estatal en el futuro', distinta a la de IU. 'No podemos crear una realidad artificial, de laboratorio. Sería un fracaso'.

Los ecosocialistas se dicen escarmentados de la operación que promovieron en las autonómicas y municipales de 2003, cuando lanzaron al verde José María Mendiluce a competir contra IU por la alcaldía de Madrid. 'Construir desde Catalunya una formación en contradicción con IU es una operación abocada al fracaso'. Otro dirigente se expresa en términos similares: 'No queremos líos con IU, ni muchísimo menos. No se va a alentar desde Catalunya ninguna plataforma estatal que compita con la de Cayo Lara'.

La precaución tiene su lógica. El terreno es delicado. De cristal. Un paso en falso, aducen en ICV, puede ser fatal, porque se resquebrajaría la alianza electoral y parlamentaria con IU. De ahí que las conversaciones informales se hayan conducido con sigilo, para ahuyentar malentendidos.

Los ecosocialistas, acompañados de otros grupos, se embarcarán por tanto en una reflexión sobre el hueco y las oportunidades de la izquierda en un momento complicado, con un capitalismo tocado, pero no hundido, un Gobierno socialista 'errático' y una derecha que se despega en las encuestas. Como justifica un máximo responsable del partido, 'la izquierda se está moviendo'. Un camino es el que ha tomado IU, con su refundación, y otro distinto, independiente, es el que se anima desde otros sectores de la izquierda del PSOE.



Miembros de IU Abierta, el ala heredera de Gaspar Llamazares, se confiesan 'simplemente informados', a través de contactos 'informales', de la estrategia que impulsa ICV, entre otros.

De inmediato lanzan el aviso: 'Lo entendemos, pero no lo compartimos. No somos partícipes ni impulsores de ese proyecto. Nuestro espacio es y será IU', zanjan fuentes próximas a Inés Sabanés, la líder de este sector.

De hecho, los gasparistas esperan registrar la semana próxima una asociación, el Foro por la Participación Social, como adelantó este diario a finales de noviembre. Servirá de punto de encuentro de expertos, intelectuales, sindicalistas y movimientos sociales, con la idea de 'alimentar el debate' y nutrir de ideas a la nueva IU.

El proceso de refundación de IU se desenvuelve con mayor lentitud. Se prevé que culmine en una asamblea este otoño. Pero además asoman las dudas, como se evidenció el pasado sábado en el Consejo Político, cuando las minorías de la federación (un 30%) se abstuvieron en la votación de la hoja de ruta de la refundación. Aquello se interpretó como un 'toque de atención' hacia el coordinador y su secretario de Organización, Miguel Reneses. Los gasparistas censuraron que se esté preparando una refundación 'alicorta y poco ambiciosa'.

ICV sigue de cerca el debate en su aliado electoral. No se ha pronunciado públicamente. Ni lo hará. Pero de puertas para adentro, la cúpula ecosocialista observa con 'pesimismo' cómo se está pilotando el proceso.

 

Que ICV sigue buscando una marca hermana estatal no es nuevo. Un mes después de las elecciones generales de 2008, el propio Joan Herrera, diputado en el Congreso y hoy secretario general del partido, lo reconoció en una entrevista en ‘Público’: “Nos hace falta un referente homologable a ICV en toda España”, declaró.

Y no es fácil. Los ecosocialistas intentaron ya en 2003 exportar su proyecto, cuando ofrecieron al eurodiputado de Los Verdes José María Mendiluce concurrir por la alcaldía de Madrid. IU presentó por segunda vez a Inés Sabanés. La federación ganó la batalla: 123.000 votos (7,2%) frente a los 26.000 (1,5%) de Mendiluce. “Acabamos escaldados aquella vez, así que no vamos a repetir el experimento”, sentencia un máximo dirigente de ICV. Es decir, si se planteara una eventual alternativa a IU, tendría que emerger de comunidades potentes como Madrid o Andalucía. No desde Catalunya y no alentada por ICV. 

Gaspar Llamazares, en sus ocho años de mandato al frente de IU, restableció las relaciones con los ecosocialistas, rotas en los tiempos de Julio Anguita, e intentó modernizar la federación, adaptando la experiencia de ICV. Pero su opción perdió en la IX Asamblea Federal, en 2008. Hoy, las relaciones IU-ICV son tensas.