Público
Público

Igualdad La Justicia mantiene la suspensión de repetir las pruebas de acceso al Ejército por el caso de las mujeres tatuadas

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid entiende que repetir los exámenes cuando el proceso de selección ya está en marcha podría causar un perjuicio a aquellos aspirantes que se presentaron a la primera convocatoria.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Detalle del tatuaje de Estela Martín, opositora a psicóloga militar, por el que fue descartada. | Público

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha acordado mantener la suspensión cautelar de la repetición de las pruebas de acceso al Ejército en la especialidad de Psicología que el Ministerio de Defensa ordenó repetir para incluir a dos mujeres que fueron excluidas por tener tatuajes.

La Sala entiende que repetir los exámenes cuando el proceso de selección ya está en marcha podría causar un perjuicio a aquellos aspirantes que se presentaron a la primera convocatoria y que creen haber aprobado y también para la Administración, que se encontraría con dos listas diferentes de candidatos aptos.

Por ello, suspende cautelarmente la repetición de las pruebas hasta que se resuelvan los recursos que presentaron dos candidatas a la decisión de Defensa de volver a convocar el proceso de selección de siete aspirantes a militar de carrera, en la especialidad médica de Psicología.

El tribunal entiende que si estas dos recurrentes se vieran obligadas a someterse "nuevamente a esas pruebas que creían ya superadas, quedarían a expensas de su incierto resultado, obligando además a un gran esfuerzo, sacrificio y sufrimiento, difícilmente compensables".

Sin embargo, la suspensión de los exámenes hasta la resolución definitiva de los recursos "no generará perjuicios de relevancia para la Administración, toda vez que el referido proceso de selección afecta a la incorporación de sólo siete alumnos al Cuerpo Militar de Sanidad".

Evitar duplicidades

Con su decisión, el tribunal intenta evitar una "hipotética situación de duplicidad" que se produciría si se mantiene la segunda convocatoria, que estaba prevista para hoy.

De esta forma, se impide "una situación de difícil solución jurídica, con un alto sentido de frustración para los aspirantes afectados" y que causaría "un grave perjuicio al interés público".

Las resoluciones, que pueden ser recurridas en reposición sobre la misma Sala en un plazo de cinco días, son solo medidas cautelares en tanto que los magistrados aún no han entrado en el fondo del asunto.

Defensa tomó la decisión de readmitir en el proceso selectivo a las dos mujeres que fueron previamente excluidas el pasado 18 de julio.

Días después, el 8 de agosto, la Sala de Vacaciones de lo Contencioso Administrativo del TSJM ya suspendió cautelarmente y con carácter de urgencia la repetición del proceso y ahora vuelve a mantener su criterio.

Defensa esperará a la resolución de los recursos

Por su parte, y como consecuencia, el Ministerio de Defensa ha suspendido la oposición hasta que los tribunales se pronuncien sobre el caso.

Según afirma Defensa en un comunicado, "en una situación de conflicto como ésta es mejor que resuelvan los tribunales" con el fin de "garantizar los derechos y legítimas expectativas de todos los opositores".

El ministerio valora la suspensión de las pruebas de acceso como "instrumento para la mejor protección de los derechos de todos los opositores y para preservar sus legítimas expectativas de acceso a la carrera militar".

El departamento que encabeza Robles ve necesario proteger "tanto el derecho a la igualdad y no discriminación por razón de sexo, como los principios de neutralidad, objetividad, concurrencia competitiva, mérito y capacidad en el acceso a la función pública", añade la nota.

En el caso de que se estimasen los dos recursos contra la nueva convocatoria, las dos mujeres que fueron excluidas por llevar tatuajes se quedarían definitivamente fuera del proceso de selección.

Más noticias en Política y Sociedad