Público
Público

Igualdad Los siete mejores aspirantes a psicólogo militar protestan por la repetición de las pruebas para incluir a mujeres tatuadas

Acariciaban ya las codiciadas plazas, pero el recurso de Estela Martín por su tatuaje en el empeine a Defensa a anunciar la repetición de unas pruebas, que ya habían aprobado, para evitar una discriminación. Seis mujeres y un hombre que habían obtenido las mejores notas en la oposición ruegan a la ministra Margarita Robles que se les guarden las calificaciones. defensa confirma a Público que "se está ultimando la planificación del calendario de las nuevas pruebas y está previsto que a principios de la semana que viene se publique en el portal de reclutamiento".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres de las aspirantes a psicólogo militar que aprobaron con nota suficiente para obtener plaza acuden al Ministerio de Defensa para defender sus derechos. Plataforma Defendiendo 7 Plazas

El caso de Estela Martín, aspirante a psicóloga militar que fue excluida en las pruebas físicas de la oposición por llevar un tatuaje en el empeine —visible sólo en uniforme con falda— provocó que el Ministerio de Defensa decidiera repetir tres de las pruebas de ingreso para garantizar la igualdad. Ahora, siete aspirantes (seis mujeres y un hombre) que habían aprobado y estaban en mejor situación para acceder a las plazas protestan agraviados por una situación, cuando menos paradójica: esta repetición para respetar la igualdad entre géneros perjudica, de hecho, a seis féminas.

Los afectados, que han creado una plataforma llamada “Defendiendo 7 Plazas”, exigen “que se mantenga la validez de todo lo actuado, y que se busquen otras soluciones que no supongan para nosotros un perjuicio irreparable y una transgresión de la seguridad jurídica, y los principios de acceso a la función pública de igualdad, mérito y capacidad”.

Su portavoz, Francisco J. Tapia, amigo de una de las aspirantes que se han visto perjudicadas por la decisión de Defensa, ha confirmado a este diario que “el estado de ánimo de los siete es muy malo, están angustiados y se ven casi incapaces de volver a pasar por un proceso de selección por el que lo han dado todos”.

Tal es el caso de Ana Zamora, una de las aspirantes afectadas. Ella ha aprobado y contaba, al menos hasta el pasado viernes, con que una de las plazas era suya, que la había ganado. Ahora se ve incapaz de volver a alcanzar el nivel que obtuvo en las pruebas realizadas por la “desesperante situación emocional, cognitiva y motivacional” en la que se encuentra ella y sus compañeros opositores que aprobaron.

Por ese motivo, ha enviado una carta a la ministra Margarita Robles (magistrada de carrera) en la que apela a su condición de mujer y de opositora para que tenga en cuenta sus reivindicaciones. “¿Es capaz de imaginar que fuera su examen [de oposición al cuerpo judicial], aquel que le llevó hasta donde hoy se encuentra, el que hubiera sido invalidado?”, le pregunta directamente.

"Ya hemos ganado nuestra plaza"

Los aspirantes afirman que las plazas eran virtualmente suyas, visto el resultado del sumatorio final de las calificaciones de las diferentes pruebas de la oposición, publicadas en un sitio web habilitado por el propio Ministerio para este fin.

“A la espera de la publicación definitiva de asignación de plazas, que en el calendario provisional oficial de la mencionada web estaba prevista para el 20 de julio, agotado el tiempo marcado de tres días para presentar recursos de aspirantes en disconformidad, y después de hacer el sumatorio, siete opositores (un hombre y seis mujeres) ya habían conseguido la plaza por la que tanto habían luchado con todo su esfuerzo y sacrificio durante años de preparación”, afirma este colectivo en una nota distribuida a medios.

Sin embargo, el pasado viernes Defensa no publicó la lista definitiva de asignación de plazas sino una nota informativa en la que anunciaba la repetición de todas las pruebas menos las físicas. Los siete opositores vieron cómo se esfumaban sus fundadas esperanzas de obtener los puestos por los que se habían preparado.

“Consideramos que ya hemos ganado nuestra plaza”, afirman, y por tanto solicitan “que se mantenga la validez de todo lo actuado”. “Que se busquen otras soluciones que no supongan para nosotros un perjuicio irreparable y una transgresión de la seguridad jurídica, y los principios de acceso a la función pública de igualdad, mérito y capacidad”, concluyen.

A preguntas de Público, desde el Ministerio de Defensa afirman que "se está ultimando la planificación del calendario de las nuevas pruebas y está previsto que a principios de la semana que viene se publique en el portal de reclutamiento". Por otro lado, fuentes oficiales aseguran que "el Ministerio ha tenido en cuenta los derechos de todos los aspirantes que están participando en el proceso selectivo".