Público
Público

IU afronta la consulta en Andalucía convencida del apoyo de sus bases

6.000 militantes deberán ratificar este martes el pacto de gobierno con los socialistas en la Junta. Ha sido clave el apoyo del PCE, mayoritario en la federación andaluza

JUANMA ROMERO

Todo referéndum entraña sus riesgos... pero en esta ocasión parece que todo está más que controlado. Izquierda Unida Andalucía pregunta hoy martes a sus 6.000 militantes si están de acuerdo en entrar en el Gobierno de la Junta, opción defendida con fuerza, y sin rodeos, por la propia dirección. Y, según coinciden todas las fuentes consultadas,  las bases se avendrán a lo propuesto por la cúpula. Así, se quemaría otra de las fases claves para la configuración del próximo Ejecutivo regional. 

Tras la escenificación del apoyo del aparato de IU el viernes, este domingo se alcanzó otro mojón capital: el respaldo del Comité Central del Partido Comunista de Andalucía (PCA) a la alternativa de integrarse en el Gabinete liderado por José Antonio Griñán por una amplísima mayoría (55 votos a favor, uno en contra y ocho abstenciones). Y ese aval no es ni mucho menos menor, ya que el PCE es mayoritario dentro de IU Andalucía.

El secretario general del partido, José Manuel Mariscal, defendió a las claras la alianza de gobierno con el PSOE. Cierto era, dijo, que esa no era la opción en la que muchos dentro de IU creían al comienzo de las negociaciones con los socialistas, pero ahora estimaba, también como muchos en la federación, que esa solución hoy "es la mejor", máxime viendo el espíritu y la letra del acuerdo programático, claramente empapado de la izquierda. "No podemos dejar al PSOE solo en el Gobierno –afirmó–, porque de hacerlo seguramente pactarán con IU las cositas y dejaremos abierta la vía para que los socialistas acuerden con el PP las grandes políticas económicas, y entonces no nos podremos quejar".

Izquierda Abierta se inclina también por entrar en el Ejecutivo, la CUT boicotea la consulta

No sólo pesa, y muchísimo, el apoyo del PCA. También otra de las minorías de IU, Izquierda Abierta –el brazo afín a Gaspar Llamazares–, se inclina "mayoritariamente" por el pacto de gobierno. Los terceros en discordia, el Colectivo de Unidad de Trabajadores (CUT-BAI), la facción jornalera liderada por Juan Manuel Sánchez Gordillo, se opone frontalmente a todo acuerdo con los socialistas. Sin embargo, pese al ruido, su posición no será decisiva. Desde luego, no dentro de IU, ya que la CUT controla sólo a unos 800 afiliados del total de 6.000. Y tampoco dentro del Parlamento, ya que el solitario voto discrepante de Gordillo no puede frenar la acción de gobierno de IU y PSOE, ya que ambas fuerzas suman 59 escaños, cuatro arriba de la mayoría absoluta. Gordillo es partidario de avalar sólo la investidura de Griñán para pasar luego a la oposición. La CUT, que ha tachado el referéndum oficial de "plebiscito a la dirección", celebrará hoy una consulta alternativa, paralela a la de la dirección. "Se le ha dado la oportunidad de participar en esta consulta y, si no lo hace, es su responsabilidad", señaló ayer Diego Valderas, el coordinador andaluz de IU, reflejando en cierta medida el hastío de la federación hacia las estridencias del alcalde de Marinaleda (Sevilla). 

"La gente de la calle nos ha presionado mucho para que entremos en el Gobierno. Nos decían que no tenía sentido firmar un acuerdo amplio y pasar a la oposición y ahora mismo, muchos dirigentes también tienen menos miedo", aseveraba ayer por la tarde José Luis Centella, diputado nacional, uno de los miembros de la comisión negociadora y puntal clave de Mariscal. Otros responsables de IU Andalucía y del equipo federal que rodea a Cayo Lara ratifican la misma sensación: que las bases refrendarán las tesis de la cúpula, y para lograrlo ha desplegado una intensa campaña en los últimos días. Nadie se atreve a adelantar cifras de respaldo, pero todos los dirigentes consultados auguran que, "salvo sorpresas, será muy mayoritario".  Madrid observa todo el proceso con atención, y se dice satisfecha por cómo se están conduciendo las cosas, a años luz de cómo se encarrilaron en Extremadura el año pasado

Se da por descontado que Valderas ocupará la Vicepresidencia

Los 6.000 afiliados podrán votar mañana de 18 a 21 horas en las 400 asambleas de la federación en la comunidad. Deberán marcar, primero, si están conformes con el Acuerdo por Andalucía y, en segundo término, responder cómo creen que se materializa mejor la consecución del mismo, si mediante un pacto de legislatura o a través de un Ejecutivo de coalición. Los resultados se conocerán hoy a última hora de la noche o, si se cumple el timing oficial, mañana miércoles al mediodía. 

Superado el trance del referéndum, PSOE e IU entrarán en la tercera fase: la investidura de Griñán –prevista para la próxima semana– y la formación de Gobierno. Se da por descontado que Valderas ocupará la Vicepresidencia y una Consejería.  La federación podría recibir otras tres carteras, dependiendo del número de departamentos que diseñe el presidente de la Junta. Hoy son 13.

Más noticias