Público
Público

IU exige que Azaña regrese a la zona de honor del Congreso

Llamazares e Izquierda Republicana pedirán a la Mesa de la Cámara que revierta su acuerdo del pasado mayo y devuelva el busto del último presidente republicano al vestíbulo de Isabel II

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La decisión iba a levantar sarpullido seguro. Izquierda Unida no podía digerir sin más el acuerdo de la Mesa del Congreso de desterrar a una zona de tránsito de la Cámara el busto de Manuel Azaña. Y no lo ha hecho. Va a protestar oficialmente y va a intentar que esa resolución se revierta.

La noticia se conoció este martes. Gaspar Llamazares, diputado de IU, advirtió de que la escultura de Azaña, el último presidente de la II República, había cambiado de ubicación. Ya no estaba en la zona de honor de la Cámara baja, en el vestíbulo de Isabel II, la estancia que enfila la Puerta de los Leones hacia el hemiciclo.  Ahora se halla en el hall de la ampliación III del Congreso, en el llamado patio de operaciones, al otro lado de la carrera de San Jerónimo. Un inmueble imponente, espacioso, con paredes revestidas de mármol, sí, pero sin la historia, el lustre y la prestancia de que goza el área de Palacio.

La Cámara trasladó el busto para llevarlo junto a uno nuevo de Alcalá-Zamora

Fue José Bono quien, en los últimos días de su mandato como presidente del Congreso, determinó reservar un enclave 'preferente' al busto y su peana que había donado a la Cámara Izquierda Republicana (IR), partido fundado por Azaña en 1934 y que hoy está integrado en IU. Fruto de su empeño, y de las gestiones que hizo Llamazares para la cesión, el conjunto escultórico, de casi 400 kilos, se situó en el vestíbulo principal del Palacio, frente a la figura de cuerpo entero y de mármol blanco de Isabel II. Los dos habían sido jefes de Estado, dijo Bono aquel 28 de noviembre de 2011, los dos habían muerto en el exilio y cada uno representaba una forma distinta de regir el país. El presidente, viéndose el percal, advirtió entonces contra la tentación de 'exiliar otra vez a Azaña por los motivos que se quieran inventar'. Casi fue una premonición. Menos de un mes más tarde, los servicios técnicos de la Cámara sacaron la efigie de allí para despejar el hall de gala con motivo de la solemne apertura de la X Legislatura. El PSOE se quejó porque la Mesa no había pinchado ni cortado y a las 24 horas Azaña retornó a su lugar de honor.

El pasado 8 de mayo, los tres partidos representados en el órgano rector de la Cámara baja (PP, PSOE y CiU) acordaron desplazar la figura de piedra noble. La justificación, según explicaron el martes fuentes oficiales, es esta: pronto llegará una escultura de Niceto Alcalá-Zamora. La efigia la dona esta vez el Ayuntamiento de Priego (Córdoba), la localidad natal del primer presidente de la II República. Ambos, Azaña y Alcalá-Zamora –más la feminista Clara Campoamor– compartirían espacio, el patio de operaciones. El segundo busto aún no ha aterrizado en Madrid, pero a Azaña sí se le desalojó la pasada semana de la zona noble del Congreso. 

IR: es 'alucinante' que Posada no crea 'digno' a Azaña como para seguir en la zona noble

Ayer miércoles, Izquierda Republicana lanzó un comunicado. En él, la formación rechaza el acuerdo del 8 de mayo y exige al actual presidente del Congreso, el conservador Jesús Posada, su restitución al vestíbulo de Isabel II, 'no sólo porque supone una evidente falta de respeto a la decisión tomada' por Bono y por la Mesa de la IX Legislatura, sino porque es una 'falta de respeto a la memoria del propio presidente de la II República don Manuel Azaña, sin duda uno de los mejores parlamentarios que ha tenido la historia de España y verdadero impulsor del proyecto político democrático que significó' el quinquenio 1931-1936. IR halla 'sorprendente' y 'alucinante' que Posada, a quien tenía por 'moderado y centrista', no crea 'digno' a Azaña como para descansar en un área noble de la Cámara, cuando sí están, en la primera planta, los retratos de tres presidentes de las Cortes franquistas –Esteban Bilbao, Antonio Iturmendi y Alejandro Rodríguez de Valcárcel–.  

Para IR, el argumento para trasladar a Azaña no es 'serio', sino una 'excusa' de PP y CiU. 'Mucho menos entendemos la posición de los representantes del PSOE en la Mesa', porque protestó en diciembre por el desplazamiento fugaz y porque ahora ha dejado a Bono, aduce el partido, en 'muy lamentable lugar'. 

La formación anuncia en su comunicado que Llamazares pedirá hoy jueves al Congreso la 'revisión de tan lamentable y arbitraria decisión', para que el busto del último presidente republicano vuelva 'a su ubicación inicial'. Lo mismo exigirá, añade la nota, el secretario general de IR, Jesús Castrillo.