Público
Público

La izquierda abertzale pide a ETA un nuevo paso hacia la paz

Batasuna, EA y Aralar reclaman el "cumplimiento íntegro" del Acuerdo de Gernika, que plantea a la banda un alto el fuego "unilateral" y el compromiso de que el proceso hacia la paz es irreversible

IÑIGO ADURIZ

Los firmantes del Acuerdo de Gernika entre los que están las tres principales formaciones de la izquierda abertzale reclamaron ayer a ETA un nuevo paso hacia la paz. La organización terrorista declaró el lunes un alto el fuego "permanente, general y verificable", pero esos términos no responden a todas las exigencias planteadas en el Acuerdo de Gernika, firmado el pasado 25 de septiembre por la ilegalizada Batasuna, Aralar, Eusko Alkartasuna, Alternatiba, y una decena de organizaciones sindicales y sociales vascas. En concreto, la banda no incluyó en su comunicado la palabra "unilateral" y tampoco se comprometió a que el actual proceso hacia la paz sea irreversible.

La declaración de ETA constituye para los firmantes del Acuerdo de Gernika "un paso positivo y de indudable valor en el proceso que lleva a Euskal Herria hacia un escenario de paz y normalización política". Pero, en una declaración a la que dieron lectura ayer en Donostia, recalcan que "los agentes interpelados" en el mismo la propia ETA y el Gobierno central deben dar otros pasos "hasta el cumplimiento íntegro" del texto.

La declaración de ayer responde a una exigencia de Aralar

Acatarlo en su totalidad exige pues a la organización terrorista la unilateralidad en su decisión de acabar con la violencia. Que su postura sea irrevocable y que no exija contraprestaciones. La inclusión de ese término en el emplazamiento realizado a ETA en Gernika fue una de las principales exigencias de Aralar, y la que provocó ciertas reticencias entre los miembros de la ilegalizada Batasuna.

La portavoz de Aralar, Aintzane Ezenarro, insistió ayer en pedir a la izquierda abertzale ilegalizada que reclame a ETA que "asuma en su integridad" el acuerdo de Gernika, con lo que supone de "irreversibilidad" y "unilateralidad". "Tenemos que apostar por la no violencia porque así lo decidimos, no porque esté dentro de un proceso multilateral, de contraprestaciones", insistió en una entrevista en Radio Euskadi.

Fuentes de la izquierda abertzale ilegalizada mostraron ayer a Público su "profundo malestar" por la actitud de Aralar. En su opinión, una cosa es que Aralar "quiera poner siempre una coma a cualquier texto para marcar territorio ante la opinión pública", y otra muy diferente su reacción tras el comunicado de ETA.

Batasuna y EA rechazan el análisis del comunicado que realiza Aralar

Dichas fuentes no descartan que el enfrentamiento de las últimas horas ponga en serios apuros la composición del propio Acuerdo de Gernika. A Batasuna y a EA les interesa tener a Aralar dentro de dicho pacto, pero en la izquierda abertzale ilegalizada insisten en que "no al precio de tener que estar apagando fuegos" constantemente. Las próximas semanas, aclaran, serán claves para saber si Aralar permanece o se desmarca del Acuerdo.

La declaración de ayer constituye, en todo caso, un claro intento de las tres fuerzas políticas por mantener ese Acuerdo de Gernika. Sólo 24 horas después de que realizase una valoración inicial muy positiva del comunicado de ETA, al que otorgó un "carácter histórico", Batasuna acepta pedir a ETA que dé un nuevo paso. Algo sin precedentes hasta ahora.

El pronunciamiento, leído en rueda de prensa por un portavoz del sindicato LAB (Jabier Garnika) y una representante del Grupo contra la Tortura (Idoia Bilbao), fue fruto de una reunión que mantuvieron ayer los principales dirigentes de las organizaciones firmantes del Acuerdo de Gernika. En la rueda de prensa que celebraron en un hotel donostiarra estuvieron presentes representantes de las distintas organizaciones firmantes, así como la abogada Jone Goirizelaia o el dirigente de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria. No admitieron preguntas.

Toda la izquierda abertzale convoca un "acto nacional" para el día 22

Además de las exigencias implícitas a la banda terrorista, en la declaración hecha pública ayer, los firmantes piden al Gobierno de Zapatero "un cambio en su política, tomando las medidas necesarias que posibiliten un escenario de normalización política, y respondiendo en positivo a los emplazamientos realizados en el Acuerdo de Gernika". Entre otras iniciativas, el texto acordado en septiembre pedía al Ejecutivo central la derogación de la Ley de Partidos o el fin de la dispersión de los presos.

Para escenificar el respaldo social a todas sus reivindicaciones, los firmantes convocaron a la ciudadanía vasca a un "acto nacional" que tendrá lugar el próximo día 22 en el Kursaal de Donostia.

Antes de que se acordara el contenido de la declaración que exige a ETA una postura más clara en el final de la violencia, otro dirigente de la izquierda abertzale, Txelui Moreno, había considerado que el comunicado del lunes es "el final del final" de la "confrontación armada" por parte de la organización terrorista.

Más noticias de Política y Sociedad