Público
Público

La izquierda carga contra el pacto PSN-UPN en Navarra

PP y Bildu suman fuerzas contra la investidura de Yolanda Barcina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bai, sí, ez, no... El recuento de votos en el Parlamento de Navarra terminó ayer con 28 síes a favor de la de la candidata de UPN, Yolanda Barcina, como presidenta del Gobierno (entre ellos los del PSN) y 22 noes, los de NaBai, Bildu, el PP e Izquierda-Ezkerra. El pacto alcanzado el pasado martes entre la formación regionalista y el PSN, que se incorpora al Ejecutivo con tres consejerías y la vicepresidencia primera, auguraba el resultado.

También las críticas de la oposición, que no se hicieron esperar. 'Este Gobierno de coalición es más de lo mismo', resumía el portavoz de la coalición Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, en referencia a las políticas de derechas que representa Barcina. A ojos del diputado foral de la coalición Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta, 'son mucho más importantes las cuestiones no recogidas, las que faltan, que las que están' en el acuerdo de Gobierno.

En este sentido, Zabaleta subrayó la ausencia de referencias en el discurso de Barcina a 'la paz y la normalización democrática', a derechos como el aborto, así como potenciales competencias que Navarra podría desarrollar. La portavoz de Bildu, Bakartxo Ruiz, aseveró que con este acuerdo 'ni ganan los socialistas ni la sociedad que ha apostado por el cambio en Navarra'. La coalición abertzale, que concurría por primera vez tras el visto bueno del Tribunal Constitucional, se ha convertido en la cuarta fuerza más votada del Parlamento foral, con siete diputados. Según Ruiz, 'este Gobierno es pan para hoy y hambre para mañana. Menuda papeleta tiene el PSN'.

Las críticas a la coalición, sin embargo, no sólo procedían de las formaciones de izquierdas, sino también de las de sus otrora compañeros de viaje. El PP, con quien UPN mantuvo un acuerdo entre 1991 y 2008, cuestionó la alternativa elegida por la futura presidenta, resaltando que había otras posibilidades. El portavoz del partido, Santiago Cervera, sostuvo que Barcina podía haber optado por ser elegida mediante mayoría simple, algo que le hubieran 'podido facilitar'

Según Cervera, este Ejecutivo se sustenta 'en la conveniencia de las partes y no en el convencimiento'. Así, recordó que el secretario general del PSN y próximo vicepresidente del Ejecutivo navarro, Roberto Jiménez, se había mostrado contrario a un acuerdo con UPN antes de las elecciones.

El portavoz del PSN, sin embargo, defendió el acuerdo. Más allá de las diferencias, subrayó, han 'sido capaces de sumar para que Navarra funcione'. Según Jiménez, la decisión, que califica de 'valiente', no fue fácil. No obstante respaldó el programa desgranado por Barcina y tendió la mano a la oposición para llevar adelanta proyectos que 'echa en falta'.

Durante su discurso, Barcina reconoció que los socios de Gobierno 'son partidos diversos'. Lo cierto es que uno se sitúa a la izquierda en la escala ideológica y el otro a la derecha. La futura presidenta desgranó su programa y apuntó que 'es hora de dignificar la política' ante la indignación de los ciudadanos. Ante la presencia de Bildu, señaló que su formación acata, pero no comparte la decisión del TC, y manifestó su deseo de que 'en este Parlamento nunca nadie justifique o ampare la violencia de ETA'.

Más noticias en Política y Sociedad