Público
Público

Jiménez sale en defensa de la OMS

Europa debate si la industria exageró la gripe A

VANESSA PI / AGENCIAS

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, negó ayer que la Organización Mundial de la Salud (OMS) exagerase en su gestión de la gripe A. "Actuó correctamente a la hora de dirigirse a los países para que tomásemos todas las medidas de precaución necesarias para poder mitigar el efecto de la pandemia", aseguró.

Jiménez presentó en el Parlamento Europeo, en Bruselas, las líneas maestras de las políticas de la presidencia española de la UE. Al ser preguntada, la ministra también negó con rotundidad que la OMS y los gobiernos tomaran decisiones influenciados por los intereses de las farmacéuticas. Según recordó, al poco de detectarse el brote del virus, "existía incertidumbre sobre su tratamiento y su comportamiento, y estaba extendido por todos los países".

Muy distinta es la opinión del ex presidente de la Comisión de Sanidad del Consejo de Europa, Wolfang Wodarg, quien ayer arremetió contra la OMS, durante un debate de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en Estrasburgo. "[La OMS] cometió un error muy grave. No merece nuestra confianza cuando actúa así", denunció.

Wodarg negó la efectividad de las vacunas y recordó que sólo se han probado en adultos. También insistió en que la OMS cambió su definición de pandemia justo antes de que se conocieran los primeros casos de gripe A en México.

La organización niega injerencias de las empresas farmacéuticas

Wodarg, que es epidemiólogo, abrió la caja de los truenos cuando en diciembre instó al Consejo de Europa a investigar la actuación de la OMS, al considerar que las farmacéuticas influyeron a sus asesores para instar a los gobiernos a comprar vacunas.

Por su parte, el número dos de la OMS, Keiji Fukuda, negó que las farmacéuticas dictasen su estrategia y acusó de "trivializar la muerte de 14.000 personas" a quienes niegan que fuera una pandemia. Pese a todo, admitió que su respuesta "no ha sido perfecta". El portavoz de los fabricantes europeos de vacunas, Luc Hessel, también en Estrasburgo, negó que hubiera un "comportamiento inapropiado".

El debate sobre la actuación de la OMS ha dividido a la comunidad científica. El epidemiólogo y director de Calidad y Seguridad Clínica del Hospital Clínic de Barcelona, Antoni Trilla, asegura que "es fácil hacer pronósticos cuando el partido ha terminado". Según Trilla, a la OMS le ha fallado su estrategia de comunicación, que debería haber sido "más transparente".

Para Trilla, la OMS tiene una política de declaración de intereses de sus asesores "bastante razonable". Otra cosa, dice, es que ahora deba revisar "si alguien se la coló" y mintió sobre sus relaciones con las empresas farmacéuticas. De todos modos, defiende que las vacunas "son tan eficaces como cualquier otra".

En cambio, el catedrático de farmacología de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Joan-Ramon Laporte, denuncia que "la OMS está fuertemente influenciada", pues más de la mitad de sus asesores "está muy relacionado con las farmacéuticas". Además, dice, la OMS recibe dinero de los laboratorios para financiar determinados programas.

"La OMS no merece nuestra confianza", dice un ex cargo del Consejo de Europa 

Laporte considera que "no había necesidad de producir una vacuna tan deprisa, cuando se sabía que era una enfermedad leve". También insiste en que nunca se probó la eficacia de la vacuna.

En España han muerto "alrededor de 300 personas" por gripe A y cerca del 30% de la población la "ha podido pasar", explicó Jiménez. La mayoría de hospitalizados por gripe A tenía enfermedades previas, y el 75% ha sobrevivido.

Más noticias de Política y Sociedad