Público
Público

"La Justicia ha contribuido al clima de corrupción en Valencia"

Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Alicante

ALICIA GUTIÉRREZ

Ex diputado de IU y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Alicante, Manuel Alcaraz traza en Del éxito a la crisis un retrato acerado de la política valenciana. Recién editado por Publicaciones de la Universidad de Valencia, el libro disecciona los mecanismos de poder omnímodo del PP en una comunidad donde, a su juicio, el PSOE vive en un estado mental de derrota y sin modelo alternativo.

Pinta un panorama terrible para la izquierda. ¿Lo es?

Aquí se ha producido una acumulación inmensa de poder en manos del PP durante 15 años, que ahora de pronto se encuentra con que se viene encima la crisis y la corrupción. El problema es de bloqueo, con una situación donde las encuestas dan mayoría absoluta al PP al tiempo que señalan cómo la población cree que Camps es un mentiroso. Y es de bloqueo porque el PSOE es un partido extraordinariamente débil.

Expresa su temor a que un sector termine añorando la corrupción como subproducto de la bonanza económica. ¿Exagera?

"La gente tiene a Camps por mentiroso, pero los sondeos dan la victoria al PP"

Yo creo que en algunos lugares eso se puede producir con nitidez. Y creo que no cabe duda de que una de las grandes virtudes del PP es que había construido un modelo económico visible basado en la especulación urbanística, en el turismo de masas y en la política de grandes eventos. Entonces, si la crisis golpea muy duramente, es posible que haya quien diga que es verdad que el PP ha promovido o tolerado la corrupción, pero que si ese es el precio que hay que aceptar por la prosperidad, pues se paga.

Traza un análisis demoledor sobre la situación del PSOE valenciano. ¿Qué diferencia al PSPV del PSOE en el ámbito estatal?

Ante algunos temas, por ejemplo, en la guerra de Irak, en el PSOE estatal ha habido una posición de rigor moral. Eso no ha sido capaz de mantenerlo el PSPV hasta que ha aparecido el caso Gürtel. Pero, claro, la corrupción estaba ya extendida. Si nos hubieran preguntado hace unos años qué empresarios aparecerían en un hipotético caso de corrupción del PP, muchos habríamos dicho más o menos los mismos que han salido en la Gürtel.

"El PSOE fue incapaz en mucho tiempo de plantar cara a la especulación"

¿Había sospechas extendidas?

Las sospechas, todo eso estaba ahí. Y, sobre todo, la especulación urbanística. El PSOE en ese tema no ha sido capaz de plantar cara durante muchísimos años y en algunos ayuntamientos se ha sumado a la política especulativa. Aquí, elPSOE está ensimismado en sus problemas internos, aunque creo que eso ha cambiado. Su posición con el caso Gürtel es irreprochable.

Terminó su libro antes de que el presidente del Tribunal Superior de Valencia (TSJCV) archivara el caso. ¿Ha contribuido la intervención del juez De la Rúa a empeorar la imagen de la Justicia en Valencia?

Todas esas frases desbocadas que usaba Camps, lo de más que amigo y todo ese tipo de cosas, han hecho que para una gran mayoría de la población, incluyendo a muchos votantes del PP, haya quedado muy en entredicho la labor del TSJCV y de su presidente. El descrédito ha sido muy grande y el auto de archivo me parecía disparatado. Pero lo grave es que cosas similares ya habían ocurrido, aunque esto sea mucho más escandaloso. Aquí, un deficiente funcionamiento de la justicia ha contribuido al clima de corrupción: ha marcado en muchos políticos y empresarios la imagen de impunidad, de que valía todo. Hay que decir que eso está cambiando, que por la emergencia de la crisis y la corrupción, el clima está cambiando y hay una sensibilidad que también llega a la judicatura. Es el lado positivo del caso Gürtel.

¿En qué lugar queda De la Rúa tras la sentencia del Supremo que reabre el caso de los trajes?

No debería quedar peor que cualquier juez cuando otro órgano superior admite un recurso. Lo malo es todo lo que antecede, toda esa imagen preocupante, por decirlo con suavidad, que había proyectado. El varapalo es enorme y no debe de sentirse muy orgulloso, pero el lado positivo es que la Justicia ha funcionado y el Supremo ha dado la respuesta que tenía que dar.

Más noticias de Política y Sociedad