Público
Público

El laborista Picardo gana las elecciones de Gibraltar

La coalición de socialistas y liberales desbanca a Caruana tras cuatro mandatos consecutivos. El nuevo 'premier' es nieto de una republicana

JUAN JOSÉ TÉLLEZ

Al frente de la candidatura conservadora de Gibraltar Social Democrats, Peter Caruana, no pudo darle esta vez la vuelta a las encuestas como ocurriera cuatro años atrás. Entonces, volvió a alzarse con la victoria pero este jueves, la coalición de laboristas y liberales logró arrebatarle el poder que ha ostentado durante cuatro mandatos consecutivos.

La alianza entre el Gibraltar Socialist Labour Party, el partido social-laborista encabezado por el joven abogado Fabian Picardo, y el Gibraltar Liberal Party de Jospeh García se hizo con la victoria, al alcanzar bajo un sistema de listas abiertas diez de los diecisiete escaños que estaban en juego para la Asamblea Legislativa del Peñón. El Partido Democrático Progresista (PDP) de Keith Azopardi, tercero en liza, queda fuera del Parlamento local.

El triunfo de Picardo es una renovación generacional de la política del Peñón

Tras quince años de permanencia en el número 9 de Convent Place la sede del Gobierno gibraltareño--, Caruana retornará quizá a la actividad privada, aunque no parece probable que vuelva al bufete de los hermanos Triay en donde ejerció la abogacía antes de asumir el cargo de ministro principal. A pesar de que en la candidatura del joven socialista Picardo, de 39 años, aparece Joe Bossano, el fundador del partido y antiguo chief-minister, se trata de una clara renovación generacional en la política gibraltareña.

A primera hora de la mañana de hoy viernes, Caruana reconocía la victoria de Picardo, nieto de una republicana que huyó a Gibraltar con 17 años tras la Guerra Civil. Ambos se comprometieron a colaborar para que el traspaso de poderes sea fluido y afrontar juntos la agenda pendiente que pasa por la política de obras públicas que encara la administración gibraltareña y que incluye un túnel para el desvío del tráfico automovilístico, una nueva terminal de vuelos y nuevos y controvertidos rellenos de tierra en la cara oeste de la Roca.

Con tan sólo un 2% de paro, la economía de Gibraltar sigue creciendo en plena crisis muy por encima de la Unión Europea, a pesar de que su centro financiero dejó de ser off-shore en enero de este año, ajustándose a la legislación internacional que le aleja de la geografía al uso de los paraísos fiscales.

Con un paro de sólo el 2%, la economía gibraltareña crece por encima de la UE

Aunque el nuevo Gobierno gibraltareño quiere seguir participando en el Foro tripartito instaurado entre España, Gran Bretaña y el Peñón durante la era Zapatero, habrá que ver si el nuevo inquilino de La Moncloa, Mariano Rajoy, decide mantener dicha fórmula de diálogo para los asuntos domésticos relacionados con el Peñón y en el que no se abordan cuestiones de soberanía.

Ese es el mayor legado que deja Caruana, al haber permitido una cierta estabilidad diplomática para el Peñón, tras el amago de soberanía compartida de 2002 y un referéndum simbólico que con un 92% de rechazo dinamitó esa hipótesis. Gibraltar disfruta hoy de una nueva Constitución que le otorga mayores cotas de autogobierno.

La incógnita es ahora si Rajoy va a mantener el foro tripartito de diálogo

Caruana logró incluso que un ministro español de Exteriores visitara dicho territorio: Miguel Ángel Moratinos lo hizo en 2009, no sin grandes críticas del PP. Durante los últimos tres lustros, Gibraltar también ha vivido la pérdida progresiva de importancia en su base militar a favor de Rota, el uso conjunto del aeropuerto, la decadencia del contrabando, el auge de los cruceros y la reciente apertura de una sede del Instituto Cervantes. Eso sí, faltan viviendas y sobran vertidos.

Más noticias de Política y Sociedad