Público
Público

Laso ocultó su pasado turbio en un mar de casas unifamiliares

Sus vecinos ignoraban que era el autor del asesinato de su mujer y su hijo en 1988, por el que había cumplido condena

BRAIS BENÍTEZ

En Els Pallaresos, la urbanización más grande de la provincia de Tarragona, hileras de casas unifamiliares adosadas se alternan con grandes arboledas. Las calles tienen poca vida, y sólo los numerosos perros que ladran al paso de los extraños rompen la calma habitual. "Aquí todo el mundo va a la suya", comenta una vecina de la población. En ese paraje, Ramón Laso ocultó durante años su pasado turbio. Sus vecinos ignoraban que era el autor del asesinato de su mujer y su hijo en 1988, por el que había cumplido condena.

La casa de Laso amanecía ayer solitaria. Tan sólo el perro del parricida permanecía apostado a su puerta después de que los Mossos d'Esquadra detuvieran el miércoles a Laso como sospechoso por la desaparición de Julia Lamas, su segunda esposa, y del cuñado de esta, Maurici Font, en paradero desconocido desde el 27 de marzo de 2009.

En la misma calle que Laso vive Jordi Sempere. "Aún lo estoy digiriendo. Había estado varias veces en su casa, e incluso acompañaba a mi novia con su furgoneta a Tarragona". Sempere, como sus vecinos, no sabía nada de la condena de expresidiario de Laso. "Un día le pregunté qué había sido de Julia y simplemente me dijo que se había marchado con su cuñado", confiesa.

La empleada del kiosco donde Laso solía comprar la prensa se mostraba recelosa. "Vivo frente a su casa. Lo veía un poco huraño", explica. A diez kilómetros de allí, en el centro de Tarragona, Mercedes Lamas visitaba ayer por la tarde a su abogado. Desde que desapareció su hermana Julia y su marido, Maurici Font, no ha dejado de luchar para que Laso vuelva a prisión. Desde el principio estuvo convencida de que ni Julia ni Maurici se habían ido por su propia voluntad. "Soy realista y sé que ya no están en este mundo", relató ayer a Público.

Después de la detención, los vecinos ansían que no regrese a la urbanización. "Sólo espero que encuentren los cuerpos", admite Sempere. Laso declaró ayer y hoy pasará a disposición judicial.

Más noticias de Política y Sociedad