Público
Público

"Llevamos 60 días con la oposición desaparecida"

El portavoz de Exteriores del PP considera que no sería un error, sino un auténtico drama que Rajoy no contara con Juan Costa en su futuro equipo

MARÍA JESÚS GÜEMES

Lleva siendo la voz del PP en temas internacionales desde que en 2000 se puso al frente de la portavocía de Asuntos Exteriores en el Congreso de los Diputados. Gustavo de Arístegui (Madrid, 1963), diplomático de carrera, le tocó el complicado papel de defender al Gobierno de José María Aznar cuando éste decidió que España interviniera en la guerra de Irak. Ahora, sigue peleando, pero en otros frentes: en el externo, reclamándole al ministro Miguel Ángel Moratinos explicaciones sobre la liberación del pesquero Playa de Bakio, y  en el interno, pidiendo alto y claro mayor democracia interna y transparencia para el PP.

En 2005, usted pertenecía a un grupo que se le bautizó como G-40 porque aglutinaba a una generación de diputados y dirigentes de esa edad ¿Tras el 9-M, se sienten ustedes descolocados?

Un eminente miembro de esa generación se ha colocado muy bien en el equipo de Rajoy. Creo que el nombre de Esteban González Pons es un gran acierto. Y esto demuestra que esta generación de políticos tiene muchísimo que hacer. Son jóvenes, pero, al mismo tiempo, tienen experiencia. Aportan mensajes y caras frescas que pueden resultar extraordinariamente atractivas.

¿Con esa incorporación, se da por satisfecho?

Es un paso muy importante en la dirección adecuada. Que yo y mucha gente estemos diciendo que Pons es una persona sólida, con telegenia... demuestra que Rajoy ha hecho una buena apuesta. Creo que ése es el tipo de cosas que debe hacer. Nosotros no decimos lo que decimos por disidencia. Y lo que no se puede hacer es que a todo el que dé una opinión sincera se le juzgue de desleal.

Siempre habla en plural. ¿Tiene un grupo detrás?

Somos mucha gente que piensa igual. No es un grupo organizado. Es una opinión generalizada entre muchísimos militantes, dirigentes, votantes y no votantes del PP. Nadie niega a Rajoy que él pueda decidir su equipo y los tiempos. Pero, de la misma forma que le reconocemos ese tipo de potestad, también tenemos derecho a dar nuestra opinión desde la lealtad y la seriedad. Eso no quita para decir que, para nosotros, el presidente del PP es un magnífico líder.

¿Se han planteado lanzar una candidatura alternativa a la de Rajoy?

No.

¿No le han pedido a usted que se presente?
Mucha gente, sí. Pero supongo que a muchas otras personas también se lo habrán planteado. No seré yo el único.

¿Y no quiere ser usted el Zapatero del PP?

Creo que el PP tiene un gran líder y que hay que ponerse a hacer oposición. El Gobierno lo está haciendo francamente mal. No está dando cumplida respuesta al giro que ha dado el PNV, hay cuestiones en política exterior preocupantes…

¿Están haciendo ustedes en estos momentos una buena labor de oposición?

No. Llevamos sesenta días con una oposición un poco desaparecida.

Y con el partido en stand by.

Por eso mismo, desde el momento en que Rajoy dé a conocer su equipo, todos debemos estar con el presidente y dedicarnos a hacer oposición. Siete semanas, que es lo que queda para el Congreso, es mucho tiempo en política. Y pienso que no podemos estar este tiempo haciendo una oposición provisional. Aunque veo que Soraya Saénz de Santamaría está realizando un esfuerzo serio. Está manteniendo varias reuniones para coordinar al grupo, está poniendo muchas iniciativas encima de la mesa, pidiendo comparecencias, presentando preguntas…

¿El liderazgo de Rajoy está consolidado?

Rajoy es un político de raza, que lo ha sido todo en política. Si uno se pusiera a hacer un retrato robot de la persona que podría ser presidente del Gobierno automáticamente, por su trayectoría, saldría que ese señor es Rajoy. Pero es evidente que en política no hay medalla de plata. Es decir, o ganas o pierdes. Lamentablemente, el segundo aquí no juega la Champions League.

¿Ve al actual líder del PP como candidato a la presidencia en 2012?

Una parte del entorno de Rajoy se molestó porque recordé que el partido estatutariamente requería un nuevo congreso en el 2011 porque el mandato del presidente es de tres años, no de seis o siete. Y ahora él ha dicho lo mismo. Es evidente que quien concurra a las elecciones de 2012 tendrá que haber sido ratificado unos meses antes. Será muy bueno para que se visualice quién será el candidato a la presidencia…

O muy malo porque, si no es Rajoy, tendrán poco tiempo para reaccionar...

Estamos en la hipótesis de que va a ser Rajoy. Y considero que, de verdad, ha sido un acierto que reconociera lo del congreso de 2011. El problema que tiene uno al adelantarse al decir las cosas es que acaban dándole una bofetada. Creo que estoy haciendo una labor para mi partido y no lo hago, como dicen algunos, por afán de protagonismo. Mi cuota de vanidad la tengo bien cubierta. Yo estoy en política por servicio público. Ni por el cochecito, ni por el carguito, ni por el sueldecito. Hace unos días, comenté que hay cargos electos en todos los partidos políticos de España, incluido el PP, que si no fuera por ese puesto, no serían ni mileuristas. Ya sé que eso no ha gustado, pero es la realidad.

También fue usted el primero en reclamar que se adelantara la composición del equipo, en decir que varias candidaturas legitimarían la de Rajoy...  ¿Le preocupa que sus comentarios molesten a algunos de sus compañeros?

Pienso que no estoy haciendo nada en contra de Rajoy o del partido. Lo que yo pido es mayor transparencia, democracia interna y flexibilidad. Y pienso que quienes están exigiendo silencio y sumisión no son leales ni están haciendo un favor al partido. La lealtad no es el pelotismo, no es decirle a todo que sí al jefe. En las últimas semanas, sólo he hablado una vez con Rajoy, fundamentalmente del País Vasco, pero también abordamos otros temas. Le dije que estaba en su manos resolver esta crisis, que podía reventar el globo enseñando sus cartas y que, de ese modo, la gente se quedaría tranquila. Le comenté que si hacía un equipo de primera división, iba a ser incontestable. Además, le dije que siempre le había dicho lo que pensaba, tanto cuando estaba de acuerdo con él como cuando no... Y textualmente me respondió: “Gustavo, a mí no me elogies, no me haces ningún favor”. Que tomen nota los que están a su alrededor. A lo mejor, los que dicen que uno es un pepito grillo no están haciendo lo mejor para el partido. Los problemas no se ocultan, se resuelven.

Ha sido de los pocos que en público se ha decantado por las primarias...

Me gustaría aclarar mi posición. Creo que se debería adaptar el sistema de una mayor participación del militante a la cultura política del PP. La gente lo llama primarias. ¡Pero no van a ser las del PSOE!

Pero si se redujera el porcentaje de avales que se necesita para presentar una candidatura aparecerían más nombres...

Sin duda. Creo que sería interesante reducir el porcentaje requerido para presentar candidaturas. Hace unos días, apareció la noticia de que un presidente provincial reconocía que le habían instado a recoger los avales a favor de Rajoy. Eso no es estatutariamente correcto. Está ocurriendo en todas partes y es muy serio porque, cuando Rajoy salga elegido presidente, tiene que ser de una forma absolutamente legítima, clara, evidente e incontestable. Y, por eso mismo, no puede haber la más mínima duda de cómo se han ido recogiendo los avales y, sin embargo, hay gente que va diciendo que han recibido presiones para firmar avales en blanco, algunos que creen que sus cargos orgánicos podrían peligrar… Todo esto no es muy estético y deseo que  se aclare.

¿Si decidiera presentarse al Congreso de junio Esperanza Aguirre, usted a quién votaría?

El voto es secreto. A mí me gustaría que hubiera habido dos listas, incluso tres. Fíjese cómo a Zapatero, aun ganando por siete votos, le vino bien. ¿Quién le cuestiona hoy en el PSOE?

¿De aquí a 2011, le saldrán rivales a Rajoy?

Si seis meses en política es un largo plazo, tres años son una eternidad. Los liderazgos en este partido siempre han sido muy sólidos. Rajoy ha hecho una gran labor y ha mantenido el partido unido en unas circunstancias absolutamente dramáticas, en las que el PP fue presentado por el Gobierno y sus aliados como un ogro extremista, algo que no somos en absoluto.

¿Camps es el tapado en la carrera por la sucesión?

Camps pertenece a esa generación que yo he descrito. No puedo ser muy objetivo porque le tengo mucho cariño y admiración. Nunca podré olvidar su gran apoyo en un momento muy duro en el que me tocó defender la postura del Gobierno durante la Guerra del Golfo. Camps ha madurado políticamente y es uno de los muchos candidatos posibles a una sucesión ordenada en el PP. En este partido, no hay un desierto. Su gran riqueza es su capital humano. Pero nuestro candidato hoy por hoy es Rajoy.

¿Cree que Aguirre dará el paso en 2011?

Creo que no. Pienso que hay mucha maledicencia para tratar de quemar a Aguirre. La presidenta de la Comunidad de Madrid es un animal político, tiene instinto, es una gestora de primera, una mujer con fuerza, convicción y solidez. Pero Aguirre tiene una edad... Aunque lo cierto es que yo soy de los que piensan que no pasa nada por que en España acabe habiendo un presidente de Gobierno de 60 años.

¿Piensa en Rato?

A mí Rato me parece uno de los mejores políticos de Europa. Puede que algunos piensen en él o en otros. Yo lo que digo es que hay gente de 33 que está quemada y gente de 50 que está perfectamente fresca.

¿Sería un error que Costa, gran amigo suyo, tuviera que volverse a la empresa privada?

Fraternal amigo mío. No un error. Me parecería dramático. Pero lo que hay que hacer es contar con él.

¿Cree que se cuenta con él?

No lo sé. Por eso quiero que mi jefe diga ya con quién va a contar y con quién no. Porque un equipo con Costa es un equipo sólido y un equipo que no lo tenga en su seno es uno que ha perdido una baza muy importante. Un señor que ha sido secretario de Estado de Hacienda con 31 años, que también lo fue de Comercio y Turismo, que ha sido ministro de Ciencia y Tecnología... Es decir, la persona que llevaba Industria, Tecnología, Innovación y Energía, algo que hoy con el PSOE está repartido en tres ministerios. Además, es un tipo sobrio, inteligente, trabajador, leal, discreto, buena persona y buen amigo. Por Dios, creo que sería un drama.

¿Pero no hay tantos cargos por repartir?

Hay, hay...

¿Cuál es el perfil del futuro secretario general del PP, teniendo en cuenta que usted no le votará como sea, como a Chikilicuatre?

La conformación del equipo es extraordinariamente importante. Para poder caricaturizar, hablé del señor éste de la guitarra de plástico, que es un poco esperpento de España, y aunque no estaba pensando en nadie, todo el mundo se puso a especular. Lo que puede ocurrir es que muchos de los que se han picado a lo mejor es porque se han dado por aludidos. Y el nuevo secretario general tiene que ser una persona de perfil centrado, moderado, y que tenga un dominio interno del partido muy grande.

¿Qué opina del gesto de María San Gil?

La apoyo plenamente.

Más noticias de Política y Sociedad