Público
Público

La mala memoria de Aguirre

Ofrece ayuda a quien busque a sus familiares víctimas de la guerra a pesar de que nunca atendió las peticiones de las asociaciones de memoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esperanza Aguirre no frena. La presidenta de la Comunidad de Madrid sigue empeñada en poner el calificativo de 'golpe' a la insurrección obrera de octubre de 1934. Preguntada ayer en rueda de prensa sobre en qué historiadores, además de Pío Moa, se basaba para sostener que lo ocurrido entonces puede calificarse de golpe de Estado, rehusó hacer una lista de expertos. 'En todos', zanjó la pregunta.

La presidenta abrió esta polémica la semana pasada en la Asamblea de Madrid. El portavoz de IU, Gregorio Gordo, lanzó a Aguirre la petición de que condenase el franquismo, lo que provocó que esta pusiera sobre la mesa su forma de entender algunos episodios de la historia. La líder del PP madrileño intentó arrojar la pelota al tejado del representante de IU. Habló del 'golpe de 1934'. '¿Usted condena el golpe del 34 en el que participó su partido o condena que la escolta de [Indalecio] Prieto asesinase al jefe de la oposición?', espetó. Ayer volvió a insistir en esta idea tras un acto de partido en Ciempozuelos.

Afirma que todos los historiadores califican de 'golpe' los hechos del 34

Expertos en historia consultados por Público coinciden en que la revolución de 1934, sofocada por la propia República, no reúne los elementos de un golpe de Estado.

'Es una insurrección obrera que no tiene nada que ver con un golpe de Estado', sostiene el historiador Julián Casanova. 'No hay ningún historiador serio que quiera plantear esta lucha. Pero sí hay gente que busca legitimar el golpe de 1936', precisa. A su juicio, la gran diferencia entre los hechos de 1934 y el golpe de Estado del 36 está en que los primeros integraron una 'insurrección obrera en un sitio localizado, Asturias', y en la que 'la República defendió el orden'. Mientras que el golpe 'va a conquistar el poder político en Madrid'.

Aguirre apoya a las víctimas del franquismo 'y a las otras'

De igual opinión es Mirta Núñez, profesora de Historia de la Universidad Complutense de Madrid, que añade, además, que el 'foco' que se intenta poner sobre 1934 'es fruto de la manipulación de los revisionistas'.

Por su parte, el historiador Josep Fontana se lamenta de la 'ignorancia' que implica calificar de 'golpe' lo acontecido en octubre del citado año. 'No puede presentarse como un antecedente de 1936', dice.

El profesor de la Universidad de Extremadura Enrique Moradiellos insiste en remarcar las diferencias entre ambos episodios. 'Que se subleve el ejército es una cosa gravísima, porque es parte del aparato del Estado. Que unos grupos civiles se enfrenten al Estado es algo que siempre tendremos, aunque también sea grave', añade.

Mientras, Ricard Vinyes, profesor de la Universidad de Barcelona, reconoce que junto al intento de 'revolución social' de Asturias en 1934 se produjo una 'sublevación' contra la República. Pero que, a diferencia de lo ocurrido en 1936, 'quienes en 1934 se rebelaron y tenían cargos institucionales fueron detenidos, juzgados, condenados y legalmente amnistiados'.

También le falló la memoria a la presidenta cuando ayer improvisó y anunció que la Comunidad está 'absolutamente dispuesta' a ayudar a los madrileños que deseen encontrar los restos de sus antepasados.

'No hemos recibido todavía ninguna petición [...] pero estamos absolutamente dispuestos a hacer lo necesario para que todos los que quieran buscar los restos de sus antepasados, que creen que fueron fusilados, que están en una cuneta, en una fosa común o en cualquier otro sitio puedan buscarlos'. El primer paso podría ser crear un registro.

Además, Aguirre explicó que está a favor de ayudar a las víctimas del franquismo, pero 'también a las otras'.

Las asociaciones recuerdan a la Comunidad que hay fosas por investigar

Las víctimas a las que apeló Aguirre manifestaron su sorpresa. Tanto la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica como la Asociación de Ex Presos y Represaliados antifranquistas le han reclamado sin éxito en dos ocasiones la colocación de una placa en la sede de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol, que recuerde las torturas policiales que la policía franquista cometió allí, informa Diego Barcala.

Las asociaciones que trabajan en este ámbito recordaron a la presidenta que en la Comunidad hay numerosas fosas por investigar. La principal fosa franquista es el Valle de los Caídos, donde miles republicanos reposan junto a su verdugo sin que sus familias lo sepan siquiera. Algunas de estas familias, que tienen a su antepasado en Cuelgamuros, han solicitado en varias ocasiones la exhumación.

Además, existen fosas franquistas en Colmenar de Oreja o en La Serna, que fue investigada por el juez Baltasar Garzón. Para el escenario más emblemático de los crímenes republicanos, Paracuellos del Jarama, donde fueron asesinados miles de presos, no existen peticiones familiares de exhumación.

Más noticias en Política y Sociedad