Público
Público

La marea blanca recibe con abucheos a Mato en Zaragoza

Trabajadores sanitarios y de servicios sociales se manifestaron frente al edificio donde la ministra de Sanidad clausuró el Año Europeo del Envejecimiento Activo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las Mareas Naranja y Blanca, de trabajadores sociales y de usuarios y empleados de la sanidad, respectivamente, han considerado 'sarcástica' la visita de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, a Zaragoza para clausurar el Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional 2012. Por ello, cientos de personas se han manifestado frente a la sede del Gobierno de Aragón y han abucheado a la ministra a su llegada.

La palabra 'sarcasmo' la ha utilizado una de las miembros de Marea Blanca, Asun Quílez, en declaraciones a los medios de comunicación, para criticar que Mato clausure una jornada por el envejecimiento activo y la solidaridad 'cuando ella, su Gobierno y sus políticas están intentando desmantelar toda la protección y servicios públicos'.

La miembro de este colectivo ha agregado que 'están siendo atropellados los servicios sanitarios y los derechos que hemos conquistado hace más de 25 años' y, además, 'está intentando hacernos creer que este sistema público no es sostenible para poder dar entrada a la privatización de los servicios públicos y a que se lucren con las necesidades sociales y con nuestra salud y enfermedad'.

Integrantes de estos movimientos, junto con la Plataforma contra la Privatización de la Sanidad, la Plataforma por la Salud Universal, organizaciones de usuarios, la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, y habitantes de Azuara (Zaragoza), cuyo centro de salud quiere ser cerrado, así como del consultorio Hermanos Ibarra de la capital han protagonizado una pitada en rechazo a las políticas del Gobierno central y de la Comunidad autónoma ante el Edificio Pignatelli, donde Mato ha clausurado el citado Año Europeo.

Algunos de ellos han transmitido mensajes de rechazo a Mato tumbados en el suelo, con unas sábanas blancas, imitando una sala de hospital. Otros han protagonizado el funeral de la sanidad pública.

Asún Quílez ha expuesto, entre las medidas negativas impulsadas por el Gobierno y la Comunidad autónoma el 'repago farmacéutico, que hace que muchas personas estén abandonando sus tratamientos, lo advierten los médicos de atención primaria, con un grave detrimento para su salud'.

Denuncian el engrosamiento de las listas de espera en casos de enfermos muy vulnerables

Además, las listas de espera 'cada vez se engrosan más', en ocasiones en casos de 'enfermos muy vulnerables, como pueden ser los pacientes oncológicos' y 'tienen la intención de que pacientes crónicos tengan que pagar las ambulancias y sus prótesis' y el 'desmantelar' los laboratorios 'para después centralizarlos y privatizarlos'.

Todo esto va a suponer 'un detrimento de la calidad sanitaria que se va a ofrecer a los ciudadanos', ha apostillado. Por su parte, un miembro del movimiento Marea Naranja, Mario Baelles, integrante también del colectivo de personas sordas, ha comentado que los recortes 'están afectando mucho a nivel social' en todos los servicios ya que 'las subvenciones están descendiendo'.

En el caso de las personas sordas de Zaragoza y Aragón, ha advertido de que 'el servicio de intérpretes de lengua de signos va a desaparecer si no hay subvención', que ha disminuido un 90%'sin previo aviso' y 'de manera drástica'.

Más noticias en Política y Sociedad