Público
Público

Mas acusa a sus adversarios de responder con patadas a su propuesta política

El president de la Generalitat reconoce que para hacer avanzar su proyecto necesita despejar dudas y hacer frente a quienes explotan el discurso del miedo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Artur Mas es consciente de que el punto más frágil de su plan de acción se encuentra en el miedo. El miedo que genera su propuesta política en sectores sociales estrechamente vinculados a la actividad económica. 'Estamos en un momento en el que existen muchas dudas', ha reconocido nada más empezar su discurso dirigido a empresarios de toda Catalunya, en un almuerzo concurridísimo, organizado por la Cambra de Comerç de Barcelona y al que han acudido representantes de las principales organizaciones de la patronal.

En este momento crucial, frente al deseo de muchos catalanes de tener un Estado propio, lo normal sería que desde España llovieran alternativas diferentes y ofertas atractivas y en vez de eso, se ha quejado Artur Mas, 'nos dan patadas'. 'Cuando no hay argumentos -ha insistido- se utiliza lo que da miedo'. '¿Han visto ustedes que se haya puesto encima de la mesa alguna alternativa a lo que planteamos? Yo sólo veo golpes. El presidente de la Generalitat se refería a quienes desde el PP la han acusado de representar un 'peligro para la democracia' y de haber emprendido 'una deriva totalitaria'.

En el terreno económico, 'más que dudas lo que tenemos es decepciones'. 'Imaginen que ustedes tienen varias unidades de negocio y que siempre castigan a la más productiva', les ha dicho a los empresarios para hacer entender su discurso sobre el déficit fiscal. Le ha devuelto la acusación a la fundación de estudios del PP, FAES, que ayer organizó un acto en Barcelona en el que denunció que el debate sobre el trato fiscal que recibe Catalunya se está falsificando. Artur Mas ha dicho que son ellos los que hacen trampas y que la eliminación del déficit fiscal permitiría que Catalunya acometiera obras de infraestructura vitales como el corredor ferroviario del Mediterráneo o incrementar el gasto social en favor de quienes tienen 'dudas permanentes en el tiempo' sobre su propio futuro.

Ha recalcado que el déficit fiscal de Catalunya con el resto de España, se sitúa en torno al 8%, asciende a una cifra de entre 15 y 16 mil millones de euros anuales y que aunque el hipotético estado catalán tuviera que asumir gastos de su nueva estructura, según los cálculos que le parecen fiables, quedaría un saldo de unos 12.000 millones.

En cuanto a las dudas políticas, Artur Mas ha aventurado que en Catalunya se está produciendo 'un cambio de mentalidad', que se podrá comprobar el 25 de noviembre. 'En todas partes explico lo mismo, sea cual sea el auditorio', ha asegurado. Un proceso de esta naturaleza, el de la consulta sobre si Catalunya debe tener los mismos instrumentos políticos que cualquier otro estado europeo, sólo se puede llevar a cabo con 'grandes mayorías'.

Para el éxito de este proceso, Artur Mas también ha dicho que guardar 'las buenas formas y mucha serenidad' son elementos necesarios. Y para intentar resolver o 'compensar' las dudas de los asistentes , les ha dicho: 'la última palabra la tienen ustedes, es decir, el país'.

Más noticias en Política y Sociedad