Público
Público

La ministra que no podía responder (supuestamente) a sus señorías

La Entesa se queja al presidente del Senado porque Pastor dijo primero que no podría ir a la sesión de control del martes y luego apareció en la Cámara pero para reunirse con su compañera de partido Alicia Sánchez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno contestó el pasado martes en el Senado un total de 17 preguntas. Poco dice esa cifra. O nada. Está entre los baremos normales de cada pleno. 

Quizá diga algo más que no estaba en el hemiciclo, para responder a ningún senador, Ana Pastor, la titular de Fomento. Pero ella sí se encontraba en la Cámara Alta, en otro lugar, y a la misma hora, en un encuentro con periodistas y con la senadora y presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho. Resultado: polémica. 

El Ejecutivo suele comunicar con cierta antelación a sus señorías, a través de la Secretaría de Estado con las Cortes, qué ministros sí acudirán a la siguiente sesión de control. Y cuáles no podrán ir por algún viaje o algún problema de agenda. La semana pasada, el Gobierno no advirtió de que Pastor no tendría posibilidad de responder en el pleno. Así que el ecosocialista Joan Saura, senador de la Entesa pel Progrés de Catalunya (PSC-ICV), se dispuso a registrar su pregunta: '¿Cómo piensa cumplir el Gobierno la disposición adicional tercera del Estatuto de Catalunya?'. O sea, que le preguntaba por las inversiones del Estado en la comunidad. 

Este lunes por la tarde, notificaron a Saura que Pastor se ausentaría y que su pregunta, por tanto, se aplazaría. Pensó que estaría de viaje. Pero no, no era así. 

Pastor llegó al Senado, se reunió con su colega de partido y dio una rueda de prensa conjunta para anunciar que el PP catalán ha logrado que se incluya una enmienda en los Presupuestos para destinar 11 millones de euros para el tramo del corredor mediterráneo que une Tarragona con Vandellòs. 

La ministra vendió con la líder del PP catalán enmiendas a los Presupuestos

La Entesa vio la noticia, y la foto incluso de la comparecencia en los periódicos. La indignación no tardó en llegar. Este miércoles, Saura redactó una carta al presidente del Senado, Pío García-Escudero [descargar aquí], para expresarle su 'protesta y desconcierto por lo ocurrido'. Primero, por el aplazamiento de la pregunta. 'Mi sorpresa y mi malestar se produce ante la constatación de que, como muestran también las informaciones aparecidas en los medios de comunicación, de que la ministra de Fomento se encontraba en el Senado mientras se celebraba la sesión de control, reunida con un grupo de periodistas y con una senadora del Grupo Parlamentario Popular [Alicia Sánchez-Camacho], promocionando las enmiendas de los Presupuestos Generales del Estado'. El senador ecosocialista quiere que García-Escudero tome nota de un 'hecho inaudito y sin precedentes, y tome las medidas necesarias para hacer respetar la institución y los usos democráticos y parlamentarios'.

En el ministerio explican que se preveía una reunión que luego se aplazó

Prueba del malestar que ha recorrido la Entesa es que el portavoz del grupo, el socialista José Montilla, ha dirigido además dos preguntas escritas al Gobierno [descargar aquí] para que explique por qué la ministra comunicó su ausencia del pleno y por qué luego Pastor decidió no responder a los senadores y sí comparecer ante la prensa con Sánchez-Camacho. 

Público contactó con Fomento. Una portavoz oficial del ministerio se remitió a las explicaciones dadas minutos antes a Efe: Pastor excusó en principio su presencia en el pleno porque iba a reunirse con el titular de Transportes de Arabia Saudí, de visita oficial en España, pero la agenda cambió a última hora. La cita se produjo finalmente este jueves. En cualquier caso, alegan esas fuentes, la ministra no llegó a la Cámara alta hasta las 18 horas procedente de Barcelona, pues por la mañana participó en la inauguración del Salón Internacional de la Logística (SIL) en L'Hospitalet de Llobregat. Fue a su llegada cuando se entrevistó con Sánchez-Camacho. 

Mientras, eso sí, la sesión de control seguía en el Senado. Sin Pastor.