Público
Público

Las mujeres y la nueva batalla de Garachico

El PP espera que el Tribunal Estrasburgo apoye el recurso a la Ley de Igualdad que presentó tras el fracaso legal de su lista 100% femenina.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esto es Garachico. De este municipio tinerfeño de unos 5.500 habitantes salen titulares que conforman una de las fotos posibles de la España de los últimos años. Esta es una historia de siglas políticas enfrentadas, muy enfrentadas.

A manera de recuerdo: el Partido Popular quiso presentar en Garachico, en las elecciones municipales de 2007, una candidatura integrada únicamente por mujeres. Esa candidatura incumplía con lo estipulado en la Ley de Igualdad.

El periódico canario El Día tituló así: 'El PP echa un pulso a Zapatero en Garachico con la Ley de Igualdad'. Ellas, las protagonistas de esta historia política, las mujeres que formaban parte de la lista de la polémica, volvían a asegurarle el lunes a Público que ellas sólo quisieron ejercer los mismos derechos que los hombres habían tenido durante tres décadas. Y que todo surgió antes de una Ley de Igualdad con la que son muy críticas. Los tribunales no le dieron la razón.

No pudieron presentarse. La guerra jurídica a la que ha dado pie esta historia, y en la que hasta ahora el PP no puede presumir de victoria alguna, ya ha pasado por el Constitucional y dicen que tiene como próxima etapa Estrasburgo. Dicen las mujeres conservadoras de Garachico insisten en que la Ley de Igualdad las desiguala. Habla la líder del PP en Garachico, Pilar Merino: 'No podemos hacer lo que los hombres hicieron durante los últimos 30 años'.

El líder de los socialistas canarios, Juan Fernando López Aguilar, tiene un discurso duro cuando vuelve sobre estos hechos. Asegura que lo sucedido en Garachico 'retrata al PP'. Cree el ex ministro de Justicia que los populares 'humillaron a un municipio canario' en el que 'no tenían nada que perder' para oponerse a la Ley de Igualdad. Cuando López Aguilar señala que las huestes de Rajoy no tenían nada que perder en Garachico se refiere al número de votos obtenidos en ediciones anteriores de los comicios locales. En 2003, por ejemplo, sólo habían obtenido 100 votos.

Cuatro años antes, en 1999, habían sido 206 las papeletas que apoyaron las listas de los conservadores en una jornada en la que acudieron a votar en Garachico más de 3.500 personas.

López Aguilar insiste en que esa lista fue un invento para 'torpedear' la Ley de Igualdad. Desde las filas populares, desde Garachico, alrededor de una mesa plagada de propaganda electoral, Pilar Merino y un grupo de compañeras de singladura conservadora en el municipio tinerfeño insisten en que el proceso fue anterior. Pilar Merino señala a Mercedes Mascareño y dice 'ella es el alma'. Mascareño cuenta que ya en 1982 quisieron crear una lista conformada sólo por mujeres para Alianza Popular, pero que la idea no triunfó. Y que esta vez sí que fueron escuchadas. Merino admite, eso sí, que PP decidió primero aceptar la propuesta y que después le propuso a ella, que hasta entonces no habría tenido nada que ver con todo esto, encabezar la lista. Que un día recibió una carta en la que le proponían que fuese la candidata. Que le sorprendió. Que a partir de ahí comenzaron a hablar. Y así hasta ahora.

Ahora López Aguilar acusa al PP de haber compuesto una lista desde la nada para poder provocar todo este lío. 'Nadie puede creerse que la lista haya surgido de manera espontánea'.

Y ellas insisten en que sí en el transcurso de una conversación que le roba unos minutos a una reunión del PP de Garachico en la que sólo hay mujeres. 'Mi marido está en casa cuidando a los niños', comenta una de las ellas. E insisten en que la Ley de Igualdad le puso freno 'a la creatividad y al talento' en Garachico. Desde el otro lado del enfrentamiento, el líder de los socialistas canarios insiste en que el PP utilizó un municipio en el que no se jugaba nada para tratar de poner en jaque a la Ley de Igualdad. 'Nunca se habrían atrevido a hacer algo así en un municipio en el que se jugasen algo', señala López Aguilar.